9 de diciembre 2022 - 00:00

Dólar futuro: señalan que bajan las expectativas de depreciación (mayor presión sobre paralelos)

Las tasas implícitas cayeron 25% promedio desde principios de noviembre. Para los analistas, las señales del BCRA para evitar un salto del tipo de cambio hicieron que futuros deje de ser una herramienta de cobertura.

Dólares.jpg

Los mercados de dólar futuro operaron con bajas en todos los plazos, reflejando un cambio de tendencia de los inversores dado que las expectativas de devaluación se fueron atenuando en el último trimestre del año. En dicho período, las tasas implícitas marcaron una fuerte tendencia a la baja y se alejaron de sus máximos del año a fines de agosto, y también, tanto los contratos operados como la posición vendida del Banco Central se redujeron considerablemente en comparación a los máximos alcanzados a fines de julio. Para los analistas, las señales del Gobierno acerca de evitar un salto del tipo de cambio hicieron que el dólar A3500 deje de ser el dólar de referencia de la economía, e hizo que los inversores pierdan interés en el mercado de futuros como herramienta de cobertura.

Con respecto a comienzos de noviembre, las tasas implícitas cayeron un 21,5% TEA en promedio, pasando del 159% al 131% en diciembre, del 160% al 172% en enero, del 156% al 124% en febrero y del 151% al 118% en marzo. Asimismo, desde el último día del Programa Incremento Exportador a fines de septiembre, las tasas implícitas cayeron 40% en promedio, marcando una fuerte tendencia a la baja en el último trimestre del año.

Andrés Reschini, analista financiero en F2 Soluciones Financieras, destacó que “desde el pico que vimos sobre el final de la primera edición del Programa Incremento Exportador, el Banco Central ha dado señales contundentes acerca de su convicción de evitar un salto discreto en el tipo de cambio y, a su vez, al restringir más el acceso al MULC, el tipo de cambio oficial cada vez se vincula con una porción menor de la economía y por ende, los futuros dejan de ser una herramienta útil para los agentes económicos. Por ejemplo, a los importadores que ya no pueden acceder al MULC, o tienen demasiadas dificultades para hacerlo, ya no les resulta útil cubrirse de las variaciones de un tipo de cambio al que no tienen acceso y eso achica la demanda”.

Ezequiel Ferrando, head Portfolio Manager en Mariva Asset Management SA, señaló que para explicar la baja de las tasas implícitas de interés abierto serviría remontarse al último período de Guzmán y la transición con Batakis y Massa, dado las distintas accionares del BCRA y cómo se posicionaban los inversores en ese mercado. “En la época de Guzmán, había intervención en toda la curva, y la estrategia del sintético del dólar mediante Rofex y título CER funcionaba bien porque las implícitas estaban por debajo del rendimiento de los bonos CER.

Con la salida de Guzmán, empiezan las turbulencias macroeconómicas y financieras, y vemos que se pone en duda el tipo de cambio, con lo cual la búsqueda de cobertura se hizo presente y la intervención oficial en futuros también para paliar las necesidades de los inversores. A partir de este momento, las tasas implícitas de Rofex operaron en niveles muy por encima, como también las tasas nominales de la economía. Ahí vimos que el Central dejaba correr las tasas implícitas y la cobertura se volvió más cara”.

Actualmente, consideró Ferrando, “la visión de los inversores acerca de las dificultades sobre la curva de los bonos soberanos, hizo que haya menos apetito por los mismos y se vieron distintos desarmes de estrategias pasando a otros instrumentos y sacándole volumen al mercado de Rofex y una menor necesidad de intervenir por parte del BCRA. Sumado a esto, hubo un cambio de percepción del mercado sobre lo que puede pasar con el tipo de cambio oficial, con menores expectativas de un salto de discreto. Los dólares diferenciales y las medidas sobre los importadores de financiarse con sus propios dólares, sacaron al A3500 como el dólar de referencia de la economía, entonces quedo difuso cuál es el dólar de referencia actual”.

De esta forma, el interés abierto, que refleja el total de contratos en el mercado, cayó a u$s3.200 millones, lejos del máximo de u$s9.678 millones alcanzado a fines de julio. Y la misma tendencia siguió la posición vendida del Banco Central, dado que, según los últimos datos de la autoridad monetaria, a fines de octubre la cantidad de contratos vendidos de la entidad quedó reducida a u$s1340 millones, y lejos de los u$s8.000 millones que alcanzó a fines de julio. Sobre este punto, Ferrando destacó “el cambio de estrategia lo vimos en la industria de fondos, dado que en los últimos 90 días los FCI Dólar Linked tuvieron rescates por $60.000 millones, lo que responde a que se espera que siga el crawling peg. En cuanto a los tipos de cambio paralelos, entendemos que quitando como referencia al A3500, hace que el MEP tome mayor relevancia, liquidez y por lo tanto, mayores presiones”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar