17 de mayo 2011 - 23:01

Docentes bloquean dos pasos a Chile

Los maestros de Adosac mantuvieron un piquete en dos cruces fronterizos en el marco de un feroz reclamo salarial.
Los maestros de Adosac mantuvieron un piquete en dos cruces fronterizos en el marco de un feroz reclamo salarial.
Santa Cruz - Decididos a incrementar la presión para que el gobernador Daniel Peralta los convoque nuevamente a negociar, un grupo de docentes bloqueaba ayer dos pasos fronterizos a Chile, a la altura de Río Turbio y 28 de Noviembre, en el sudoeste provincial. Anoche optaron por no acatar la intimación judicial de desalojo y no se descartaba la intervención de la Gendarmería para liberar los caminos.

Con los alumnos como rehenes, la irracional huelga de la Asociación Docentes de Santa Cruz cumplirá hoy 30 días hábiles de paros consecutivos, aunque si se suma la totalidad de las protestas, desde el inicio del ciclo lectivo ya se perdieron 39 jornadas de clase.

La avidez gremial y el año electoral -Peralta aspira a ser reelecto- se convirtieron en un cóctel explosivo que hizo trizas el sueño de alcanzar los 180 días en las aulas previstos por la ley. Este delicado escenario se da frente a una sugestiva falta de reacción contundente del mandatario -quien viajó a Chile para reunirse hoy con Sebastián Piñera (ver página 22)- y de Cristina de Kirchner, poco interesados en asumir costos políticos y electorales.

Para presionar a un llamado al diálogo, dirigentes de ADOSAC desembarcaron ayer en Buenos Aires para gestionar, de la mano de CTERA, la intervención en el conflicto del ministro de Trabajo nacional, Carlos Tomada.

Además, los maestros llevaron adelante en la capital provincial una marcha hacia la Casa de Gobierno, en pos de la reanudación de las conversaciones, por fuera de la conciliación obligatoria. Con esa consigna, también alumnos de escuelas secundarias tomaron colegios en el norte provincial, mientras que además el gremio docente volvió a copar la sede del Consejo Provincial de Educación, en Río Gallegos, y mantuvo la toma de la Junta de Clasificación, que debe hacerse cargo de convocar a maestros suplentes para intentar revivir las clases.

Las conversaciones se frenaron cuando ADOSAC decidió incumplir el dictado de esa conciliación. Por esa postura, la provincia y la Justicia ordenaron fuertes sanciones monetarias para el sindicato -y para la minoritaria AMET-, cuya aplicación era ayer inminente. En el caso de la cartera laboral local, se ordenó una multa de 5 mil pesos diarios por cada afiliado de paro. La protesta del gremio incluye piquetes en el norte provincial, que afectan a yacimientos de la localidad de Las Heras (ver aparte).

Dejá tu comentario

Te puede interesar