Con un determinante Prigioni, Houston superó a Dallas

Deportes

Esta vez si funcionó la combinación del pivot Dwight Howard y el escolta James Harden al aportar 52 puntos que ayudaron a Houston Rockets a ganar 111-99 a Dallas Mavericks en el segundo partido de la eliminatoria de la primera ronda de los playoffs de la Conferencia Oeste.

El base cordobés Pablo Prigioni, que jugó 24 minutos como suplente, logró un triple importante en el cuarto período, y concluyó el partido con 7 puntos.

Prigioni anotó 3 de 6 tiros de campo, incluido un triple en dos intentos, no fue a la línea de personal, capturó tres rebotes, repartió tres asistencias y perdió un balón.

Howard logró 28 puntos, 12 rebotes, dos asistencias y dos tapones que lo dejaron como el líder ganador de los Rockets que se pusieron con la ventaja de 2-0 al mejor de siete.

El pivot estrella de los Rockets impuso su poder dentro de la pintura y le ganó el duelo individual a Tyson Chandler, el número cinco de los Mavericks, que no fue factor ganador.

Mientras que Harden aportó 24 puntos y fue el segundo máximo goleador de los Rockets, que tuvieron a cuatro jugadores con números de dos dígitos.

El ala pivot Josh Smith y el escolta Corey Brewer, ambos desde el banco, llegaron a los 15 tantos cada uno y anotaron siempre los puntos decisivos en el cuarto período.

Smith también fue decisivo en las acciones dentro de la pintura al capturar ocho rebotes, y se encargó también de dirigir el ataque al repartir nueve asistencias, líder también del equipo en esa faceta del juego.

Howard y su amigo de la infancia Smith lucieron dominantes al comienzo del cuarto capítulo que fue cuando los Rockets lograron despegarse en el marcador y asegurar la victoria.

Los Dallas Mavericks anotaron los primeros cuatro puntos del último cuarto y ponerse con una ventaja parcial de tres puntos, pero los Houston, a pesar de tener a Harden sentado en el banco, surgieron con racha de 11 tantos, incluidas tres jugadas de balones por alto que dieron Smith y Howard y las transformaron en conversiones espectaculares.

El equipo de Houston se ponía por delante con ventaja parcial de 92-84 y ocho minutos por jugarse, sin que ya la perdiesen el resto del camino.

El escolta Monta Ellis recuperó su condición de líder encestador de los Mavericks al aportar 24 puntos, incluidos dos triples en ocho intentos, y estuvo perfecto 6-6 desde la línea de personal, capturó cinco rebotes y dio tres asistencias.

Mientras que el ala pivot alemán Dirk Nowitzki y Chandler se combinaron con 21 puntos, pero nunca pudieron ser factor ganador de los Mavericks.

Aunque Nowitzki logró 10 puntos y 13 rebotes, incluidos 12 que fueron defensivos, que al final no pudieron evitar la derrota de los Mavericks.

Chandler, que perdió en duelo individual con Howard, logró 11 tantos, capturó ocho rebotes y puso dos tapones.

Pero la gran frustración de la franquicia de Dallas fue el base Rajon Rondo, envuelto en problemas con las personales, además de recibir una falta técnica, y al final sólo pudo jugar 10 minutos, en los que anotó cuatro puntos (2-4, 0-0, 0-0), se hizo con dos rebotes y dio una asistencia.

Luego en los vestuarios, el polémico base de los Mavericks dejó plantados a todos los periodistas que lo estaban esperando para que hiciese las declaraciones obligatorias que la NBA tiene establecido a los jugadores cuando concluyen los partidos.

En su lugar salió el base puertorriqueño José Juan Barea, que jugó 34 minutos y aportó 13 puntos, capturó seis rebotes, dio dos asistencias y perdió cuatro balones. Barea anotó 5 de 14, incluido un triple de cuatro intentos, y 2-2 desde la línea de personal.

El interno dominicano Charlie Villanueva jugó también nueve minutos como suplente de los Mavericks y logró cinco puntos (2-4, 1-2, 0-2), y capturó dos rebotes.

El tercer partido de la serie se jugará el viernes en el American Airlines Center, de Dallas.

Dejá tu comentario