Al final, todo se volvió repetición

Economía

Merodeando zonas mejores, pero sin poder establecer campamento en ellas, al cabo de la semana la imagen de los recintos bursátiles -en general- es que todo retornó a la situación previa. Terreno infértil, apenas algunos repuntes sin mucho sustento y una recaída frente a cualquier aparición nerviosa de la oferta. Y en la síntesis de la primera semana de julio quedó el saldo negativo para la trilogía clásica comparada: el Dow con 0,5% de caída, el Bovespa bastante más y con 1,5% casi. Quedó el índice Merval flotando con 0,4% de retroceso sobre el viernes anterior.

La fecha que sirvió de remate mostró bastante de esos saldos implícitos en su desarrollo y dejó una mala sensación para la reanudación de actividades. El indicador de Buenos Aires tocó mínimo en 1.699 puntos, después de andar por los 1.726, para clausurar en sólo 1.704 y registrando medio por ciento en contrario.

Un volumen efectivo a media agua, poco más de $ 52 millones y cubriendo franja de 9% sobre los totales, cerró el círculo como para un desarrollo que fue bajista en cotizaciones y pesado de transar. Ya con la tarea adversa en Tenaris, casi 2% de baja, quedaba sellada la suerte del índice. Y su plaza realizó módicos 185.000 papeles negociados.

Galicia compensó muy tibiamente a Tenaris, con el banco subiendo 0,5%, en tanto Acíndar retrocedió 0,2 por ciento. Papeles destacados, en general, lo de Ausol con alza del casi 6%, Petrosur en línea con aquélla y Quickfood, que subió 4,6 por ciento. La acción de Patagonia fue la más perjudicada el viernes, con merma de 3,7%. No se levantó la veda para el segmento acciones, que está impregnado de incertidumbres varias. Y lo paga.

Dejá tu comentario