Peligran las clases en Buenos Aires y Santa Fe

Ambito Nacional

  • Otro mal día tuvieron ayer el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli; y el de Santa Fe, Hermes Binner, en medio de las intensas negociaciones paritarias docentes que signan a las provincias: los gremios locales rechazaron sus propuestas de mejora salarial y advirtieron que bajo estas condiciones no iniciarán el ciclo lectivo el próximo lunes.

  • En cambio, el mandatario de Córdoba, Juan Schiaretti, se diferenció al cosechar un claro avance: acordó ayer con los maestros un incremento del sueldo inicial en dos cuotas, para llevarlo a $ 2 mil en febrero y a $ 2.150 en agosto (+21,1%).

    Sin embargo, los dirigentes reclamaron que la segunda suba se aplique a partir de julio. Si bien la Unión de Educadores de Córdoba consideró que Schiaretti «mejoró» la propuesta, aún deben expedirse las bases, en una definición que se conocerá el próximo jueves.

    Mientras tanto, volvieron ayer a las aulas los maestros y alumnos de Catamarca y Neuquén, en el inicio formal del ciclo lectivo 2010. En el segundo distrito, una huelga de porteros volvió irregular, sin embargo, el dictado de clases.

    Fracaso

    En el caso bonaerense, por su parte, los gremios docentes rechazaron ayer la nueva oferta que les acercó el Gobierno provincial, para llevar el salario mínimo -hoy, de $ 1.605- a 1.740 pesos a partir de marzo, y a 1.900 desde julio. En un intento de evitar la postal de las aulas vacías, dirigentes y funcionarios volverán a reunirse hoy, desde las 11.

    «Es la última oportunidad del Gobierno provincial de alcanzar un acuerdo antes de que se reúnan las asambleas de cada uno de los gremios y decidan qué acciones llevarán adelante», advirtió el secretario general de la Unión Docentes Argentinos (UDA) bonaerense, Alfredo Conde.

    En esa línea, la presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses, Mirta Petrocini, aseguró que «si no hay una oferta superadora, los docentes podrían decidir no comenzar las clases».

    Una posición extrema eligió tomar, en tanto, la Unión de Docentes de la Provincia, que ya ratificó la convocatoria de un paro de 72 horas para la próxima semana.

    En sintonía, en Santa Fe, los gremios docentes confirmaron ayer su rechazo a la última oferta de aumento salarial presentada por las autoridades provinciales y advirtieron que activarán un paro la próxima semana si el conflicto continúa sin solución.

    En este delicado marco, la ministra de Educación provincial, Elida Rasino, remarcó que el Gobierno ofreció «todo» lo que estaba a su alcance. «En la medida que mejore la economía, vamos a ir avanzando en una mejora para los docentes y si esto es inter-pretado así, esperamos que las clases comiencen normalmente», agregó la funcionaria de la gestión socialista.

    Pero UDA, seccional Santa Fe, decidió ya rechazar la «exigua» propuesta salarial de suba del 7% ofrecida por el Gobierno santafesino y desplegar «medidas de acción directa».

    Mientras tanto, avanzan de manera dispar las negociaciones en otras provincias, forzadas por el incremento del 23,4% acordado a nivel nacional por la Casa Rosada y los cinco gremios federales la semana pasada.

    Por caso, en Corrientes, los sindicatos anunciaron que esperarán hasta el viernes una oferta salarial para decidir si el lunes comienzan a dictar clases, mientras que el Gobierno del radical Ricardo Colombi supeditó una suba a la refinanciación de sus deudas con el Estado nacional.

    Dejá tu comentario