Messi, íntimo: "Mi hijo cambió todo"

Deportes

El delantero de Barcelona y capitán de la Selección Lionel Messi admitió haber tenido muchos problemas en 2014, lo que intentó olvidar esta temporada para recuperar su "mejor versión", en una entrevista publicada por la revista del club catalán.

"El año pasado hice una temporada irregular. Estuve mucho tiempo fuera por culpa de las lesiones y me perdí muchos partidos", inició la entrevista Messi, de 27 años.

"Cuando volví a los terrenos de juego nunca acabé de encontrarme bien. Fue un año que he intentado olvidar rápido para recuperar mi mejor versión gracias a la alegría, el trabajo y el esfuerzo, como he hecho siempre, y por suerte ahora me encuentro muy bien", añadió el cuatro veces ganador del Balón de Oro.

La temporada 2013-2014 fue la primera en muchos años en la que Barcelona no ganó ningún título. "Veníamos de unos tiempos en los que se ganaba todo, cada año conseguíamos algún título, y tal vez tanto la gente como nosotros mismos no valorábamos lo que estábamos consiguiendo", admitió "la Pulga".

"Ha pasado un año malo en que no ganamos nada, y ahora, cuando llegan estos éxitos, les damos la importancia que merecen y los disfrutamos más porque sabemos que son muy complicados de conseguir", añadió en referencia a que el equipo azulgrana está líder de la Liga, clasificado para la final de la Copa del Rey y que va a disputar los cuartos de final de la Liga de Campeones ante París Saint Germain.

Los 398 goles con el Barça

"Tenemos la ilusión de llegar lo más lejos posible, así que lucharemos por todo", declaró Messi, que el sábado ante Sevilla marcó su gol 398 con la camiseta azulgrana y el 45 en 44 partidos esta temporada.

"Es bonito marcar goles, pero a esta altura cada gol es un gol más", añadió.

En la entrevista a la revista oficial de su club, Messi también se refirió a sus recientes errores al lanzar penales: "Sí, me da muchísima rabia. Me pasa que me ha tocado patear muchos penaless, porque tanto aquí, en el Barça, como en la selección argentina soy el encargado de lanzarlos, y los arqueros cada vez te estudian y te conocen más".

"Es verdad que dicen que un penal bien pateado es muy difícil de atajar, pero ahora es más complicado para mí a la hora de lanzar un penal. Son cosas del fútbol, pero sí que me quedo muy mal cuando lo fallo, como cuando pasó contra Manchester City (partido de ida de octavos de la Champions), que el gol nos daba una ventaja muy importante", concluyó.

En un hecho poco habitual en Messi, el rosarino también habló en la entrevista de aspectos más personales, como su paternidad.

"Lo ha cambiado todo, sobre todo el pensamiento. Primero es él y luego, lo demás. Me ha cambiado también la manera de ver un partido. Antes, si perdía o hacía algo mal, no hablaba con nadie durante tres o cuatro días, hasta que se me pasaba la locura. Ahora, llego a casa después de un partido, veo a mi hijo y se me pasa todo", declaró en referencia a su hijo Thiago.

"Ser padre me ha ayudado a crecer y a pensar que en la vida hay otras cosas además del fútbol", concluyó.

Dejá tu comentario