27 de marzo 2011 - 20:46

Brasil volvió a la senda del triunfo ante Escocia

Neymar festeja un gol junto a un compañero.
Neymar festeja un gol junto a un compañero.
La selección brasileña, con un 'doblete' de Neymar, rompió su mala racha y su sequía anotadora, tras perder sus dos partidos anteriores, con un triunfo por 2-0 sobre Escocia en un amistoso, este domingo en Londres, dentro de la preparación para la Copa América.

Neymar, héroe en el Sudamericano Sub-20 que ganó su país en febrero y donde él fue el máximo anotador (9 tantos), volvió al equipo con la etiqueta de salvador y cumplió, marcando primero con un disparo cruzado en el área en el 42 y luego transformando un penal, que le habían cometido a él mismo, en el 77.

"Siempre he tenido como objetivo ayudar al equipo. Mi sueño es marcar muchos más goles con Brasil", destacó tras el partido el atacante del Santos.

La 'Seleçao' tuvo que volver a Inglaterra, país donde había conseguido su última victoria, el 11 de octubre sobre Ucrania (2-0) en Derby, para terminar con las dudas generadas tras las derrotas 1-0 ante Argentina y Francia en los últimos amistosos, en los que el equipo ni siquiera había conseguido marcar.

La 'era Menezes', después de esos dos últimos tropiezos, vuelve a la senda de sus primeros partidos, cuando se impuso sucesivamente, sin recibir un gol, a Estados Unidos (2-0), Irán (3-0) y Ucrania (2-0).

Escocia tendrá por su parte que seguir esperando para ganar a la 'verdemarela': en diez partidos ha perdido ocho y sólo ha empatado dos, el último en 1974.

"Hemos creado más ocasiones y hemos dominado. Ha sido una victoria conseguida gracias a nuestro talento y nuestra seguridad. Estoy contento con cómo han ido las cosas", destacó el DT brasileño, Mano Menezes.

La 'Seleçao', donde Lucio y Elano jugaron por primera vez desde el Mundial-2010, tuvo su primera gran oportunidad en el minuto 19, cuando Jadson disparó en el área, el arquero Allan McGregor repelió y Leandro Damiao, en el rechace, falló en la ejecución con la portería para sí.

Un minuto más tarde, Leandro Damiao, que debutó de manera brillante con el equipo, estuvo cerca de abrir el marcador, con un remate de cabeza en un saque de esquina que se estrelló en el larguero (20).

La única ocasión de peligro real para los escoceses en la primera parte llegó en el 39, en una jugada similar, con una falta del volante del Blackpool inglés desde el centro del campo que colgó al área y allí Steven Whittaker remató de cabeza, cruzando demasiado.

El asedio brasileño continuó y el equipo pudo romper su sequía anotadora antes del descanso, cuando Ramires cedió a André Santos, sustituto en este partido del lesionado Marcelo, que centró al área, donde Neymar recibió y con un tiro cruzado puso el primero en el marcador (42).

En la segunda mitad, Brasil comenzó igual que había terminado la primera: al ataque y con Neymar buscando el gol, algo que estuvo cerca de lograr en el 46, cuando un disparo suyo desde la frontal del área se fue rozando el larguero. Un minuto más tarde (47), un tiro de Leandro Damiao también se fue alto.

En el 52, Ramires desperdició un tanto que parecía cantado, cuando recibió solo en el área un balón de Dani Alves al que pegó mal, enviando el balón muy alto cuando lo tenía todo a su favor.

Escocia, muy limitada, intentaba sin éxito acercarse a la contra, mientras que Brasil seguía intentando 'matar' el partido con el segundo, que consiguió en el 77 con un penal que transformó Neymar, que había sido derribado en el área por Charlie Adam, asegurando así la victoria brasileña.

"¿Qué podemos decir? Hemos perdido ante Brasil, que es un equipo muy bueno, que fue claramente superior y que tiene mucha calidad", resumió, resignado, el entrenador escocés, Craig Levein.

La nota emotiva del partido la puso la presencia sobre el césped, con traje, del ex delantero brasileño Ronaldo, que recibió los aplausos de la hinchada, mientras que la polémica del día fue la banana arrojada al campo, considerada por los brasileños como un acto racista.

Dejá tu comentario

Te puede interesar