Secciones Especiales

Charlas de quincho

Fue una semana extremadamente corta por el feriado puente y por el 9 de Julio. A pesar de eso se sucedieron cantidad de reuniones. La gala del Hospital de Niños Pedro De Elizalde, liderada por su madrina, Marina Dodero, en el espléndido Palacio Balcarce; la doble conmemoración de la Independencia (en la Casa histórica de Tucumán, y con el desfile por avenida del Libertador), y también la nueva edición de la Noche de las Galerías, en Recoleta que dio lugar a corrillos varios en distintos locales. Por supuesto que hubo conmoción por la muerte del ex presidente radical Fernando de la Rúa, mientras que el ruralismo en general, se conmocionó con la muerte de Jorge Aguado, dirigente histórico de Carbap, CRA y exministro de Agricultura de la Nación. La sumatoria dio lugar a cantidad de datos, información y chimentos, incluyendo la conmemoración ayer de los 228 años de la Revolución francesa, lo que justificó que, entre otras cosas, se embandere la espléndida sede argentina de Arroyo y Cerrito, sede que quedó atosigada como es habitual por un variedad de franceses y argentinos desesperados por hacerse de una copa de champagne y alguna que otra migaja con queso, lo que conforma un dudoso espectáculo que año a año va perdiendo glamour. Veamos:

La recepción del viernes pasado en la Embajada de Francia anticipando la celebración de la Fiesta Nacional en un nuevo aniversario de la toma de La Bastilla fue la ocasión para despedir al embajador Pierre Henri Guignard y su esposa Marie-Carmen Boué-Guignard que abandonan la representación diplomática francesa en Buenos Aires y parten hacia nuevas funciones. Guignard y su esposa recibieron en el Palacio Ortíz Basualdo a los franceses radicados en Argentina y argentinos de todos los orígenes. Más de 600 invitados circularon por los dos salones en derredor de las mesas donde se dispusieron manjares típicos franceses, variedad quesos, paté junto a crocantes baguettes, canapés, pernil de cerdo y continuas rondas de espumante. La ingesta se interrumpió, salvo algunos no saciados, para escuchar las palabras de Guignard. Domina el idioma castellano y su discurso apuntó directo al reciente acuerdo comercial entre Mercosur y la Unión Europea. “Ambos países creen en el multilateralismo y las soluciones negociadas”, es un pequeño paso para nosotros, pero un paso gigante para el mundo abierto que anhelamos”, dijo el diplomático. “En un momento en el que otros construyen muros (alusión inequívoca a la política de Donald Trump) nosotros creemos en la libertad” continuó el embajador, más adelante sobre la situación de la Argentina dijo que deseaba “estar viendo el final del túnel” y recordó el apoyo que Francia le dio en este tiempo, tanto desde su lugar en el Consejo Ejecutivo del FMI como su apoyo explícito al ingreso del país a la OCDE. Finalizó citando estrofas de un tango de un “personaje emblemático de los dos países, como fue Carlos Gardel”; Adiós muchachos. El diplomático deja el cargo este mes, el recitado fue una curiosa despedida que todos festejaron con un aplauso extendido. Nicolás Dujovne pasó como una saeta, no se quedó en la recepción, saludó al embajador e intercambiaron elogios por el acuerdo Mercosur-UE.

No todos se fueron temprano del palacio francés, otros funcionarios nacionales, como el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el vicecanciller Gustavo Zlauvinen, el secretario de Gobierno de Cultura, Pablo Avelluto y el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez además del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, el fiscal Germán Moldes, el subsecretario de Relaciones Internacionales del ministerio de Defensa, José Vila y el secretario general de la Gobernación bonaerense, Fabián Perechodnik se quedaron al disfrute casi hasta la culminación del festejo dos horas pasadas el mediodía. También algunos referentes del área internacional de Juntos para el Cambio se hicieron presentes para despedir a su amigo Guignard el doctor Mario Scholz, ex becario del gobierno de Francia y secretario de relaciones internacionales del bloque de diputados Nacionales de la UCR; Pablo Garzonio el histórico operador internacional de Fernando de la Rúa y Enrique Olivera, actual director de relaciones internacionales de la Legislatura porteña; el embajador Horacio Jaquenod, referente en Cancillería del senador Miguel Ángel Pichetto y el titular del Instituto Nacional Yrigoyeneano Diego Barovero. Copas de por medio, se reveló en la embajada que el kirchnerismo está intentando abrir agenda internacional, pero más lejos de la diplomacia formal. Para eso Julián Domínguez participó de la comitiva argentina que viajó a Puebla, en México, en representación de Alberto Fernández. Junto al ex presidente de la Cámara de Diputados estuvieron Carlos Tomada, Jorge Taiana y Felipe Solá. Hubo encuentro con el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta; la presidenta del partido MORENA, Yeidckol Polevnsky; el ex presidente de Colombia Ernesto Samper Pizano; y el excandidato a presidente chileno Marco Enríquez-Ominami.

QUINCHOS-02.jpg
Viaje. Julián Domínguez, Carlos Tomada, Jorge Taiana y Felipe Solá en Puebla. Diplomacia paralela para Alberto Fernández y Cristina de Kirchner.
Viaje. Julián Domínguez, Carlos Tomada, Jorge Taiana y Felipe Solá en Puebla. Diplomacia paralela para Alberto Fernández y Cristina de Kirchner.

También dieron el presente el jefe del Estado Mayor Conjunto, teniente general Bari del Valle Sosa, el vicealmirante Eduardo Fondevila Sancet, subjefe de la Marina y el contralmirante David Burden, director general de Material, hoy una pieza clave en el proceso de adquisición de las patrulleras oceánicas que se construyen en Francia en el astillero Naval Group. La data más comentada fue la decepción (y bronca contenida) del presidente Mauricio Macri por la suspensión de la exportación a Guatemala de los aviones Pampa III. Nada que se pueda atribuir a las gestiones que corresponden a la Argentina, excepto un delay en la redacción y chequeo formal del convenio bilateral que viabilizó la operación con Guatemala, instancia de responsabilidad de Luis Riva secretario de Investigación, Política Industrial y Producción del ministerio de Defensa. El yerro estuvo en que el Ejecutivo guatemalteco no alineó el trámite y dejaron pasar una gestión clave, la aprobación legislativa del convenio de cooperación bilateral técnico–militar que da sustento a toda la negociación. Todo ocurrió en medio del clima electoral enardecido para dirimir en una segunda vuelta quién gobernará Guatemala. Las fuentes acotaron que el balotaje en Guatemala se celebra el mismo día que aquí los argentinos eligen candidatos en las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO); el 11 de agosto próximo. El desaguisado con los Pampa pasará al andarivel del tratamiento diplomático, mencionó el vocero.

Por supuesto que en todos los encuentros la “política” fue el factor común que cortó “transversalmente” las charlas en cada lugar con más o menos interés de la gente. Por caso, en el Balcarce, adonde asistieron varios embajadores y gente de empresas (la única que aporta a la hora de recaudar), llamó la atención la mesa de la agrupación Despertar, con Nazareno Etchepare (enfundado en un llamativo traje negro, bastante brillante y con corbata ídem, casi el único con ese atuendo) quien rodeado de varios de los candidatos “espertistas” se hizo presente en el evento. Y no fue solo porque no hubo demasiada presencia de candidatos allí, o que se prevea que solo Etchepare podría lograr “colarse” en los cargos (para lo que él mismo, como “manager” de Espert se reservó el primer lugar en las listas) sino, más bien, porque nadie los conocía y no fue demasiado el despliegue que lograron hacer, a pesar de la poca competencia. Se coincidió en varios foros en que el intento de “copamiento” de la vieja UCeDe por parte de José Luis Espert, para lo cual se asoció con “Alvarito” Alsogaray, no tiene demasiadas chances. Es que los analistas sostienen que para los jóvenes, se trata de un “viejazo”, mientras que para los mayores, ese modelo de derecha recuerda reiterados fracasos, y nunca logró mayor trascendencia (más allá de que a Espert le sirve ahora para avanzar un escalón más en su intento presidencialista).

En varias de las reuniones, la presencia de gente del campo llevó, irremediablemente, a cuestiones del sector, desde la conmemoración el miércoles de los 153 años de La Rural, una de las organizaciones empresarias más antiguas del país, hasta la rebaja de 1 (un) punto en las retenciones de una lista de 200 productos, aunque el total del recorte del controvertido impuesto no alcance a u$s60 millones. De todos modos, se cree que va en la dirección correcta (aunque sea escasa) y se dé más como respuesta a los gobernadores afines y, más todavía, a los que se pretende acercar que, mayoritariamente, dependen de productos agroindustriales de las conocidas como “economías regionales”, eufemismo de los desarrollos más alejados del epicentro de Buenos Aires y de su pampa húmeda, y que responden en un alto porcentaje al centro y norte del país, donde se ubican fuertes bastiones kirchneristas. Fuera de esas cuestiones agropecuarias hubo algunos interrogantes que se repitieron en encuentros desde el de la embajada francesa hasta recoletos encuentros en Barrio Norte. Un empresario lo resumió de manera simple: “Si en la caída de Fernando de la Rúa hubo 38 muertos y ahora Eduardo Duhalde reconoce que algo pudo tener que ver en el final de ese gobierno (como muchos sospecharon siempre), ¿no sería hora de que un fiscal interviniera para investigar su responsabilidad en esas muertes?”. La pregunta quedó flotando y fue acompañada de algunas otras críticas sobre las actitudes que rodearon la muerte y el sepelio del expresidente. Tanto la familia De la Rúa como los amigos consideraron impecable el apoyo de Mauricio Macri y Juliana Awada, que asistieron al Salón de Pasos Perdidos para saludar a los De la Rúa y rendir honores, pero no se piensa lo mismo sobre las autoridades del radicalismo que, en buena medida, estuvieron ausentes. Chapeau en ese sentido para Hérnán Lombardi y Patricia Bullrich, que reivindicaron su pertenencia al gabinete de De la Rúa y lo hicieron público, demostrando tener más conducta política que muchos otros exAlianza, varios de ellos integrantes luego del gobierno de Nestor y Cristina Kirchner o que directamente como radicales pactaron incorporarse al kirchnerismo.

La escalada exponencial de los avisos de campaña aburre a la mayoría de la gente, y eso que recién comienza. Pero los frentes son de lo más variados, desde las encuestas telefónicas (que muchos sostienen que deben estar prohibidas por la intromisión en la vida privada sin autorización para hacerlo), hasta las publicidades por todos los medios, este fin de semana, con las “mesas” en esquinas estratégicas, para lo cual se convocó a todo el mundo, al menos, en el oficialismo que parece que no quiere dejar ningún resquicio. Así, en 5 esquinas, uno de los puntos más “glam” de la Ciudad (Libertad, Juncal y Quintana) en plena Recoleta, se pudo ver a los sacrificados militantes del PRO desde muy temprano, y sin que lograran demasiado eco entre los vecinos que, supuestamente, responden a esa vertiente en un porcentaje importante.

Cumbre de italianos con la UCCEB (la Unión de 35 Cámaras Binacionales) que se reúnen mensualmente en diversas sedes, rotando según un programa anual. La ultima fue en la sede de la Cámara de Comercio Italiana, (Palazzo Italia), comandando la reunión el Ing. Giorgio Aliata de Montereale, donde el tema principal fue el acuerdo UE-Mercosur. La aprobación del acuerdo fue unánime, sobre todo luego de la encendida defensa y discurso del representante de la Cámara Alemana, quien relató las dificultades vividas durante los años de negociaciones. Se evaluó allí que nada será fácil, que la transformación y adaptación de las empresas será un desafío, pero que vale la pena vivirlo. Un unánime y cerrado aplauso dio por terminada la reunión (terminada es un decir) porque luego la Cámara Italiana los convidó con exquisiteces propias de la península producidas por un chef traído de esas tierras.

Vamos a terminar con un chiste rural.

Sábado a la tarde. Un hombre de campo se traslada a la ciudad más cercana para ver una película en el único cine que hay allí. El hombre, que lleva un gallo sobre su hombro, va a la boletería a sacar su entrada.

- Señor, no puedo dejarlo entrar a la sala con animales -dice el boletero, sorprendido.

- Pero es que estoy lejos de casa, amigo, ¿dónde voy a dejar mi gallo?

- Lo siento, señor, no puede entrar- insiste el boletero.

El hombre se va, da vuelta a la cuadra, esconde el gallo entre sus pantalones, regresa al cine y el boletero le vende entonces la entrada. Él entra, se sienta y se dispone a ver la película. Cuando empieza, siente que el gallo se retuerce en su interior, y con disimulo se abre la bragueta para que el gallo saque la cabeza y pueda respirar. Al lado del hombre hay dos señoras maduras, Alicia y Clara. Es entonces cuando una de ellas le habla al oído a la otra:

- Clarita -le dice-. Me parece que estoy sentada al lado de un perverso.

- Pero... ¿por qué?- le pregunta su amiga, siempre en voz baja.

- Porque se abrió la bragueta y sacó su coso...

- ¡Ay, Alicia! No le des importancia. ¡La cantidad de esos cosos que habremos visto a nuestra edad!

- Sí, Clarita, pero éste es el primero que me picotea el pochoclo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario