El poder del dinero contra el covid, las vacunas y conflictos sociales

Deportes

Los entes deportivos quieren organizar los JJ.OO. y la Copa América, pero chocan contra la pandemia, encuestas adversas, futbolistas argentinos que rechazan la vacuna china y los disturbios en Colombia.

Cuando el deporte al más alto nivel se convierte en espectáculo de masas, mueve ingentes cantidades de dinero en todo el planeta. La industria del deporte mueve entre 700 y 800 mil millones de dólares al año, una cifra que la convierte en uno de los sectores con mayores ganancias a escala mundial. Es, sin dudas, por esto que las organizaciones deportivas del planeta como el Comité Olímpico Internacional o la Conmebol, por nombrar algunas, están haciendo lo imposible para que este año se disputen los Juegos Olímpicos de Tokio y la Copa América, eventos que fueron postergados el año pasado como consecuencia de la pandemia.

Sin embargo, muy atrás quedó el espíritu olímpico del barón Pierre de Coubertin o del amateurismo del fútbol. Nada de eso prima. El deporte pasa a segundo plano, al igual que la salud de los atletas, que no es considerada ante una pandemia que la humanidad no padece desde hace 100 años. Pero claro, los números mandan y un claro ejemplo fueron los últimos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, que generaron ingresos por la vía comercial de casi 7.756 millones de dólares.

A mediados de ese mismo año, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, afirmaba que la Copa América es la única competición que genera ganancias a la entidad que agrupa a diez países. “Lamentablemente la única copa que genera ganancias para la Conmebol es la Copa América. Todas las otras copas, que son muy importantes, todas las competencias y torneos, todo, da pérdida”, declaró en su momento el directivo paraguayo. Sin embargo, Domínguez vio el negocio en la Copa América de Brasil 2019 señaló eufórico: “Tenemos la oportunidad de recuperar el liderazgo mundial en el fútbol y no lo podemos desaprovechar. Desde el 2015 los ingresos han cambiado sustancialmente, desde los 70 millones de dólares que ingresábamos ahora generaremos 500 millones”.

Los números mandan y, por eso, casi al unísono, la Conmebol y el COI, coincidieron en cerrar acuerdos con farmacéuticas para vacunar a todos los atletas, futbolistas, directivos y allegados que tomarán parte de los Juegos y de la Copa América.

DEP-CONMEBOL.JPG

Juegos vacunados

Ayer se conoció la noticia que los laboratorios Pfizer y BioNTech alcanzaron un acuerdo con el Comité Olímpico Internacional para suministrar vacunas anticovid a los atletas y miembros de las delegaciones participantes en los Juegos Olímpicos de Tokio. Las empresas informaron que “coordinarán con los comités olímpicos nacionales en todo el mundo” y las primeras entregas de vacunas comenzarán a fines de mayo. El alemán Thomas Bach, titular del COI, no hizo obligatoria la vacunación, pero la recomienda a todos los participantes de los Juegos.

La vacuna contra el covid-19 desarrollada y producida por Pfizer/BioNTech se convirtió en el pilar central de la estrategia de la UE para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus. En una nota, los dos laboratorios señalaron que el objetivo del memorando de entendimiento firmado por el COI es que “las delegaciones participantes reciban su segunda dosis antes de su llegada” a la capital japonesa. Estas dosis se sumarán a las entregas ya previstas como parte de los pedidos realizados por los gobiernos nacionales o la iniciativa internacional Covax.

En la nota, Bach apuntó que la distribución de las vacunas “es otro instrumento en la caja de herramientas de medidas que ayudarán a hacer de estos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 un evento seguro para todos los participantes”. Los Juegos Olímpicos de Tokio, postergados un año a raíz de la pandemia, deberían recibir unos 11.000 atletas, aunque un número considerable de ese total ya recibió al menos una dosis de una de las vacunas contra el covid-19.

De igual forma, la nota de los dos laboratorios hace mención de las “delegaciones”, sugiriendo un grupo importante de personas además de los atletas (entrenadores, funcionarios de logística, auxiliares). El COI ha prometido que los Juegos de Tokio serían un evento “seguro”, aún sin una vacunación generalizada. Sin embargo, el acuerdo anunciado representa un evento fundamental para los Juegos, ya que la región de Tokio y otros departamentos japoneses se encuentran en estado de emergencia ante el aumento del número de casos de covid-19.

Precisamente, Tokio pidió al gobierno que extienda hasta el 31 de mayo su estado de emergencia destinado a frenar las infecciones por coronavirus, una medida que podría generar más dudas sobre su capacidad para albergar los Juegos Olímpicos. Japón esperaba que una emergencia “breve y poderosa” contenga una cuarta ola de infecciones cuando quedan poco menos de tres meses antes de que Tokio sea la sede de los Juegos Olímpicos, cuya inauguración está prevista el 23 de julio.

Si bien la medida, ahora vigente desde el 25 de abril hasta el martes, no frenó los contagios continuarla hasta el 31 de mayo deja un margen de menos de dos meses antes del comienzo. “Basado en los análisis desde varios ángulos, mi pensamiento es que necesitamos una extensión del estado de emergencia”, declaró la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike. El primer ministro, Yoshihide Suga, dijo más tarde que el gobierno discutiría la extensión hoy.

El estado de emergencia, el tercero de Japón desde que comenzó la pandemia, cubre a las ciudades de Tokio, Osaka, Kioto y Hyogo, y abarca casi una cuarta parte de la población de Japón. Los medios locales informaron que se agregarían dos prefecturas más al estado de emergencia. Las prefecturas vecinas de Tokio de Kanagawa, Chiba y Saitama, que se encuentran bajo un estado de “cuasi-emergencia” de restricciones específicas, también quieren una extensión hasta finales de mayo. Medios locales reportaron que algunos otros se unirían a la lista.

A medida que se propagan las cepas mutantes, más personas jóvenes son víctimas del virus, lo que agrava el miedo a que la cuarta ola actual supere la tercera ola, que se registró en enero, indicó Koike. Instó a la gente a reducir el movimiento como una forma de limitar la propagación. Japón no ha sufrido tanto por el virus como otras naciones, pero su campaña de vacunación es lenta, y muchas personas mayores todavía esperan las vacunas. Es por eso que las encuestas entre la población local japonesa siguen mostrando descontento. En la última compulsa, a cargo de Kyodo News, el 72% está en contra de los Juegos (39,2% querría su cancelación y el 32,8% su aplazamiento).

De todos modos, Japón y el Comité Olímpico Internacional COI) han insistido en que los Juegos Olímpicos continuarán. Tokio sumó 591 nuevos casos de coronavirus y Osaka registró 747 ayer. Aproximadamente 10.500 personas han muerto en todo el país desde que comenzó la pandemia.

Copa América vacunada

A fines de abril, Alejandro Domínguez anunciaba con bombos y platillos que la Conmebol había dado un paso fundamental para poder garantizar la disputa de la Copa América 2021 y de los torneos continentales de clubes, en pleno avance de la segunda ola del coronavirus, al garantizarse 50 mil dosis de la vacuna Sinovac, que fueron destinadas principalmente a la inmunización de futbolistas, cuerpos técnicos y demás integrantes de los planteles que participen de las competiciones masculinas y femeninas organizadas por la entidad.

Sin ir más lejos, Uruguay y Paraguay fueron los primeros países que empezaron ayer con la campaña de vacunación contra el coronavirus que inició la Conmebol. Sin embargo, esta vacuna donada por la empresa china Sinovac Biotech no está aprobada en la Argentina y ayer fue rechazada por dos planteles. A las delegaciones de River y Lanús la Conmebol les ofreció aprovechar la oportunidad para vacunarse tras haber estado en Asunción por sus compromisos coperos. Sin embargo, ambos declinaron el ofrecimiento y esperarán ser vacunados en la Argentina cuando les toque su turno.

El conjunto “millonario” agradeció el ofrecimiento, pero las dudas que rodean a la efectividad de la vacuna Sinovac, sobre todo con una sola dosis sumadas a la incertidumbre respecto de cuándo recibirían la segunda, derivaron en que decidan no darse la vacuna. Sobre este último punto, al plantel de Núñez le dijeron que la segunda dosis sería recién dentro de un mes, justo cuando el plantel estará licenciado y de vacaciones.

Por su parte, Lanús argumentó otro motivo para decidir no darse la vacuna y es el de los posibles efectos adversos, como pueden ser dolores de cabeza, musculares y hasta fiebre. Así, con el partido tan cerca, prefirieron evitar perder a algún futbolista ante estas cuestiones. Pero claro, a la Conmebol los posibles efectos adversos no le importan, lo trascendente es defender como sea el negocio.

En este contexto, Domínguez no sólo debe sortear el problema de la pandemia sino también de los estallidos sociales que se están produciendo en Colombia, organizador de la Copa América junto con Argentina. El dirigente paraguayo tiene como aliado al presidente colombiano, Iván Dique, quien aseguró que Colombia se mantiene como sede, a pesar de las masivas manifestaciones que sacuden al país, a 37 días para el inicio del torneo. “La Copa se va a hacer (...) en los dos países. Yo creo que sería un mensaje importante en estos momentos”, expresó Duque. Al menos 24 personas murieron, la mayoría por disparos, y 800 fueron heridas en medio de protestas contra el gobierno del conservador Duque que llevan una semana sin dar señales de apaciguarse.

El fútbol no escapa al estallido social: cinco partidos por torneos continentales programados esta semana en Colombia tuvieron que ser trasladados a otros países por “falta de garantía por parte de las autoridades”, según explicó la mismísima Conmebol. Barranquilla, Medellín, Bogotá y Cali, sedes donde se disputará la Copa América, han sido escenario de fuertes disturbios que obligaron al gobierno a desplegar militares en las calles de estas últimas dos ciudades.

La Copa América 2021 está programada entre el 13 de junio y el 10 de julio, por primera vez en dos países. Hace menos de un mes el presidente Alberto Fernández había expresado dudas sobre la conveniencia de realizar el torneo en pleno recrudecimiento de la pandemia. En la vereda contraria, Duque aseguró que “sería absurdo que no se hiciera una Copa América si se está haciendo una Eurocopa, sobre todo cuando las cifras epidemiológicas en varios países son similares o inclusive en algunos lugares peores”.

La Conmebol también insiste en llevarla a cabo, pero habrá que ver si la pandemia y la crisis social colombiana no le hacen torcer el brazo al poder del dinero.

Dejá tu comentario