Prevén mayor consumo mundial de alimentos

Campo

La Secretaría de Agricultura, Ganadería Pesca y Alimentos (SAGPyA), y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) desarrollaron el III Seminario Outlook de la Agroindustria Argentina y el I Outlook Regional de la Agroindustria. El evento se realizó la semana pasada en Buenos Aires.

Durante el Outlook Nacional, representantes de la SAGPyA analizaron la situación actual del sector agroalimentario y las perspectivas para cada uno de los mercados cuyas principales conclusiones fueron, según la información distribuida por el IICA:

• Mercado de cereales:
las perspectivas locales para la campaña 2005/'06 del cultivo de maíz estiman una caída de la producción y una mayor demanda interna del sector ganadero, lo que provocará una disminución de los saldos exportables. Para el cultivo de trigo, las perspectivas indican una leve caída de los rindes y del área sembrada. Como consecuencia, se espera una producción menor que la obtenida durante la campaña 2004/'05. Respecto del comercio externo se estima una disminución de los saldos exportables y una mayor participación de los volúmenes destinados al mercado brasileño.

• Mercado de oleaginosas:
las expectativas para el mediano plazo muestran un consumo creciente de aceites vegetales, con posibilidades de demanda de biocombustibles. En este contexto, las perspectivas para la producción de girasol y soja en la Argentina son favorables. Se espera un significativo crecimiento de la capacidad de molienda instalada.

• Mercado de carnes:
las perspectivas para el mediano plazo indican un crecimiento del consumo mundial de carnes aviares, porcinas y vacunas, principalmente en las economías emergentes. Los principales aspectos que la cadena cárnica deberá tener presente para incrementar la participación de las carnes argentinas en el mercado internacional son: calidad, bienestar animal, diferenciación, trazabilidad, promoción y sanidad.

• Industria agroalimentaria:
la industria de alimentos y bebidas refleja una expansión en 2004, aunque algunas ramas no han recuperado aún los niveles de actividad registrados antes de la crisis de 2001. No obstante, las proyecciones para el año 2005 y 2006 estiman una tendencia creciente del sector y una mayor participación en los mercados internacionales. Se destacaron notables desarrollos en la industria avícola, olivícola y vitivinícola.

Además de la presentación de un panorama del sector agropecuario y de las políticas agropecuarias de los respectivos países, los ministros analizaron el contexto internacional y regional. En relación con el primero, fueron contundentes en el rechazo a las prácticas proteccionistas en los mercados internacionales y en la defensa de la posición conjunta ante la OMC, sostenida por el G-20, que todos integran.

El representante de Chile sostuvo que, aun apoyando esta posición, una estrategia inmediata conveniente es la celebración de acuerdos bilaterales con socios importantes. En materia de integración regional, coincidieron en la importancia del Mercosur y de sus efectos favorables para el sector agropecuario, más allá de problemas concretos en el comercio intrabloque, que inevitablemente se generan en su desarrollo.

También destacaron, con gran fuerza, la utilidad del CAS, señalando que pocas veces se logra una conjunción y acuerdo tan coordinado en temas de relevancia para el sector agrícola como los conseguidos en el CAS.
«La prioridad es resolver los problemas de alimentación y generar condiciones de acceso digno de las necesidades básicas para la población. En este sentido, el desafío de la actividad agropecuaria es consolidarse como motor de constante desarrollo y generación de oportunidades para nuestra región.»

Dejá tu comentario