Despiden en La Plata a más de 260 empleados estatales

Ambito Nacional

En los primeros días del año, cerca de 250 estatales de La Plata se encontraron con la novedad de que no continuarán en sus puestos de trabajo. Se trata de personal del área de Niñez, Salud, Género y Diversidad y Cementerio, entre otros casos. La noticia llamó la atención de los cesanteados ya que días antes las autoridades locales habían desmentido que esto fuese a ocurrir.

En concreto, son 260 los trabajadores que fueron despedidos. “A esto hay que sumarles cerca de 100 cooperativistas precarizados que ya habían echado hace unas semanas”, sostiene Luis Gallizi, de ATE. “Exigimos su pronta reincorporación”.

Uno de los sectores más afectados fue la Secretaría de Asistencia a las Víctimas y Políticas de Género, donde está a cargo la diputada de Cambiemos, Carolina Píparo. En esta área las despedidas fueron notificadas por teléfono. El argumento fue por reestructuración. “Es mentira porque tenemos escasez de personal. Hay lugares específicos donde se trabaja con una sola persona. Las cinco despedidas de nuestro sector tenemos actividad en otros partidos. Es un tema de persecución política”, asegura una de las damnificadas.

“Píparo llegó en mayo supuestamente para mejorar las condiciones. Desde ahí todo fue para peor. Se subió al Titanic y lo convirtió en un submarino. Hay invasión de cucarachas y ratas y algunas de las víctimas de violencia que contenemos se intoxicaron. Viven a polenta y lentejas porque mandan carne cada 6 meses. Todas ponemos plata de nuestro bolsillo para ayudarlas”, agrega.

Manifestación

El lunes pasado las trabajadoras del área conducida por Píparo se manifestaron en el pasaje Dardo Rocha, entre las 9 y las 21, en busca de respuestas del Ejecutivo. Lo que encontraron fue un cerrojo policial. “Hay un caso de una mujer que trabaja en una casa de refugio, que es tallerista desde hace más de tres años y que fue víctima de violencia. En su momento se le dio trabajo y ahora se la echa. Es entregarla de nuevo a las hienas”, sostiene Gallizi, de ATE.

“Están dejando en la calle a pibas que ayudan a otras mujeres por violencia. Para las víctimas significa volver a empezar con gente nueva o no ya que no se sabe si van a reemplazar. Es volver a vulnerarlas”, sentencia la concejal platense del Frente de Todos, Ana Castagneto.

No se trata de la primera polémica vinculada a Píparo. En vísperas de Navidad, la Casa Abierta María Pueblo, una ONG que trabaja con sobrevivientes de violencia de género, se enteraron que se les quitaba el subsidio de 200 mil pesos por mes que recibían de parte del Estado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario