Amplían a más países gasoducto que unirá Venezuela y Argentina

Economía

• En setiembre, cumbre de presidentes invitados al proyecto. • Críticas a Bolivia por proponer otra iniciativa que compite. • También a Tabaré, que quiere traza que no pase por el país. • Lula reveló que Vázquez le dijo temer corte de gas argentino. • También que trató de presionarlo por apoyo en papeleras. • Presidente uruguayo dijo que Mercosur pasa su peor momento.

San Pablo (EFE, Reuters) - Los presidentes de la Argentina, Brasil y Venezuela acordaron ayer incorporar prioritariamente a Bolivia y a otros países al proyecto del Gasoducto del Sur y convocar a sus colegas del resto de América del Sur a una reunión en setiembre próximo. En agosto habría otro megaencuentro de todos los ministros de Energía de la región -para el cual Brasil se ofreció de anfitrión- con el fin de evaluar los informes técnicos.

Esta fue, quizá, la conclusión más relevante de la cumbre tripartita que mantuvieron Néstor Kirchner, Lula da Silva y Hugo Chávez para discutir el proyecto energético de u$s 20.000 millones promovido por el venezolano.

Según Kirchner, el balance de la reunión tripartita fue «todo 10 puntos», mientras el canciller argentino, Jorge Taiana, se ocupó de destacar «la fortaleza de la relación entre Brasil y la Argentina» al señalar que «la relación está pasando por un muy buen momento, con una muy buena relación entre los presidentes».

  • Nueva reunión

    En una conferencia de prensa, Chávez explicó que los tres países acordaron celebrar una nueva reunión presidencial en los próximos meses para seguir evaluando la iniciativa y convocar para agosto próximo en un lugar aún no especificado a todos los presidentes suramericanos. Según Chávez, el gasoducto se extenderá no sólo a los países suramericanos de habla hispana y a Brasil, sino también a Guayana y Surinam, e inclusive se podría llegar también a la Guayana Francesa.

    «El gasoducto debe ser la locomotora de un proceso nuevo de integración cuyo objetivo sea derrotar la pobreza y la exclusión», dijo el gobernante venezolano. Agregó que la obra tiene varios trazados según los distintos estudios y sobrepasa los 10.000 kilómetros de longitud, se construiría entre 2007 y 2017 y va a generar más de un millón de puestos de trabajo, con una inversión de u$s 20.000 millones. Esos recursos, agregó, vendrán de los propios gobiernos y de inversores privados de los países participantes y del extranjero. «A este proyecto le van a sobrar recursos», dijo Chávez y señaló que algunas empresas, como la estatal rusa del gas Gazpron, han mostrado interés en participar.

    Chávez explicó que decidieron invitar a Bolivia a que se incorpore al proyecto y posteriormente harán lo mismo con los demás países suramericanos. «Hablamos de la incorporación de Bolivia y estamos de acuerdo en que debemos abrir este proyecto a todos los países suramericanos», dijo Chávez.

  • Prioridad

    «La incorporación de Bolivia es prioritaria por sus reservas de gas, que son las segundas de Suramérica después de las venezolanas», reconoció el principal promotor del megaducto. «Si no se hace el gasoducto, en pocos años vamos a tener una crisis energética principalmente en el Cono Sur», entre otras razones por el elevado consumo de Brasil y la Argentina, advirtió. Señaló, además, que en la reunión con Lula y Kirchner se decidió crear una comisión técnica estratégica para el desarrollo de proyectos complementarios al gasoducto.

    Por su parte, el canciller brasileño, Celso Amorim, sostuvo que los ministros de Energía de todos los países de América del Sur se reunirán en setiembre en Brasil para discutir el ambicioso proyecto. Amorim dijo que la discusión de los estudios técnicos de la iniciativa entre los tres países, que se preveía finalizara en julio, se extenderá hasta agosto, pero los datos preliminares muestran que el gasoducto «es viable». «Probablemente a inicios de agosto terminará esa discusión», dijo Amorim y agregó que «eso posibilitará una reunión que estamos planeando en Brasil, en setiembre, con todos los países de América del SurEn dicho encuentro debatirán la creación de una malla energética que unirá las redes de distribución de gas de la zona andina con las de los países del Mercosur.
  • Dejá tu comentario