Propuesta de ley para el agro

Campo

Se presentó en Rosario el libro de Eduardo Manciana «El campo a fines del siglo XX: intentos, fracasos y las políticas que vienen».

El libro es un estudio científico sobre las transformaciones estructurales que operaron en el sector agropecuario durante los 90 y en el que se analizan en forma particular los cambios profundos sobre los que se forjó la nueva estructura agraria de nuestro país. La introducción estuvo a cargo de René Bonetto, quien realizó la presentación de su autor y celebró la publicación del libro y la oportunidad para formular un nuevo compromiso social entre el agro y el resto de la sociedad. Durante la presentación, Manciana habló tanto de los impactos dramáticos en la producción y la productividad, como también de la marginación y exclusión que sufrieron millares de pequeños y medianos productores durante ese período.

Por otra parte, el autor enfatizó que la lección histórica para las políticas que vienen, si queremos lograr un desempeño exitoso del agro, tanto en lo productivo como en lo social y lo ambiental, es disponer de un marco jurídico, que le dé contención, rigurosidad y sustentabilidad a las medidas que se adopten para el campo.

Así mismo, los comentaristas presentes en dicha oportunidad, aportaron diferentespuntos de vista sobreel análisis y propuesta del libro.

Alvaro Torriglia, del diario «La Capital», expresó que un aspecto trascendente del libro es la propuesta de avanzar en una ley marco para el sector, del tipo de la «farm bill» de Estados Unidos, que permita pensar en un desarrolloa largo plazo. Agregó, lo interesante de esta propuesta es que apunta a generar una institucionalidad al sector, que fije reglas de juego incluso a las discusiones que se generan dentro del mismo. Francisco Bessone, de radio «LT 8», destacó la forma en que la cultura cortoplacista de la Argentina atenta contra el desarrollo de verdaderas políticas de Estado.

Edgardo Moscardi, ex director nacional del INTA, ilustró sobre las experiencias de leyes marco en México y EE.UU. destacando la necesidad de reglas de juego de largo plazo para el agro argentino. Y destacó que la agricultura de nuestro país, tanto por el peso de las poblaciones rurales en los territorios, como en la contribución ampliada del PBI, y a las exportaciones debe tener un papel más estratégico en la sociedad comenzando por disponer un marco jurídico propio que potencie esas contribuciones en beneficio de todos los habitantes del país.

Dejá tu comentario