Boca lo dio vuelta y cosechó su primer triunfo

Deportes

Boca Juniors se recuperó futbolísticamente del traspié sufrido en la primera fecha del torneo Clausura al alcanzar hoy un triunfo inobjetable sobre Rosario Central por 2 a 1, en un entretenido partido disputado en el barrio de Arroyito.
   
Martín Palermo y Rodrigo Palacio -la figura del partido- anotaron para el equipo de Alfio Basile a los 25 y 39 minutos del primer tiempo, mientras que Germán Rivarola había puesto en ventaja a los locales a los 5 del mismo período .
  
El árbitro Rafael Furchi expulsó a Ramiro Fassi en el epílogo de la primera parte.
   
Con este resultado, el equipo de Basile se recuperó del sorpresivo traspié sufrido en Jujuy en el arranque de la temporada al caer frente a Gimnasia por idéntico resultado.
  
De todas maneras, Boca volvió a exibir algunos desacoples defensivos, como los que le permitieron a Central ponerse en ventaja a los cinco minutos de la primera parte.
  
Sin embargo, el muy buen trabajo de Rodrigo Palacio y la efectividad de Palermo dentro del área le permitieron dar vuelta un partido que había arrancado con el pie izquierdo.
  
Los primeros 45 minutos resultaron tan intensos como entretenidos debido a las jugadas de riesgo frente a los arcos defendidos por Abbondanzieri y Juan Ojeda.
  
Esta circunstancia obedeció a los múltiples errores defensivos que cometieron unos y otros, lo que facilitó todavía más la tarea de los delanteros.
  
En los primeros 20 minutos, Central lo tuvo a Boca contra las cuerdas y a punto estuvo de dejarlo nocaut, pero al equipo de Angel Zof le faltó siempre uno para el peso para definirlo.
  
Pese a ello, Central se encontró rápidamente con el gol cuando a los 5 minutos Rivarola clavó un zurdazo que dejó parado a Abbondanzieri.
  
El 1 a 0 desató la euforia de los locales que empezaron a mover la pelota de izquierda a derecha provocando más de un dolor de cabeza a la última línea del tricampeón.
  
De todos modos, y por encima del resultado parcial, el partido fue de ida y vuelta porque Boca no resignó la idea de buscar el empate y Central estaba decidido a estirar la ventaja.
  
Lo tuvieron los locales a los 13 con un remate de Marco Ruben que se fue sobre el travesaño, y Boca replicó con pifia de Martin Palermo.
  
A los 15, Rivarola probó desde fuera del área y dos minutos más tarde volvió a remtar desviado tras recibir de Juan Eluchans en la media luna de Boca.
   
A esta altura, Boca era pura confusión en el fondo, mientras que su volante más creativo -Federico Insúa- aparecía con notorias intermitencias.
  
Para colmo de males, Bilos no lograba hacer pie en la mitad, mientras que Palermo y Palacio se la veían en figurillas para entrar en contacto con la pelota.
  
El equipo de Basile empezó lentamente a recuperar la memoria respecto del equipo que supo brillar en el torneo anterior y empezó a desnudar algunas "filtraciones" en la zaga canalla.
  
A los 19, Insúa estuvo a punto de anotar el empate tras recibir un pase magistral de Daniel Bilos.
  
Central siguió presionando y obligó al "Cata" Díaz a evitar la segunda caída de su arco, mientras que Fassi se lo perdió en clara posición de gol.
  
A los 26 minutos apareció Krupoviesa en ataque y metió un centro milimétrico al área que Martín Palermo, de cabeza, mandó a la red con la complicidad de todo el fondo de Central.
  
El empate cambió el partido porque Boca se dio cuenta de la fragilidad defensiva del rival y Central supo que era vulnerable.
  
A partir de los 30 minutos, Palacio desplegó todo su talento y entre amagues y enganches provocó un enorme caos en la última línea de los locales.
  
Primero lo sufrió Moreira y luego lo padeció Ramiro Fassi, quien debió a recurrir a la falta para evitar que el ex Banfield se fuese al gol.
  
Esta imprudencia defensiva le costó caro a los locales porque el árbitro Rafael Furchi no tuvo reparo en sacarle la segunda amarilla del partido y expulsarlo.
  
Tras cartón, y raíz de esa jugada, el propio Palacio se encargó de marcar el segundo gol de Boca al capitalizar una serie de rebotes en el área de Central tras el tiro libre de Insúa.
  
En el complemento, el dueño de casa intentó reaccionar pero careció de claridad, tal cual le ocurrió en los primeros 45 minutos.
  
Boca, en cambio, sacó el pie del acelerador y se dedicó a jugar con los nervios y la urgencia del rival para salir de contrataque y definir el pleito.
  
Pudo haberlo hecho Palermo a los 28 o el propio Palacio a los 39, pero la falta puntería y el trabajo de Ojeda les jugó en contra.
  
De todos modos, ganó y ganó bien, lo que tranquiliza y le permite ganar en confianza para encarar el torneo y repetir lo hecho en la segunda parte del año pasado.
  
 

Dejá tu comentario