12 de septiembre 2002 - 00:00

Alertan por situación impositiva

Alertan por situación impositiva
La salida de la convertibilidad dispuesta en enero pasado y el posterior ingreso a un período de fuerte devaluación de nuestra moneda está generando al productor agropecuario un gravísimo horizonte impositivo que requiere ser analizado y corregido con urgencia por las autoridades nacionales.

Aparecerán utilidades que no son tales, sino el resultado de ganancias por tenencia sobre bienes que constituyen en realidad capital de trabajo y también consecuencia del proceso inflacionario desencadenado a partir de aquella salida. Las consecuencias son de tal magnitud que consideramos necesario demostrarlo con el siguiente análisis:

Caso tipo: productor que siembra 400 hectáreas en campo de terceros, con equipos contratados.

(VER GRÁFICO)

Los números son elocuentes y alertarán a muchos productores que todavía pueden no estar informados el respecto.

Como vemos, el Impuesto a las Ganancias se convierte en altamente volátil, opinable e incoherente, llegando a quebrar el principio de equidad fiscal y de igualdad ante la ley
. Para colocar nuevamente el gravamen a las ganancias del sector agropecuario en un nivel de equidad deberán contemplarse las medidas que corrijan la distorsión que señalamos:

• Régimen de actualización de activos a través de un índice equitativo para el sector.

• Desestimar impositivamente las ganancias por tenencia. Con el argumento de que el actual régimen de aplicación del IVA a las operaciones agropecuarias está generando evasión que perjudica al fisco, se están considerando modificaciones a la ley con el supuesto objetivo de superar el problema. Pero esto no es así; trataremos de señalar con la mayor objetividad la verdadera motivación del cambio.

En primer lugar, si hay evasión y toda la infraestructura de contralor creada por el Estado es insuficiente para controlarla, no debe recurrirse a soluciones que, como veremos más adelante, repercutirán negativamente en los contribuyentes, especialmente en aquellos que cumplen normalmente sus obligaciones.

Los dos proyectos de cambio que fueron lanzados, uno originado en la AFIP y otro en la Cámara de Diputados de la Nación, adolecen del mismo inaceptable defecto: vulneran el principio de neutralidad del impuesto para el sector agropecuario
.

Aquí aparece el objetivo que se oculta; convertir al productor agropecuario en un acreedor del Estado por saldos de IVA que nunca recuperará. Es decir,
el Estado se convirtió en deudor de los exportadores y de industria por IVA que no restituyó, y ahora se pretende transferir esa carga al productor primario.

Una circunstancia avala nuestra posición; exportadores, industriales, aceiteros y molineros, Bolsas de Cereales, Cámara de Consignatarios y Corredores de Cereales, Asociaciones de Acopiadores, y las cuatro instituciones gremiales que representan al sector, FAA, SRA, Coninagro y CRA, elevaron un proyecto para el IVA agropecuario que se denominó CUPIVA; que es una síntesis de simpleza y eficiencia para su ordenamiento.
Tenía la gran virtud de neutralizar las operaciones en negro porque nadie en la cadena del impuesto podía quedarse con dinero resultante de su manejo.

Pero traía su problema, tampoco el fisco podía hacerlo. Consecuentemente, la posición que sustentamos es:

• Debe defenderse el principio de neutralidad del impuesto.

• No debemos aceptar convertirnos en acreedores de un deudor ostensiblemente moroso y presumiblemente incobrable.

Dejá tu comentario

Te puede interesar