Un SUV híbrido que apunta a innovar

Autos

Con estética deportiva, el modelo se destaca por su diseño, por su equipamiento en confort y en seguridad, y su excelente nivel de consumo.

1| El CH-R de Toyota se lanzó en el mercado local pocos meses antes de que estallara la pandemia. Un modelo rupturista, principalmente desde la estética, que le permitió a la firma japonesa encarar objetivos que apuntaron menos al volumen que a estrategias de mercado: profundizar la introducción de tecnologías híbridas en el país -sólo se ofrece con esa mecánica- y tantear el segmento de los SUV del segmento B, donde hasta ese momento Toyota no tenía participación.

2| El diseño llama la atención y está en el top en cuanto a su atractivo. El CH-T entra por los ojos. Para ser un SUV, transpira líneas deportivas, en especial a partir de la caída del techo que le da aires de coupé. Inclusive, para camuflar sus puertas traseras las manijas para las plazas posteriores aparecen escondidas en lo alto del pilar C. Con líneas filosas, el frontal es agresivo y se impone con sus faros rasgados, luces LED y una enorme toma de aire frontal. En la parte trasera, tiene un alerón para ganar en aspectos aerodinámicos, luces en forma de búmeran que invaden el portón, mientras que en el lateral sobresalen las llantas de 17 pulgadas.

3| El CH-R mide 4,39 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,57 metros de alto. En esa tónica sport, luce robusto, con un centro de gravedad más bajo que otros SUV. Tiene una generosa distancia entre ejes de 2,64 metros, que mejoran el espacio para las plazas traseras, aunque la caída del techo le resta algo de habitabilidad. Lo mismo para el baúl, que redondea una capacidad de 234 litros: más pensado para jóvenes que para familias.

4| El modelo llega importado desde Turquía y utiliza la plataforma TNGA, de última tecnología. Esa procedencia europea se transmite en un interior de calidad, con buenas terminaciones y materiales que hacen que la vida a bordo sea confortable. Butacas de cuero, calefaccionadas en las plazas traseras y con regulación eléctrica para el conductor forman parte de un combo que incluye climatización bizona, sensores de lluvia y crepuscular, sistema de estacionamiento inteligente, entre otros. La plancha delantera tiene un diseño limpio y elegante.

5| El CH-R incluye el sistema de audio con pantalla táctil de 8 pulgadas con Android Auto y Apple CarPlay, mientras que en su tablero tradicional analógico también incorpora una pantalla para la computadora de abordo, con múltiple información, incluyendo datos del sistema híbrido.

6| Uno de los puntos centrales es la tecnología híbrida. El CH-R, que se ofrece en una sola versión, llegó para sumarse a esa armada que ya componían el Prius, Corolla y RAV 4, y a la que luego se sumó el Corolla Cross. El sistema propulsor es conocido: el 1.8 naftero ciclo Atkinson de 99 CV combinado con un eléctrico de 71 CV. La potencia conjunta es 122 CV, y la recarga de las baterías se realiza automáticamente, ya sea con el funcionamiento del motor naftero o a través del frenado regenerativo. Si hay suficiente batería, puede funcionar por tramos breves y a baja velocidad en modo EV, 100% eléctrico.

7| El SUV, de tracción delantera, tiene caja automática ECVT de acoples precisos, sin tironeos. El comportamiento es correcto, y tiene una buena performance en especial en ciudad, ya que la aceleración es progresiva para llegar al 0-100 en unos 12 segundos. La estabilidad es excepcional, con un buen agarre en curvas, mejor que la media de los SUV, y el sistema de suspensiones independientes también contribuye a un andar confortable, máxime tratándose de un europeo adaptándose a las calles del Mercosur.

8| El consumo es el punto más destacado del sistema híbrido. En ciudad, apenas se mueve la aguja del consumo. En aceleraciones bruscas o en velocidades altas, el motor naftero va siempre encendido, entonces la diferencia es menor con relación a los modelos térmicos. Pero en el uso urbano, hay margen amplio. En ciudad, consume 4,5 litros cada 100 km. En ruta, sube a cerca de 8.

9| La dotación de seguridad es acorde a lo que se espera de un Toyota que apunta a lo alto de su segmento. Cuenta con asistencias como sistema de precolisión frontal, control de velocidad crucero adaptativo, sistema de alerta de cambio de carril con asistencia de mantenimiento de carril y sistema de luces altas automáticas. Esto se suma a los 7 airbags, anclajes Isofix, controles de estabilidad y tracción, entre otros.

10|El precio de lanzamiento en 2019 fue u$s37.500, por encima de los otros SUV del segmento B. En la actualidad, Toyota no informa el precio y deriva las consultas a los concesionarios.

Temas

Dejá tu comentario