Anticipan semana positiva en bonos

Economía

Los inversores esperan otra buena semana en los grandes mercados del mundo y eso va a influir en los bonos y en la Bolsa porteña, que el viernes alcanzó otro récord.

Los títulos públicos indexados y en pesos pueden tener nuevas mejoras por las buenas noticias del exterior. Los optimistas no ven grandes obstáculos que les puedan borrar la sonrisa. Por caso, mañana se publicará el índice de actividad industrial de mayo, el jueves los datos de créditos al consumo y el viernes, la balanza comercial de abril. No se espera que puedan cambiar la orientación de los mercados.

Los inversores están contentos porque la semana pasada las Bolsas europeas cerraron con ganancias, y muchos de sus principales índices alcanzaron sus máximos debido a las buenas cifras económicas de Estados Unidos y el mejor precio de los metales.

Uno de los factores que impulsaron el ánimo comprador en las Bolsas europeas fue la sana reactivación de la economía de Estados Unidos. La actividad muestra una ligera desaceleración que favorece a la caída de la inflación en el primer trimestre del año.

Además, el desempleo de Estados Unidos se mantuvo en 4,5% en mayo, con la creación de 157.000 nuevos puestos de trabajo, por encima de las expectativas de los analistas. El panorama positivo se completa con el consumo, que creció en abril con una inflación de sólo 0,1%, la mitad de lo que esperaban los expertos. Las mineras fueron uno de los sectores que lideraron la lista de los ganadores en Europa por el ascenso del precio de algunos metales. Por ejemplo, el grupo británico Vedanta Resources ganó esta semana 4% y BHP Billion, la mayor compañía minera del mundo, mejoró 5,3%.

El índice EuroSTOXX 50, que agrupa a las principales empresas de la zona euro, cerró el viernes 2% más alto que la semana anterior.

  • Euro en baja

    Las cifras económicas estadounidenses que fueron buenas para las Bolsas de Europa, arrastraron al euro por debajo de la cota de los 1,34 dólar, ya que alejaron la posibilidad de un recorte en las tasas de interés norteamericanas. Wall Street, a su vez, empujada por indicadores económicos tranquilizadores, por una nueva ola de fusiones y por valorizaciones todavía atrayentes, puede aprovechar esta semana de calendario tranquilo en cuanto a indicadores para seguir subiendo.

    En la semana que terminó, el índice de los 30 valores principales, el Dow Jones, subió 1,19% para terminar a 13.668,11 puntos. El índice compuesto NASDAQ avanzó 2,22%; y el índice ampliado Standard and Poor's 500 (S&P 500), 1,36%. El S&P 500 el miércoles batió su récord histórico de 24 de marzo de 2000.

    En el mercado de títulos, la tasa de rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años subió a 4,95% contra 4,86% del jueves, mientras que la de los de 30 años de plazo subió a 5,062% contra 5,008%.

    Las fusiones y adquisiciones contribuyeron al optimismo: las noticias de nuevas compras de empresas se sucedieron la semana pasada en la banca, la industria, el sector inmobiliario y los medios de comunicación.

    Este panorama contagió a los países emergentes y se reflejó en la caída del índice general de riesgo-país (Embi Plus de la banca Morgan), que bajó cuatro unidades el viernes y cerró en 149 puntos básicos, con lo que igualó su récord histórico de mínima alcanzado el 23 de mayo pasado. Cuanto más bajo es el riesgo-país, menos tasa pagan las naciones que integran el índice, es decir, generan más confianza en el mundo.

    La Argentina bajó seis puntos al nivel de 271 unidades, y Perú tiene apenas 97 puntos de riesgo, un récord en toda su historia por la alta valoración que tienen sus bonos en esta gestión de Alan García.

    Con estos antecedentes, se espera otra buena semana, y los bonos indexados en pesos pueden tener nuevos y moderados avances. No hay que esperar fuertes rebotes porque el INDEC es un freno permanente para el despegue de los títulos argentinos. De allí la brecha que hay con los bonos de la región que están en su mejor momento.
  • Dejá tu comentario