La eliminación de Boca por el VAR evidencia otra vez que la AFA no pesa en la Conmebol

Deportes

Varios dirigentes de clubes argentinos que juegan la Copa ven favoritismo hacia los equipos brasileños. Saben que Tapia no tiene relación con Conmebol, y apuestan por un contacto directo con la entidad sudamericana.

La escandalosa eliminación de Boca en la Copa Libertadores, tras la polémica anulación de dos goles en la serie ante Atlético Mineiro a instancias del VAR, y que terminó además con incidentes, dejó expuesta nuevamente a la AFA, que no parece tener peso alguno en la Conmebol para respaldar a los clubes argentinos.

Ya la semana pasada los arbitrajes favorecieron a los equipos brasileños. El gol mal anulado a Boca por una falta solo verificable en la cámara lenta del VAR, el gol anulado a Cerro Porteño fue aún más escandaloso, y a Colo Colo lo perjudicaron con un penal inexistente en contra. En todos los casos el factor común fue que enfrente tuvieron a un equipo de Brasil.

Anoche, un offside milimétrico y de dudosa incidencia en el juego que marcó el VAR llevó al árbitro uruguayo Esteban Ostojich a anular el gol que ponía a Boca en ese momento en la siguiente ronda de la Copa Libertadores. La noche terminó en incidentes y el plantel "xeneize" en la comisaría.

Es un capítulo más, porque cuando el árbitro Andrés Rojas Noguera anuló el gol de Diego “Pulpo” González en el partido de ida, se encendieron las alarmas entre los dirigentes de los clubes argentinos que juegan la Copa Libertadores. En varios cruces de llamados o menajes de Whatsapp hubo coincidencia en apuntar las miradas a la calle Viamonte.

Esta inquietud recrudeció en las últimas horas, cuando varios dirigentes de clubes que juegan Copa Libertadores y Sudamericana se mostraron preocupados por los arbitrajes que favorecieron a Atlético Mineiro ante Boca. Pero también los que beneficiaron a Fluminense ante Cerro Porteño al que le anularon un gol valiéndose del VAR con una selección parcial de la imagen, y a Palmeiras ante Colo Colo al que le cobraron en contra un penal inexistente.

Al respecto, el periodista Cherquis Bialo comentó a Radio 10: "La AFA debió haberse sumado a la situación que estaba atravesando Boca en el primer partido". Y sostuvo que "la AFA debería estar ahora con los jugadores de Boca y como no sucede Conmebol hace lo que quiere".

"El presidente de AFA ("Chiqui" Tapia) votó a favor de ir a jugar Boca - River en Madrid, eso demuestra que se puede hacer cualquier cosa con el fútbol argentino", recordó.

Se sabe que el presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, no tiene relación con la Conmebol, y es más, está alejado de la AFA y de la Liga. Es por eso que justamente la entidad rectora del fútbol argentino es la que debe velar para que los equipos argentinos no sean perjudicados. Pero no lo hizo, y ahora el que pagó el precio fue nada más y nada menos que Boca.

Entonces, los dirigentes del fútbol doméstico le vuelven a apuntar a Claudio “Chiqui” Tapia, quien hace rato perdió peso en la Conmebol, y no tiene margen para defender la posición de los clubes argentinos. Ante la inacción de Tapia, varios dirigentes importantes tomaron contacto directo con la Conmebol para transmitir su preocupación y procurar ser escuchados en la entidad sudamericana.

Las peleas entre “Chiqui” y el titular de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, ponen en una situación de desventaja a los clubes argentinos que juegan al Copa Libertadores.

El encono entre ambos dirigentes comenzó en 2019 cuando AFA sintió que se perjudicó a la Selección con los arbitrajes en la Copa América. Vale recordar que en esa Copa, Brasil fue favorecido en la semifinal ante Argentina lo que provocó que Lionel Messi llame “corrupta” a la Conmebol. En ese momento, Tapia le envió una carta a Domínguez cuestionando duramente a la Confederación lo que provocó un quiebre en la relación entre ambos.

Tal fue el grado de encono que el propio Domínguez convenció a sus pares de expulsar a Tapia de su cargo en la FIFA. Ante esta situación la Argentina empezó a perder peso en Conmebol y muchos dirigentes creen que, por eso, los arbitrajes favorecen a los clubes brasileños.

De hecho, los dirigentes argentinos van un paso más allá y ven una relación muy fluida de la Conmebol con la Federación Brasileña y casi nula con Tapia. Un reconocido dirigente que prefiere el anonimato le dijo a Ámbito que una muestra de eso fue la última Copa América. “A la AFA la durmieron con la designación del árbitro de la final”, dijo y recordó que se eligió al que pretendía Brasil. Tal es así que se decidió cuando la Selección estaba volando rumbo a Río de Janeiro para que ni si quiera tenga margen de maniobra.

Por otro lado, entre los dirigentes también ponen un evidencia un dato que no es menor: Tapia presionó para que el macrista Héctor Baldassi fuera expulsado de la comisión de Árbitros de Conmebol. Domínguez accedió, pero a Tapia le salió mal la jugada porque la Conmebol no le permitió a la Argentina nombrar reemplazante. Entonces, hoy el presidente de esa comisión es el brasileño Wilson Seneme. En conclusión, el intento de Tapia por congraciarse con el Gobierno argentino, aun cuando ningún funcionario le había pedido semejante acción, les costó la desventaja que hoy padecen a los equipos argentinos.

Dejá tu comentario