Advierten irregularidades en la conservación de alimentos

Economía

«Producto descongelado, no volver a congelar.» La frase se leyó ayer en la góndola de carne en uno de los principales supermercados de la Capital Federal. Las heladeras que durante el fin de semana habían estado cerradas por falta de mercadería volvieron a ofrecer algunos cortes de carne ayer, pero con la advertencia de que habían perdido la cadena de frío.

Según las asociaciones de consumidores, la carne no sería el único producto que pudo haber sufrido irregularidades en la conservación ya que fueron numerosos los llamados de personas que encontraron mercadería en mal estado o con la fecha de vencimiento borrada. En algunas ciudades, a raíz de estas anomalías, se intensificaron los controles bromatológicos.

Según explicó a este diario Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor, ayer volvió a encontrarse carne en hipermercados de la Ciudad de Buenos Aires que habían estado desabastecidos el fin de semana. Pero deben tenerse en cuenta algunas consideraciones.

La aparición de mercadería nueva estaría ligada al ingreso del ganado del Ejército que fue enviado directamente a los frigoríficos. «Pero se trata de carne grande y dura. No es la que está acostumbrada a comer el consumidor promedio», dijo Andrada.

Ayer, algunas provincias se sumaron a la idea de que el Estado provea ganado para abastecer el mercado. El gobierno de La Pampa, por ejemplo, anunció que comprará animales vacunos y los enviará a frigoríficospara hacer frente al desabastecimiento de carne.

En los supermercados se ofrecían ayer además productos que no habían estado disponibles el fin de semana. Por ejemplo, en las góndolas se exponían milanesas, supremas de pollo y carne picada. Las entidades de defensa del consumidor explicaban ayer que debe consumirse esta mercadería con mucha cautela. El problema es que a simple vista no puede revisarse el aspecto de la carne con la que está hecho. Los productos de origen animal procesado deben ser elaborados por procesadoras confiables, de lo contrario se corre el riesgo de que estén fabricados con carne que no se encuentre en óptimas condiciones.

Pero no solamente en la carne podría haber inconvenientes.

En la provincia de San Juan, por ejemplo, la división Bromatología de Salud Pública intensificó los controles ante los signos de desabastecimiento de algunos productos de la canasta de alimentos básicos. Los inspectores, dentro de sus tareas de rutina, están haciendo especial hincapié en que los productos expuestos en las góndolas tengan en orden sus fechas de vencimiento.

  • Denuncias

    El titular de la repartición, Raúl Tomba, explicó: «Nos estamos fijando en que la mercadería expuesta no esté vencida o en mal estado. Es una tarea que la realizamos siempre, pero en estos momentos, a causa del desabastecimiento, algunos pueden aprovechar para poner productos en los que no se informe debidamente su fecha de vencimiento. Recibimos algunas denuncias de consumidores que vieron quesos con hongos, pero realizadas las inspecciones pertinentes, no hemos encontrado anomalías», sostuvo.Advertencia

    El funcionario advirtió: «Nos regimos por el Código Alimentario Argentino y por ahora no hemos realizado decomisos, salvo con jugos que hemos detectado sin fecha de vencimiento, que los secuestramos y se procederá a su destrucción», añadió. Las entidades de defensa de los derechos de consumidores comentaron además que ante la falta de productos, principalmente de lácteos, de primeras marcas, han aparecido algunas segundas líneas. En ese sentido, comentaron que aunque no sean muy conocidas, esas marcas cumplen con los controles de calidad si se mantienen en condiciones de conservación, responsabilidad ya de los comercios.

    En los supermercados, las leches tanto de marcas conocidas como de segundas marcas continuaban ayer vendiéndose con límites. Se permite llevar hasta seis por persona en el mejor de los casos.

    Otro producto que sigue racionándose es el aceite, que también se consigue con dificultades en supermercados y almacenes y que se vende en hasta 3 botellas por compra.

    A la vez, se suma al racionamiento nueva mercadería. Ayer, había límites para comprar harina y algunos productos enlatados, como tomates pelados.

    En el caso de las verduras y frutas, el escenario es más complicado. Hay poca mercadería y no es buena. «Lo que más falta es fruta que viene del Norte, como naranjas, mandarinas y pomelos», señaló Andrada.
  • Dejá tu comentario