Mundo

Arde Washington: se confirma que Trump le pidió a su par de Ucrania que investigue a Biden

De acuerdo con una transcripción de un audio, el presidente le presentó a Volodímir Zelenski las denuncias contra quien fuera vice de Obama. No hay evidencias de que haya condicionado a eso la ayuda económica. Los demócratas hablan de traición a la patria.

Washington - El inicio del camino a un juicio político contra el presidente Donald Trump tuvo este miércoles un giro dramático cuando la transcripción oficial de un diálogo telefónico mantenido entre este y su homólogo de Ucrania, Volodímir Zelenski, confirmó el pedido de una investigación en ese país por presunta corrupción contra el precandidato demócrata a los comicios del año próximo Joseph Biden.

La revelación cayó como una bomba en el ambiente político y el presidente negó que la “charla sobre la corrupción”, tal como la definió, haya constituido una presión.

De la desgrabación no surgen elementos que abonen la sospecha demócrata de que el mandatario supeditó a ese pedido la ayuda económica de Estados Unidos a Ucrania, país sometido a una fuerte presión militar y política de Rusia. Sin embargo, los impulsores demócratas del impeachment aseguraron que ese elemento no es necesario para que lo hecho por el jefe de la Casa Blanca constituya un delito que justifique su remoción.

Trump, que definió ayer a esta crisis como “prefabricada”, se preguntó en Twitter si “los demócratas se disculparán después de ver las cosas que se dijeron en la llamada con el presidente de Ucrania? Deberían, porque fue una llamada perfecta: los tomó por sorpresa”.

En tanto, los presidentes de las comisiones de la Cámara de Representantes de Inteligencia, Adam B. Schiff; de Asuntos Judiciales, Jerrold Nadler; de Seguimiento, Elijah E. Cummings, y de Relaciones Exteriores, Eliot L. Engel, señalaron en un comunicado que no es necesario que haya un intercambio de favores para que exista delito.

“Seamos claros: no se requiere un quid pro quo para traicionar a su país. Trump pidió a un gobierno extranjero que interfiera en nuestras elecciones, lo que es suficiente para hablar de traición. La corrupción existe más allá de que Trump haya amenazado o no, implícita o explícitamente, con una falta de cooperación que pueda resultar en un freno a la ayuda militar.

DONALD TRUMP 3.jpg

Según la transcripción de la llamada del 25 de julio, Trump le pidió a Zelenski “mirar” señalamientos de supuesta corrupción por parte uno de los hijos de Biden, uno de los principales precandidatos demócratas a las elecciones de noviembre de 2020.

“Se habla mucho del hijo de Biden, que Biden detuvo la investigación y muchas personas quieren saber sobre eso”, le dijo Trump a su par ucraniano en la llamada. “Biden se jactaba de haber detenido la investigación, así que si puedes mirar eso...”, añadió. Tras la novedad, Trump aseguró que no ejerció “la más mínima presión” sobre Ucrania.

“Fue una charla amistosa, no hubo presión”, repitió el mandatario, denunciando lo que llamó “la mayor caza de brujas en la historia de Estados Unidos”.

En la llamada, Trump propone además a su homólogo ucraniano trabajar en cooperación con su abogado, Rudy Giuliani, “un hombre muy respetado”, y con el fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, sobre el caso Biden. Precisa asimismo que los dos abogados se pondrían en contacto con él en breve.

Hunter Biden fue miembro desde 2014 hasta 2019 del comité de monitoreo del grupo de gas ucraniano Burisma, perteneciente a un oligarca prorruso.

Más temprano, el inquilino de la Casa Blanca había criticado a los demócratas desde Nueva York, diciendo que estaban “llenos de odio y miedo”, y aseguró ser el presidente más “abusado” de la historia de Estados Unidos.

Las primeras sospechas sobre el pedido de Trump contra quien fuera vicepresidente de Barack Obama surgieron hace una semana, tras la advertencia de una fuente que permanece en el anonimato pero que la prensa cree que podría ser un agente de inteligencia que tuvo contacto con lo discutido por ambos presidentes.

Cuando faltan 400 días para las próximas elecciones presidenciales, los demócratas lanzaron la primera etapa de la acusación contra Trump, un procedimiento poco común y explosivo que a priori tiene pocas chances de terminar en una destitución, pero que arroja una sombra sobre la campaña del presutente por su reelección.

Dada la mayoría demócrata en la Cámara Baja, es probable que Trump sea acusado, lo que solo les sucedió a dos de sus predecesores: los demócratas Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton, quien fue denunciado por “perjurio” en 1998 en el marco de su relación con la becaria de la Casa Blanca, Monica Lewinsky.

El Senado, con una mayoría republicana aún leal a Trump, realizaría entonces el juicio político contra el presidente y votará si lo destituye o no. Los demócratas deberían convencer a 20 senadores republicanos, lo que parece poco probable en esta etapa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario