Lloverá en febrero y se beneficiará la soja

Campo

Las lluvias previstas para principios de febrero en la región agrícola de la Argentina llegarían justo a tiempo para aportar al suelo la humedad necesaria para el desarrollo favorable de la soja 2005/06, afectada por el clima seco. Para lo que resta de enero, no se esperan lluvias, y se estima que las temperaturas serán más elevadas, lo que facilitará la evaporación más rápida del agua y deteriorará las reservas de humedad.

«Pero es muy posible que en la primera semana de febrero la zona núcleo (área de mayores rendimientos) reciba buenas lluvias y eso vendría a auxiliar la demanda hídrica de los cultivos, sobre todo para la soja», dijo a «Reuters» Germán Heinzenknecht, analista de la Consultora de Climatología Aplicada (CCA).

«La situación no es la ideal, pero la recuperación (de los cultivos) en enero fue muy buena y es lo que está dando justo el margen para alcanzar el evento que se espera para principios de febrero», agregó.

La zona núcleo abarca el norte de Buenos Aires, sudoeste de Entre Ríos, centro-sur de Santa Fe, sudeste de Córdoba y nordeste de La Pampa.

• Cultivos favorecidos

Entre el 7 y el 12 de enero fueron registradas lluvias sobre la mayor parte de la región productora y favorecieron a los cultivos de soja y de maíz, que venían afectados por el clima seco desde la segunda quincena de diciembre. Pero desde entonces sólo cayeron algunas precipitaciones dispares.

En el caso de la soja, el impacto en los rendimientos hasta el momento fue poco significativo, y la evolución dependerá de las lluvias que reciba la región productora en las próximas semanas.


El gobierno estima en forma extraoficial que la cosecha de la oleaginosa en 2005/06 llegaría a 40 millones de toneladas, mientras que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) prevé que llegaría a 40,5 millones.

En cambio,
para el maíz los daños fueron irreversibles y, según el analista, «desde el punto de vista climático ya salió de escena porque su rendimiento se define mayormente entre fines de diciembre y la primera quincena de enero, y después ya no es tan importante si llueve o no».

El gobierno estimó que la producción de maíz sería de entre 13 y 14 millones de toneladas, muy por debajo de los 20 millones producidos en el ciclo previo, debido mayormente a una caída del área y al impacto de la sequía.

En tanto, el USDA en su reporte de enero recortó la producción argentina de maíz 2005/06 a 16,8 millones de toneladas, desde los 17,3 millones previos.

Dejá tu comentario