El Grupo Albanesi pone en marcha su plan de inversión por más de u$s600 millones

Economía

Involucra plan de ampliación y edificación de plantas en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. También incluye un fuerte trabajo de reingeniería financiera para despejar vencimientos en 2021 y 2022.

Grupo Albanesi, uno de los principales generadores de energía y líder en el mercado de comercialización de gas natural de la Argentina, acaba de cerrar el 2020 con importantes novedades. La más relevante, sin duda, es que pondrá un marcha un proceso que involucrará inversiones que superan la cifra de los u$s600 millones. Lo interesante es que para que ese plan se lleve a cabo, el Grupo y su titular, Armando Loson (hijo), vienen trabajando en un complejo proceso de ingeniería financiera que involucró la extensión de dos obligaciones negociables y modificaciones de tres financiamientos del exterior, permitiendo reducir vencimientos por más de u$s90 millones entre el 2021/2022.

“Lo que ahora tenemos es fruto de mucho trabajo que se viene haciendo desde hace tiempo”, sostiene Loson, presidente de Albanesi. “La empresa lleva invertidos más de u$s1.000 millones en los últimos 13 años y esperábamos con ansiedad retomar nuestros planes de expansión. En lo inmediato, veníamos de dos años de recesión económica, a lo que se sumó el impacto del año adicional de la pandemia. Sabíamos que era complicado manejar esa situación, y que para sostener nuestro plan de inversiones y crecimiento íbamos a tener que hablar con los inversores. En rigor, habíamos comenzado a hacerlo antes de la pandemia, había que mejorar el perfil de vencimientos 2021 y 2022 y eso hicimos. Luego salieron las resoluciones del BCRA, pero nosotros ya teníamos avanzada la negociación afortunadamente”, señala Loson.

Según el directivo, el trabajo que se hizo con los inversores fue llevar adelante el canje de dos obligaciones negociables, pero además reacomodar vencimientos que se tenían con privados, préstamos que no tenían oferta pública. La idea fue, como se dijo, despejar vencimientos y cambiar la agenda para sentarse a hablar con los inversores. En rigor, de los u$s170 millones en vencimientos que tenía para 2021 y 2022, lograron hacer un roll-over de u$s90 millones.

“El resto de los vencimientos son líneas de crédito con bancos, toda deuda que es manejable y que, por haber encarado el canje, ahora nos baja mucho el riesgo de refinanciación”.

Por otro lado, la empresa tiene que afrontar el pago de un bono en 2023 cuyo vencimiento es por el total del capital (u$s336 millones). Para ese menester es que ya se está trabajando. “En 2023 tenemos un umbral que es la amortización final del bono internacional, pero pensamos que habiendo despejado el camino en la parte corta de la curva, podemos trabajar en la parte media y larga. Lo importante fue la excelente respuesta del mercado y los inversores a nuestra propuesta ya que eso nos permite afianzarnos en lo que viene”, señala Loson.

En este sentido, la idea es trabajar en una nueva emisión de deuda que permita cancelar ese pago total y, a la vez, hacerse de dinero nuevo. Esos recursos forman parte de la inversión que se buscará poner en marcha en los próximos meses. Los proyectos del Grupo involucran cierres de ciclo y cogeneración en al menos tres provincias, que apuntan a generar más energía consumiendo menos gas. Señalan que eso implica una oferta de energía limpia y a un menor costo. Adicionalmente, los proyectos generarán una reactivación inmediata en las comunidades involucradas, ya que aproximadamente el 75% de la inversión es componente nacional e incluso el equipamiento está prácticamente pagado.

El Grupo tiene 3 proyectos de inversión en marcha. Por un lado, se busca llevar a cabo el cierre de ciclo de la Central Térmica Ezeiza, que tiene una capacidad de generación de 150 MW (tres turbinas) y donde la intención es poner una cuarta turbina, hacer un cierre de ciclo y llevarla a 300 megas. Por otro, la central térmica Modesto Maranzana, ubicada en Río Cuarto, Córdoba, donde se busca también el cierre de ciclo. Se trata de una central más grande, que con la inversión va a quedar 475 MW (hoy está en 350 MW). El tercer proyecto está ubicado en la localidad de Arroyo Seco, provincia de Santa Fe, y es de cogeneración con un player privado. Es un proyecto de 130 MW, donde 100 megas serán entregados al sistema y los otros 30 serán para suplir el vapor de off takers.

“Es importante destacar que en todos los casos prácticamente la totalidad del equipamiento ya está comprado y nacionalizado, pero sobre todo, que más de u$s 500 millones son inversiones de impacto local, tanto mano de obra, mucho equipamiento de origen nacional, todo lo que se denomina el balance de planta, la contratación de empresas locales para todos los servicios asociados con la inversión, y más de 500 personas contratadas en forma directa, por proyecto, en cada una de las locaciones. Se trata de un gran impacto regional y económico”, concluyó el presidente del Grupo.

Dejá tu comentario