Edición Impresa

Congreso exprime tensión judicial durante 48 horas

La Comisión de Justicia y Asuntos Penales de la Cámara alta escuchará al ministro Germán Garavano sobre el proyecto que envió el Ejecutivo. Por la tarde expondrá el jefe de fiscales, Eduardo Casal, en la bicameral de control del Ministerio Público.

A pesar del clásico ritmo legislativo de tortuga por el paranoico cierre de listas en año electoral, el Congreso regalará hoy 48 horas de tensión judicial con tres eventos: la presentación del nuevo y muy demorado Código Penal; la presentación del procurador general, Eduardo Casal; y la continuación del festín de audiencias para avanzar con designaciones de magistrados.

Durante la jornada de hoy, el plato principal está en la visita de Casal a la comisión bicameral que controla a los fiscales. Ese cuerpo no trabaja desde hace un año y medio, por un insólito freno de designación de autoridades para evitar el comando de Elisa Carrió. Semanas atrás, y con la legisladora ya corrida, volvieron los problemas por la postulación de la monzoísta Silvia Lospennato y después de días de trifulcas infantiles, quedó al frente el diputado Lucas Incicco (Santa Fe-Pro), de buena sintonía con la líder de la Coalición Cívica y con el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

La semana pasada, diputados y senadores confirmaron la citación de ambas cámaras con respecto a citar a Casal, y la expresidenta de la comisión y diputada massista, Graciela Camaño, recordó el reglamento de audiencias aplicado durante su comando para “evitar interpelaciones” de funcionarios invitados.

“No nos vayamos de los carriles de la comisión. No somos una comisión investigadora, sino de control”, destacó Camaño. En tanto, desde el PJ, el senador Rodolfo Urtubey también pidió que la convocatoria a Casal contenga información previa sobre la inminente aplicación del sistema acusatorio en las provincias de Salta y Jujuy.

Si Casal asiste, el cristinismo desplegará todo un arsenal de cuestionamientos a Casal sobre la causa que corre en Dolores contra el fiscal de la causa de los cuadernos-coimas, Carlos Stornelli, y su relación con el falso abogado Marcelo D’Alessio.

Casal es, en realidad, un interino que continuó en puesto máximo de los fiscales ante la imposibilidad macrista de designar en ese lugar a la actual titular del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Inés Weinberg de Roca, cuyo pliego continúa en el congelador debido a la negativa del PJ de aportar los votos necesarios para los dos tercios que necesita dicho cargo. El justicialismo, en realidad, ya deslizó el año pasado que se mostraba satisfecho con Casal y que esperará la definición de la elección presidencial.

Horas antes de la reunión de la bicameral, y con una exposición del oscilante ministro de Justicia, Germán Garavano, el Senado dará el puntapié inicial del debate sobre el nuevo Código Penal, que quedará cruzado con la campaña electoral por la diversidad de leyes y, sobre todo, por las polémicas que se dispararán durante su tratamiento.

La iniciativa que craneó la comisión encabezada por el camarista federal Mariano Borinsky esperó meses largos para aterrizar en el Congreso. De hecho, frenó el plumeo final por las constantes dudas que salían desde el Ejecutivo en cuanto a su presentación.

Garavano, que disertará en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales de la Cámara alta -que comanda el legislador peronista Pedro Guastavino-, dijo días atrás que “no hay urgencia” para que se apruebe el texto en cuestión, ya que espera un “tratamiento serio y profundo”. Muchos senadores no piensan igual y buscarán empujar su aprobación antes de final de las sesiones ordinarias del 30-11.

En tanto, mañana habrá una nueva audiencia de la Comisión de Acuerdos del Senado para analizar otro combo de designaciones judiciales. La discusión se agitó en el último mes y medio por la reticencia del peronismo en cuanto a aprobar pliegos en el recinto. El oficialismo se demoró en enviarlos y ahora se acumulan legajos para ocupar espacios que están vacíos, de manera insólita, desde épocas en las que gobernó el cristinismo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario