Rearma el Gobierno estrategia para contener el precio de los alimentos

Economía

El objetivo es desacoplar los precios internacionales de los commodities de los costos en el mercado interno. El foco está en generar consensos con el sector privado.

La advertencia de una nueva escalada en el precio del pan, que golpearía de lleno los ya castigados bolsillos de los consumidores argentinos, aceleró los tiempos en el Gobierno. Con el foco puesto en garantizar el abastecimiento y desacoplar al mercado local de las cotizaciones que se dirimen en Chicago, volvió a reunirse ayer con diversos representantes del sector agropecuario que están agrupados dentro de la mesa del maíz y la del trigo. El Ejecutivo analiza distintas variantes para que los alimentos no sean el acelerador de la inflación. Por su parte, los empresarios pidieron subsidios a la demanda para bajar los precios de los alimentos.

Para el Gobierno el primer paso es buscar consensos. Para eso, replicando lo que sucedió el año pasado con distintos rubros de la industria, conformó las mesas sectoriales del maíz y del trigo que juntan a los distintos integrantes de la cadena de valor. Entonces, mientras negocian un acuerdo para bajar el precio de doce cortes de carne, también buscan pactos con el sector privado para que los insumos de los productores de alimentos no se disparen.

En el caso del maíz el Gobierno trabaja en la creación de un fideicomiso que pueda compensar la suba del commoditie en el plano internacional. En este sentido, los empresarios solicitaron que se destine a este fondo parte de este incremento en la recaudación que habrá por la mejora de precios internacionales respecto a lo previsto en el presupuesto Nacional.

De acuerdo a lo que señalaron fuentes del agro a este medio, los participantes coincidieron en que el fideicomiso a instrumentar debería ser de carácter público y administrado por el Estado Nacional.

En este marco, recientemente, la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines alertó que una suba de alrededor del 15% en el costo de la bolsa de harina los obligaría a aumentar los precios del pan. Lo que podría ser un capítulo más en la extensa lista de productos que se ven golpeados por la inflación, esconde en realidad un problema mayor: los commodities siguen subiendo y eso impacta en el plano local. En rigor, la cotización del trigo en el mercado de futuros aumentó un 50% en los últimos cuatro meses.

En el marco de la mesa del trigo, desde el sector privado señalaron la necesidad de contar con líneas de financiamiento especial para que los molineros tengan capital de trabajo. También llevaron como propuesta la aplicación de mecanismos de subsidios a la demanda de los sectores más carenciados de la población a través de la tarjeta alimentaria.

Según pudo averiguar Ámbito, los empresarios además sugirieron la creación de un fondo anticíclico alimentario y la suspensión transitoria de impuestos sobre la industria para reducir los aumentos de precios en periodos críticos de fin de campaña. En ese marco, señalaron que el objetivo será que la actualización de precios esté vinculada a las curvas de devaluación e inflación durante el 2021.

Formaron parte de la reunión empresarios que pertenecen al Consejo Agroindustrial Argentino y funcionarios de los Ministerios de Agricultura, Desarrollo Productivo y Economía. En el acta que firmaron al finalizar el encuentro, las partes acordaron volver a reunirse dentro de una semana para analizar las propuestas.

Dejá tu comentario