Política

Apagón 16-J: dardos del Gobierno a Transener; la pelota pasa al ENRE

La determinación de responsabilidades también incluye a desconexiones de generadores ante el "cortocircuito" inicial e insuficiente actuación de alivio de energía de la mayoría de distribuidores.

El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, aseguró ayer en el Senado que la Compañía de Transporte de Energía Eléctrica en Alta Tensión (Transener) es la responsable “primaria” del súper apagón del 16 de junio pasado. No obstante, y tras aclarar que el informe que presentó fue “preliminar”, el funcionario nacional apuntó a la desconexión de generadores tras el “cortocircuito” inicial y la insuficiente actuación de alivio de carga de la mayoría de los distribuidores. Veamos:

Lopetegui se presentó ayer en la comisión de Minería, Energía y Combustibles del Senado, que comanda el gremialista petrolero Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino). Allí, el secretario realizó una introducción sobre conceptos generales del sistema eléctrico -generación, transporte y distribución- y luego pasó a relatar lo ocurrido el domingo 16-6, que nació con un cortocircuito monofásico en la línea Colonia Elía-Belgrano a las 7:06:24 de la mañana.

El medio minuto siguiente es clave para entender el suceso. Un segundo después del cortocircuito falló la desconexión automática de Generación (DAG), que es un mecanismo que permite controlar de manera inteligente un accidente de ese tipo -usual- para mantener estable el sistema luego de una falla. Esas operaciones están a cargo de Transener.

La compañía en cuestión activó, el 18 de abril pasado, un “by pass” en la línea Colonia Elía-Campana para enlazarla a la “paralela” de Colonia Elía-Belgrano, debido a que se tenía que mudar una torre de tensión -la ya famosa 412- por su cercanía con el río. Este trabajo tenía fecha de finalización para ayer, y Lopetegui dijo que desde el martes pasado, ese asunto está solucionado.

“Cuando construyeron el by pass y cambió la arquitectura de la red se tendrían que haber reprogramado los parámetros de la DAG, que seguía pensando que tenía dos líneas que lo alimentaban

Por un error operativo de Transener, que no se ciñó al protocolo establecido de reprogramar la DAG cuando cambió la topología de la red, no se disparó. Esto fue reconocido por la empresa y no hay ninguna duda que evaluaron, por los motivos que sea, que no hacía falta reprogramar la DAG y sí hacía falta. Estaba leyendo arquitectura que no existía”, advirtió Lopetegui.

Los siguientes 28 segundos involucran secuencias más técnicas por pérdidas de sincronismos en Yaciretá y Salto Grande con respecto al Sistema Argentino de Interconexión (SADI), alivio de cargas en distribuidores por subfrecuencia menor a la prevista, y desenganches prematuros de oferta menor al previsto. Con el SADI ya desbalanceado y fuera de rango operativo por más de 20 segundos, los cortes totales ocurrieron a las 7:06:54.

Mientras Lopetegui continuaba con sus explicaciones, Transener emitía un comunicado para aclarar que el apagón “no fue consecuencia de subinversión alguna” y que el DAG fue diseñado de manera conjunta por Cammesa (la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) y otros agentes del mercado, y traspasada a Transener para su operación y mantenimiento en 2000. Además, pidió “disculpas a la población por los trastornos causados”.

Para el informe definitivo se deberán esperar entre 45 y 60 días. Transportistas, generadores, distribuidores y grandes usuarios suministran a Cammesa documentación ante fallas, y ésta activa a sus áreas técnicas para la presentación final, que remiten al ENRE. Determinadas las responsabilidades, aplicará las penalizaciones que correspondan -algunas, millonarias- de acuerdo al marco regulatorio.

A pesar del desastre que generó el apagón en varias zonas del país, Lopetegui aprovechó el “episodio” para advertir las picardías de quienes no cumplen con protocolos ante fallas. “Si lo de la DAG no pasaba, todo eso hubiese quedado oculto”, resaltó.

La poca oposición que se presentó al convite mantuvo curiosas coincidencias con Lopetegui. Por ejemplo, el secretario y algunos legisladores solicitaron por un demorado tratamiento integral de la cuestión energética en el Congreso.

Luego, el funcionario aprovechó la ocasión para salir de la parte técnica y recordar que “gracias a políticas desafortunadas, en sólo siete años, de 2006 a 2013, el superávit de u$s6.000 millones que teníamos en el sector se transformó en déficit de u$s7.000 millones”.

Lopetegui también machacó sobre los delirantes subsidios que se repartieron en la era K, que el Gobierno rebajó -de allí las quejas por las boletas en servicios, que aumentaron de manera exponencial- a un tercio, según confió ayer el secretario ante los senadores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario