Ambito Nacional

Impensado destrato en la transición entre Melella y Bertone

La actual mandataria envió el proyecto de gasto 2020, pero la gestión entrante se negará a tratarlo y elaborará pauta propia.

La tensa transición en Tierra del Fuego entre la gestión de la mandataria Rosana Bertone y su sucesor Gustavo Melella agregó un nuevo condimento: el actual Gobierno presentó el Presupuesto 2020 pero la administración entrante se negará a tratarlo en la legislatura, con la intención de que no tenga validez y así elaborar una propia pauta de gastos luego de la asunción el próximo mes.

Las elecciones fueguinas se llevaron a cabo el 16 de junio. Melella, un radical K alineado a Forja, se enfrentó a Bertone, de quien supo ser aliado. Hasta 2017, cuando hubo un divorcio para las legislativas nacionales. La transición, desde entonces, fue a los tirones, hasta que en el último tiempo no sólo se estancaron las reuniones, sino que hubo cortocircuitos como los del Presupuesto o el amparo de Melella para frenar las obras en el Corredor del Beagle.

En cuanto al Presupuesto 2020, el gobierno de Bertone envió el proyecto, pero no concurrieron autoridades a la Comisión correspondiente. El titular de esa comisión, el radical Pablo Blanco, señaló: “Como presidente de la Comisión de Presupuesto, no puedo hacer más que insistir y nadie quiere concurrir. Acá termina mi función”. Y agregó: “Tomamos la decisión de no darle continuidad. Las autoridades electas no necesitan este proyecto de Presupuesto 2020, ya que van a trabajar con uno reconducido”.

El jefe de Gabinete fueguino, Leonardo Gorbacz, señaló que la gestión de Bertone “ha presentado en tiempo y forma el proyecto, cumpliendo la obligación establecida por el artículo 67 de la Constitución provincial”. Y manifestó que no “tenía sentido el debate”, ya que desde el equipo de Melella para el proceso de transición le habían hecho saber que harían cambios, ya que sería a ellos a quienes que les tocaría ejecutarlo. Desde el rincón de Melella habían advertido que no participarían en un debate sobre un Presupuesto que no habían elaborado.

Por lo tanto, todo se encamina a que la próxima gestión asuma con una pauta de gastos reconducida, y que tendrá nuevos parámetros una vez que presente su plan de Gobierno para el próximo año, en el cual Bertone ya estará en su banca en la Cámara de Diputados de la Nación.

Las asperezas entre el gobernador electo y Bertone tuvieron la semana pasada otro pico, cuando Melella presentó un amparo en la Justicia para frenar las obras en el corredor del Canal del Beagle, un emprendimiento emblemático para la actual administración. La megaobra apunta extender los desarrollos turísticos y fomentar la producción en Puerto Almanza. Sin embargo, también hubo quejas de distintos sectores de la sociedad civil por el impacto ambiental de la obra. Sobre ese punto se basó el pedido de Melella.

Luego, el futuro mandatario rechazó reunirse con Bertone, quien lo había invitado a un encuentro en la Casa de Gobierno para “avanzar en el proceso de transición”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario