Economía

Deambrosi: "Tenemos una visión a largo plazo, pese al contexto actual"

La crisis financiera golpeó a gran parte de las empresas. Algunas debieron cerrar y otras, como Freddo, reconvertir su negocio. Emiliano Deambrosi, gerente de Nuevos Negocios de la empresa habló con ámbito.com sobre la situación de la compañía y los planes a futuro.

El negocio dentro de gran parte de los sectores de la economía en Argentina se encuentra en una situación de fuerte precariedad. La crisis a nivel productivo y financiero golpeó a grandes empresas y algunas de ellas no lograron recuperarse, debiendo cerrar. Si bien Freddo no es ajena a la situación económica del país, durante 2018 caminó por una delgada línea que obligó a la heladería a reconvertir su negocio. Cerró su fábrica ubicada en la Ciudad y avanzó en un proceso de franquiciado completo de sus locales con el fin de achicar costos y reorientar el rumbo de la empresa.

En diálogo con Ámbito, Emiliano Deambrosi, Gerente de Nuevos Negocios & Real Estate de la empresa, habló sobre la situación en la cual se encuentra la compañía actualmente y los planes a futuro. “El haber franquiciado los locales nos permitió enfocarnos mejor en lo que hacemos, un producto de calidad”, sostuvo.

El cierre de la planta ubicada en Balvanera significó un fuerte cambio para la empresa y sobre todo para los trabajadores. Implicó el despido de la totalidad de sus empleados enfocados en la producción - más de 250 - y derivó en el traslado de la fabricación del producto a la ciudad de Rosario. Allí la empresa comenzó a utilizar las instalaciones de la firma Monthelado.

Esto fue parte del proceso de achicamiento con el fin de reconvertir su producción, que además implicó el franquiciado de sus locales. Dicho proceso también puso en jaque gran parte de los empleos que dependían directamente de la compañía. Sin embargo, el ejecutivo señaló que “los puestos de trabajo se han mantenido en el mismo nivel en cuanto a tiendas se refiere” con la diferencia que “ahora pertenecen a los locales”.

“En Argentina todos nuestros los locales son franquicias. Lo mismo ocurre con los que tenemos en Brasil y Chile” explicó a ámbito.com y señaló que la firma cuenta con locales en Uruguay de los cuales “varios son propios, pero la mayoría de ellos son de temporada”.

Actualmente México es uno de los destinos donde se encuentran trabajando con operadores locales para desembarcar en el corto plazo. América del Norte es un mercado codiciado por la empresa. Al día de hoy cuentan con cuatro locales franquiciados abiertos en EEUU, dos más en construcción y planes de expansión: “Estamos trabajando para que antes de fin de año podamos estar abriendo dos o tres locales propios” y para 2020 remarcó que el objetivo es “abrir no menos de 20 locales nuevos”.

Periodista: Luego del cierre de la fábrica y la tercerización de la producción ¿En qué momento se encuentra Freddo?

Emiliano Deambrosi: Estamos en un momento muy bueno. Retomamos la iniciativa en la innovación con lanzamiento de nuevos sabores y productos. Seguimos actualizando la imagen de los nuevos locales, desarrollando nuevos mercados internacionales y creciendo mucho en el interior del país. Por otro lado, seguimos enfocados en hacer más rentable el negocio para nuestros franquiciados. Mejoramos la distribución y logística, ítems fundamentales en nuestro rubro. Hoy producimos nuestro helado en una planta más moderna, que está certificada para exportar a todos los mercados. Mantenemos el control total de la producción con nuestros técnicos en planta, el control de calidad y la compra de todas las materias primas usadas en los productos.

P.: ¿Cuál era la situación financiera previo al cierre de la fábrica y de los locales y en qué momento se encuentran ahora?

E.D.: En un negocio estacional como es el del helado, a lo largo de la temporada normalmente tenemos subes y bajas, pero la situación financiera era normal dentro del contexto de consumo de 2018. El haber franquiciado los locales, nos permitió enfocarnos en lo que hacemos mejor, un producto de calidad. La operación en manos de franquiciados que están muy cerca del consumidor además de desarrollar un esquema de entrega a domicilio nos permitieron no solo mantener el nivel de ventas sino incluso mejorarlo. Sin duda el foco que trae el franquiciado al servicio y el foco que nos exige a nosotros en la calidad y la innovación redunda en una mejor atención al cliente y una mejor venta.

P.: ¿El contexto económico los empujó hacia el franquiciado?

E.D.: En nuestro caso, es un decisión estratégica para que cada parte en el esquema de la empresa se pueda enfocar en lo que hace mejor, entregando en definitiva al cliente un mejor servicio y producto. Eso también nos libera recursos para enfocarnos en crecer por supuesto en Argentina, pero también consolidando mercados internacionales donde teníamos un crecimiento incipiente y abordar nuevos mercados. Normalmente recibimos dos o tres llamadas al mes de todo el mundo que se interesan en nuestra marca. Creemos que el potencial es ilimitado. Por otro lado, los cambios en los hábitos del consumidor nos llevaron a estar presentes en más puntos de venta con el desarrollo de innovadores productos pre-envasados como tabletas, paletas, pintas, y próximamente el cannoli.

P.: ¿Cómo definirías el momento económico y político que atraviesa el país hoy en día?

E.D.: Para el país, para la región y para el mundo, el momento es desafiante.

P.: En medio de la crisis cambiaria del último año y medio, ¿cambiaron los planes económicos de la empresa?

E.D.: Tenemos una visión a largo plazo, por supuesto que los planes se ajustan de acuerdo al contexto, pero tratamos de no apartarnos de esa visión.

P.: ¿Qué inversión inicial se necesita para abrir una franquicia hoy en día? ¿Les presenta dificultades el contexto económico para impulsar la expansión de las franquicias?

E.D.: Depende del tipo de formato y tamaño del local, la inversión inicial varía. Hoy se puede iniciar operaciones a partir de u$s70.000. Algunos equipos son importados y eso impacta en la inversión. El negocio siempre hay que analizarlo en los plazos adecuados más allá de coyunturas y eso, las personas que deciden invertir en nosotros, lo saben.

Como siempre cada coyuntura ofrece oportunidades para quien cuenta con capital, y no necesita financiarse. Tanto para abrir nuevas ubicaciones, relocar algún local actual o tomar operaciones existentes.

P.: Hay quienes cuestionan este modelo de franquicias porque señalan que el producto manejado por terceros reduce su calidad y repercute en la pérdida de clientes...

E.D.: Como te decía antes, este modelo nos permite enfocarnos en hacer todavía mejor lo que nos llevó a ser la marca preferida de los argentinos en los últimos 50 años. Este producto está en manos de operadores que están muy cerca del negocio y con mucho foco en el cliente.

P.: Además del modelo de franquiciado de locales, en el último tiempo impulsaron el segmento de helado envasado ¿Que porción representa este segmento dentro del negocio de Freddo?

E.D.: En la mayoría de los mercados internacionales, la venta de helado en el canal retail representa, en promedio, un 60 % del mercado. En Argentina, hoy, es un segmento que crece y que representa una gran oportunidad. Para cualquier empresa es importante acompañar al consumidor y estas nuevas líneas de productos nos permiten satisfacer nuevas oportunidades de consumo. El hecho de que la marca sea de esta manera más accesible genera un “top of mind” que también capitalizan nuestras heladerías.

Emiliano Freddo 2.jpg

P.: ¿Cómo vienen los planes de expansión de la empresa a nivel internacional?

E.D.: Hemos retomado el crecimiento en Estados Unidos, mercado que operamos desde el año 2015. Actualmente tenemos cuatro locales funcionando, uno más en construcción y estimamos que abriremos tres más antes de fin de año. Con eso vamos a duplicar la cantidad de locales en un año. Para el 2020 tenemos proyectados abrir no menos de 20 locales nuevos. Además vamos a iniciar actividades en el canal retail en el último trimestre de 2019. También estamos trabajando en la selección de operadores locales para iniciar actividades en México en 2020. Eso es en el corto plazo. A mediano plazo, nuestra meta es llegar a los mercados de Colombia, Perú y Paraguay. Todo esto, mientras seguimos fortaleciendo nuestro actuales mercados internacionales, Brasil, Chile y Uruguay, además de Panamá donde abriremos nuestra primer tienda en este semestre. Cerraremos 2019 con más de 60 tiendas internacionales y probablemente a partir del 2020 el “foot print” de Freddo sea mayor en los mercados internacionales que en Argentina.

P.: ¿Cuáles son los desafíos a corto y mediano plazo?

E.D.: El desafío permanente, para mantener nuestro liderazgo en el mercado nacional y expandirnos internacionalmente, es lograr el desarrollo de nuestro equipo de gente. Para cualquier empresa, el motor de desarrollo más allá de coyunturas, es su gente. Estamos constantemente buscando la forma de generar oportunidades de desarrollo para nuestro equipo que es lo que determina al fin del día un desarrollo sustentable de nuestra marca.

P.: ¿Hacia dónde crees que evolucionará el negocio de acá a 10 años?

E.D.: Eso depende fundamentalmente del consumidor. Hay una demanda constante de nuevos servicios y productos. El consumo en el hogar crece y hay que atender esa necesidad. El servicio de entregas a domicilio desde las heladerías es una de las avenidas de crecimiento. Otra es el generar mayor presencia en el mercado con otros canales de venta. En las heladerías el consumidor demanda variedad e innovación y creemos que los desarrollos que tenemos planificados nos van a permitir satisfacer esa demanda. Sin duda que para nosotros la expansión internacional va a representar una parte significativa del negocio en los próximos años. Esperamos hacer definitivamente la transición de la marca preferida de gelato en la región, a ser la marca con sabores argentinos preferida en el mundo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario