Informe mensual agrícola resultó bajista para soja

Campo




















Las nuevas estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) incluyen para el balance 2002/'03 de soja datos que pueden evaluarse como bajistas. Para maíz y trigo, en donde ya se incluyen desde mayo proyecciones para el ciclo 2003/'04, las condiciones se perfilan como estables a positivas, indicó un informe de granos del Paraná.

Respecto de la soja 2002/'03,
las nuevas cifras del USDA no incluyeron un recorte en las existencias finales en Estados Unidos, como preveían los operadores y fondos en el mercado de Chicago, los que se posicionaron esperando datos inferiores. Por el contrario, el nuevo pronóstico de existencias en el país del Norte para la soja 2002/'03 es de 3,8 millones de toneladas frente a 3,7 millones estimado en mayo.

Otro dato no esperado y negativo es el aumento de la estimación de la cosecha brasileña, el que va en un sentido contrario a las previsiones originadas en el país sudamericano luego del brote de roya asiática que afectó al cultivo. El departamento estadounidense elevó en un millón de toneladas respecto de mayo su estimación de producción 2002/ '03 en Brasil llevándola al récord de 52 millones de toneladas, cifra que supera los 50,9 millones estimados el 10/'06 por la consultora brasileña M Prado.

La cosecha argentina, por su parte, continuó estimándose en 35 millones de toneladas
. El resultado final del nuevo balance es un aumento del stock mundial de la oleaginosa, el que, medido en relación con el consumo, se ubica en 16,3% frente a 15,9% calculado en mayo.

Cabe destacar que si bien el informe del USDA debe considerarse bajista, su impacto no se manifestaría en toda su medida en el corto plazo, ya que aún persiste la ajustada situación de stock en los Estados Unidos, la que se corregiría definitivamente si la próxima cosecha 2003/ '04 en el país del Norte alcanza el volumen de 77,7 millones de toneladas estimadas por el USDA, indicó la consultora que dirige Eduardo de Achával.

El balance de trigo 2003/'04, cuyo ciclo está iniciándose, muestra condiciones alcistas para el mediano plazo y algo negativas para el corto plazo. En primer lugar, debemos señalar que el USDA disminuyó en 8 millones de toneladas su estimación de la producción mundial e incrementó la correspondiente al comercio en un millón de toneladas, en ambos casos con respecto a su informe de mayo, proyectando un volumen de exportaciones mundiales de 99,3 millones de toneladas. Lo más interesante para el precio del trigo argentino de la próxima cosecha es que
los recortes en producción se concentran en Australia, Ucrania y el este europeo, países que competirán directamente con nuestra oferta triguera. En el caso de Australia, como resultado de desfavorables condiciones climáticas, la producción se estima ahora en 23 millones de toneladas frente a 26 millones de mayo (fuentes oficiales australianas ya están pronosticando 21,7 millones), por lo cual a pesar de tener mayor producción que la registrada en la temporada pasada, cuando una prolongada sequía pulverizó la cosecha, no alcanzará las altas cifras previstas. En el corto plazo tendrá mayor incidencia el aumento operado por el USDA en su estimación de la cosecha estadounidense, como consecuencia de mayores rendimientos que los previstos en el trigo duro de invierno. Por último, debemos observar que la estimación de nuestra próxima cosecha se mantiene en 14,5 millones de toneladas; en tanto que el resultado final del nuevo balance de trigo muestra mayores stocks mundiales que los pronosticados en mayo.

Dejá tu comentario