Dicen en el campo...

Campo

• ... que, tal como se preveía la semana pasada, en los últimos días se tensó la relación entre el campo y distintos funcionarios del país, encabezados por el ministro de Economía, Roberto Lavagna. La ya proverbial rispidez del hombre de Economía, sumada a los dichos del titular de la UIA, respecto de lo « protegidos» que se sienten con este gobierno, no hizo más que echar leña al fuego en los ya caldeados ánimos ruralistas que no tardaron en hacer «sentir su voz» y no justamente en forma demasiado «suave». Simultáneamente, y tal vez tras el «efecto Busti», varios gobernadores también se sumaron al reclamo, en este caso de los tamberos, por el aumento en las retenciones de este producto. El caso es que, especialmente Jorge Obeid de Santa Fe, o José Manuel de la Sota de Córdoba, no quieren ser declarados «persona no grata» por el campo, como le sucedió al mandatario entrerriano y, aunque mantuvieron «silencio de radio» durante la primera semana de la medida, ahora prefirieron ponerse «al frente» de sus productores más que «enfrente» de ellos... Sabiduría, que le dicen...

... que la nueva visita del «bolivariano» presidente de Venezuela, Hugo Chávez, también provocó varios encuentros y revuelo a su alrededor, así como en torno de su ministro de Agricultura y «Tierras», Antonio Albarrán. Muchos recordaron el embate contra la propiedad privada que encaró a principios de este año este funcionario, y otras «joyitas» de gobierno no demasiado reñidas con la libertad, la libre empresa, etc. Sin embargo, y a pesar de esa «tónica» interna, otro es el cantar hacia afuera. «Por ejemplo, hay que ver que ellos nos venden a nosotros el gasoil que es un producto, mientras que nosotros le vendemos a ellos la fábrica», decía un dirigente en alusión al trueque de combustible por vacas Holando, en lugar de leche, que se realizó con ese gobierno. «Pero el colmo es que nosotros, además, le aplicamos retenciones a nuestro producto», completó otro. Pero hay que reconocer que, en el caso de este producto, todas las contras no vienen solamente de parte del gobierno nacional. También varios intendentes «ponen su granito de arena». Es que parece que hace un tiempo se inventó una «tasa de abastecimiento», por aplicar (quien sabe por qué razón) sobre el litro de leche que no hubiera sido procesado dentro del municipio. Esto, que en otros lugares se conoce como «aduana interior», goza de bastante buena salud en estas tierras al punto que el gravamen (no se lo puede llamar «tasa» ya que no hay contraprestación de servicio) tiene porcentajes tan variables como el humor (o la cuentas) del intendente de turno aunque, en general, oscila entre 8 y 10 centavos por litro. Obviamente, de confirmarse, es escandaloso por varios motivos pero, además, esto «encarece» mucho más el producto de lo que se puede bajar por las retenciones, que tampoco será tanto, excepto que haya algún «acuerdo» de precios entre las empresas que comparan la materia prima.

• ... que casi tan escandaloso como esto sería la ratificación de la devolución de fruta (manzanas) de parte de la Federación Rusa, aparentemente, por no responder a la calidad comercial negociada. Los containers, que estarían retornando, se volcarían, además, nuevamente al mercado interno. Naturalmente, siempre y cuando las autoridades sanitarias lo permitan. Sería interesante saber, también, cómo salieron de la Argentina y cuáles fueron las empresas del Alto Valle que las comercializaron ¿no? Pero si de bochornos privados se trata, probablemente pocos hayan llegado tan lejos como el de la Fucosa (fundación contra la aftosa) correntina que, oportunamente, fue adelantado por esta misma sección. Es que, allí, su titular parece haberse abroquelado en el cargo, por más que ya venció su mandato y que ya no representa a ninguna entidad, pues a principios de año también fue alejado de la titularidad de la sociedad rural de Mercedes. Ahora, tampoco aparecen los balances de la fundación y se pasó a un cuarto intermedio hasta fin de mes para realizar la asamblea que logre removerlo, con la presencia de un veedor de Persona Jurídica. Lo llamativo es que hasta ahora ninguna de las entidades ruralistas en el ámbito regional y nacional parece haberse enterado del asunto, y tampoco la gente de la administración de Ricardo Colombi, que otrora aparecía muy «ligada» a esta gestión, está haciendo algún gesto de salvataje al cuestionado dirigente, que es del mismo pueblo del mandatario provincial. ¿Temerán complicarse ante las próximas elecciones a gobernador?

Dejá tu comentario