Cómo elegir una carrera universitaria y combatir la ansiedad y angustia

Para descubrir una vocación es necesario hacerse ciertas preguntas, ¿cuáles son mis intereses y mis preferencias? ¿Qué me gustaría hacer y a qué dedicarme laboralmente?

¿Por qué nos angustia elegir? A muchos jóvenes les causa angustia y ansiedad tener que elegir una carrera universitaria. Están de a poco saliendo de la adolescencia para ingresar a la adultez temprana o emergente, lo cual les demanda conectarse con nuevas responsabilidades y de a poco ir ingresando al mundo del trabajo, sumado a la incertidumbre del futuro.

Por eso estos consejos a modo de herramientas iniciales para conectarse con sus deseos y proyectos de vida: para descubrir una vocación es necesario hacerse ciertas preguntas ¿Cuáles son mis intereses y mis preferencias? ¿Qué me gustaría hacer y a qué dedicarme laboralmente? ¿Qué quiero como proyecto de vida? ¿Cuáles son los valores que me definen?

Recomendaciones útiles para elegir mejor:

  • No apurarse a elegir ni decidir de manera impulsiva. Las presiones del entorno y las autopresiones muchas veces juegan en contra. Puede suceder que aun no tengan clara la propia vocación o que estén entre varias opciones, ya que las vocaciones son múltiples, lo cual demanda un tiempo personal y propio de cada uno, que se debe considerar y respetar.
  • Autoconocimiento. Antes de elegir una carrera hay que conocer cuáles son los propios intereses, gustos, afinidades, habilidades, fortalezas, estilo de personalidad, proyectos, metas y objetivos a concretar. A continuación, poder informarse y conocer las profesiones y ocupaciones que se relacionan con esos intereses, para lograr una elección más ajustada al estilo personal. De esta manera la elección provoca mayor entusiasmo, motivación y disfrute.
  • Actitud de transformar y crear. Así como la elección de carrera tiene una parte muy personal, los profesionales del futuro deben adoptar una actitud transformadora, desde la investigación y la creatividad. Cada uno desde su lugar y desde todas las disciplinas poder aportar a la sociedad respuestas a las nuevas necesidades. Esto sería “Dar y compartir lo que se construye” para resolver las problemáticas que surgen, las cuales demandan profesionales actualizados y solidarios.
  • Organizarse con anticipación. Pensar cuanto tiempo y esfuerzo van a invertir en su proyecto. Si deciden trabajar mientras estudian o si prefieren tomar pasantías laborales, las cuales constan de pocas horas y es una forma de vivenciar en la práctica lo que están estudiando que les aporta experiencia y autonomía.
  • Informarse. En la actualidad hay muchas carreras nuevas para estudiar y capacitarse, sumadas a las carreras tradicionales. Cuánto más actualizada sea la información, mucho mejor. Es importante conectarse con esa información desde diversas vías. Una de ellas es por internet en los portales de las universidades donde comparten toda la oferta académica. Otra opción es asistir a charlas informativas sobre las carreras de interés con los expertos en el tema. Las fuentes vivas de información son una buena oportunidad para conocer los testimonios y experiencia de quienes ya están trabajando y les comparten las principales actividades a desarrollar.

Tomar decisiones y elegir vocacionalmente constituye un proceso de búsqueda, de encuentro y de autoconocimiento. La elección es personal ya que a partir de ahora los jóvenes son los protagonistas de su propia vida y de esta manera podrán encontrar el sentido y propósito a sus proyectos.

Lic. en Psicología y Psicopedagoga especializada en Orientación Vocacional – Educacional y Profesional (M.N. 36362) Instagram: @vocacionpositiva

Dejá tu comentario