Presentaron la pelota que definirá el Mundial

Deportes

El presidente del Comité Organizador delMundial, Franz Beckenbauer, puso hoy a rodar el "Espíritu de Equipo de Berlín", el balón dorado de Adidas para la final del torneo, que el "kaiser" desearía ver disputar a la selección de su país.

Custodiado por el jefe de Adidas, Herbert Hainer, y ayudado portres extras pintados de purpurina de pies a cabeza, Beckenbauer descubrió ante la Puerta de Brandeburgo un balón sobre dimensionado, a modo de escultura, y tomó luego uno de proporciones regulares.

El balón dorado ha sido especialmente diseñado para el partido que cerrará el Mundial, el 9 de julio, en Berlín.

Es de la misma generación que los restantes 2.880 que Adidas suministrará para entrenamientos y partidos, sólo que mientras que en éstos dominan los tonos negros y blancos, con algún motivo dorado, en el de la final se invierte la proporción.

"En mis tiempos los balones eran de piel. Ahora se siguen llamando así, pero en realidad son de cualquier otro material, carbono, lo que sea. En todo se avanza y aquí se trata también de lograr la máxima flexibilidad", explicó Beckenbauer.

El "kaiser" estuvo cauto a la hora de dar su juicio sobre si creía que la selección de Jürgen Klinsmann disputará la final soñada con el balón de oro en el estadio berlinés.

"Creo en Klinsmann y en nuestra selección, claro. Estoy seguro deque presentará un buen equipo y que puede funcionar", dijo, ante la multitudinaria presentación.

Luego, ante las cámaras apostadas ante la Puerta de Brandeburgo, admitía, diplomáticamente, que "hay muchas selecciones que hay que considerar: Brasil, Argentina, los mexicanos, resto de europeos, etc".

El "Espíritu de Berlín" no estuvo solo en la presentación: a modo de pasillo se colocaron otros 63 de los balones regulares, uno por partido, con los nombres de cada selección, hora, fecha y estadio, para la primera ronda, seguidos de los de octavos, cuartos y semifinales hasta llegar a la final de Berlín.

Adidas suministró una primera partida de veinte balones a principios de año a cada una de las 32 selecciones, para los entrenamientos.

A ésta seguirá una nueva entrega de una veintena de balones, cuando lleguen a Alemania, más una edición especial del balón dorado de Berlín.

Al margen de los balones para los internacionales, la marca deportiva espera vender un total de diez millones de ejemplares entre aficionados y turistas.

La presentación del balón dorado para la final del estadio olímpico berlinés desató el habitual despliegue mediático de cámaras de todo el mundo, reforzadas por los turistas que en esa hora del día pasaban por la Puerta de Brandeburgo.

Junto a los objetivos de los profesionales, el momento fue captado así por centenares de cámaras "espontáneas".

Dejá tu comentario