PBA: tensión con bonistas en la puerta a enmienda

Ambito Nacional

El Gobierno de Axel Kicillof extendió canje por uSs7.700 millones hasta el 18 de junio, tras concluir período de confidencialidad sin entendimiento.

Las cuerdas de la renegociación de la deuda bajo legislación extranjera por u$s7.700 millones se tensaron en la Provincia de Buenos Aires: mientras que desde filas de las bonistas amenazaron con “interrumpir las negociaciones si no hay acuerdo”, la administración de Axel Kicillof extendió el canje hasta el 18 de junio, denunció la “intransigencia” de algunos de los acreedores y advirtió que llegó a su “límite de posibilidades”. Aunque dejó una puerta entreabierta a “sugerencias que mejoren la estructura final sin modificar los principales términos presentados”.

Tras esa decimooctava prórroga el proceso mientras tanto avanzará y, según el Ministerio de Hacienda y Finanzas de Pablo López, “en los próximos días se tramitarán las aprobaciones necesarias para enmendar la invitación”.

La oferta original data de abril de 2020, en pos de la reestructuración de u$s 7.148 millones, monto al que se le sumaron este año los intereses vencidos. Una vez que se formalice la nueva propuesta -la única vigente es aquella de hace poco más de un año- se conocerá con certeza qué grado de aceptación tendrá entre los bonistas, ya que algunos habían mostrado su intención de adherir al canje. Expirado el período de confidencialidad, trascendió que la última propuesta de la Provincia tiene pagos por u$s93 millones en 2021, u$s280 millones (2022), u$s 367 millones (2023), u$s674 millones (2024), u$s754 millones (2025), u$s807 millones (2026), u$s830 millones (2027), u$s836 millones (2028), u$s854 millones (2029), u$s886 millones (2030), u$s891 millones (2031), u$s891 millones (2032), u$s886 millones (2033), u$s900 millones (2034), u$s895 millones (2035), u$s896 millones (2036), y u$s886 millones (2037)

Según fuentes cercanas a las conversaciones a las que accedió este diario, la Provincia interpreta que “los bonistas decidieron interrumpir las negociaciones”, pero remarca que “las puertas al diálogo siempre están abiertas” porque “el paso del tiempo sin un acuerdo no beneficia a ninguna de las partes”.

El Gobierno y un subgrupo de bonistas llevaban adelante conversaciones restringidas desde el 29 de abril, pero el período de confidencialidad concluyó sin acuerdo, tras una “propuesta final” presentada el viernes por los bonistas, según “fuentes cercanas al grupo Ad Hoc”. Según la Coalición de Bonistas de Provincias Argentinas, “la visión del comité” es que la Provincia “no está lista políticamente” y que “la propuesta ya concede demasiado”. “Hora de interrumpir negociaciones si no hay acuerdo”, advirtieron.

Desde Hacienda y Finanzas, por su parte, dijeron que “la Provincia ha realizado un enorme esfuerzo en la búsqueda de un acuerdo con los bonistas”, en pos de un entendimiento “que permita darle sostenibilidad a la deuda en el corto, mediano y largo plazo”. Pero, según la cartera, el acuerdo “no fue posible a partir de que los inversores dejaron de intercambiar alternativas con la Provincia”.

La reseña de ese intercambio incluyó ayer nuevos cruces. Según la Provincia, el 24 de mayo un grupo de bonistas -que incluye a los mayores tenedores- entregó “nuevos términos indicativos”, que fueron seguidos luego por una contrapropuesta bonaerense el 28 de mayo, con “un esfuerzo importante para acercarse a las demandas en términos de flujos de servicio de deuda”. Según esa descripción, el pasado viernes 4 “la Provincia recibió de los bonistas los mismos términos y condiciones que ya habían enviado el 24 de mayo, y sobre los cuales el equipo económico ya había dado respuesta, sin ninguna modificación o propuesta”. Pero fue retrucado por los tenedores. “Los bonistas presentaron una nueva propuesta el 4 de junio que coincidía exactamente con los flujos de fondos propuestos por PBA”, dijeron, además de enfatizar que “luego PBA buscó un pretexto para no acordar”.

Dejá tu comentario