Dicen en el campo...

Campo

•... que, aunque las autoridades de Agricultura parecen no haber tomado cuenta de la terrible sequía que asoló (y asola) a buena parte del país, la cosecha está que «arde», y no sólo por las inusualmente altas temperaturas que hubo en marzo. Es que la sequía hizo proliferar en forma desmesurada, según dicen, la cantidad de canales clandestinos, aunque ahora, para traer agua y no para sacarla. También, porque las lluvias que cayeron (tarde) no sirvieron para mejorar los cultivos, pero sí para entorpecer las cosechas, porque también están subiendo los precios de varios insumos y, además, como si fuera poco, porque en varias zonas estaría faltando gasoil, justo en el pico de mayor demanda del campo.

Aunque hay varias razones que se esgrimen para esto último, una de las más mencionadas es que el hecho se produce «sólo» en las estaciones de servicio de «bandera blanca» y no en las de las destilerías instaladas en el país. Y eso ocurriría porque, como se sabe, la Argentina exporta nafta, pero importa gasoil (3 o 4 barcos por mes) y como el combustible está subiendo internacionalmente, mientras que aquí los precios están « congelados», directamente habrían disminuido las compras en el exterior. Según parece, en las tierras del gobernador De la Sota es donde se estarían verificando más casos.


* * *


... que otro de los motivos de escozor en el campo pasa por las complicaciones de logística a partir de los déficits de infraestructura que se verifican, y que desde hace tiempo vienen siendo alertados por algunos especialistas (aunque casi ningún funcionario les presta atención). Y Rosario, donde se concentra buena parte de la cosecha debido a que está en el corazón de la Pampa Húmeda y cuenta con cantidad de puertos, es uno de los lugares donde la situación es más crítica. De ahí que no llamara la atención el reclamo del titular de la Bolsa local, Federico Boglione, acerca de la necesidad de encarar estas obras y su propuesta de hacerla con parte de la recaudación imprevista que está dando la soja a partir de la suba de precios. No se sabe si el secretario de Agricultura, Miguel Campos, no entendió la propuesta o si, directamente, quiso salir disparado para cualquier lado, ya que, a su turno, contestó: «El sector todavía evade mucho» (?). En todo caso, la evasión es órbita también del gobierno, y la falta de obras de infraestructura como las reclamadas le cuestan a «todo» el país, incluso a los que pagan los impuestos que, además, deben afrontar la competencia desleal de los que evaden y que el gobierno no es capaz de controlar.

Pero este «intercambio» durante el primer remate de soja de la campaña no fue el único cortocircuito del día. También el gobernador Jorge Obeid reclamó un cronograma de disminución de las retenciones (tal cual fue prometido al reinstaurar el controvertido gravamen en la época de Eduardo Duhalde con Jorge Remes Lenicov al frente de Economía), pero la sorpresa fue mayúscula al recibir como respuesta un cortante: «No está previsto por ahora», más comprensible en boca de Lavagna que del secretario de Agricultura, Campos. Así, Obeid, sigue acumulando malestar, ya que esto se agrega a la distribución de la Cuota Hilton hecha por la cartera agropecuaria que perjudicó, especialmente, a la provincia de Santa Fe.

* * *


•... que, mientras se dice que se alientan las exportaciones, como la de carne, medidas como la mencionada irían en sentido opuesto. Al menos, eso es lo que dejó entrever recientemente el titular de un frigorífico al señalar: «Los cambios constantes en el sistema de distribución de la Hilton y las medidas cautelares que vulneran las reglas de juego desalientan la inversión y la vocación exportadora en la industria de la carne». El empresario destacó que en el último período se fue, por vía judicial, más de la mitad de la Cuota beneficiando,incluso, a plantas que no están habilitadas para exportar a la Unión Europea. A su vez, destacó que esta nueva versión de distribución de la SAGPyA es la número 14 en los 25 años que tiene la Hilton y señaló que muchas veces «fue utilizada (la Hilton) para atender intereses oportunistas, en lugar de promover la exportación». «La ganadería sigue aguardando la equidad del Estado: el respeto a sus propias reglas de juego», dijo. El subsecretario Claudio Sabsay, a cargo del área responsable de la nueva distribución (aunque la firma es siempre del secretario de Estado), ¿tendrá algo para contestar? Como contrapartida, el «ensayo con vestuario» realizado ante la inminente visita de los europeos para auditar el sistema de trazabilidad habría sido casi impecable: se sorteó el frigorífico y se hizo el seguimiento hasta el establecimiento ganadero. Todo resultó perfecto y alientan esperanzas sobre un el resultado positivo de la misión.

Dejá tu comentario