Arcor: las ventas bajaron, pero ganó más por efecto de un duro plan de ajuste

Economía

La alimenticia de la familia Pagani recortó gastos, redujo stocks, cerró fábricas y bajó su deuda, entre otras medidas.

¿Suba de ganancias con caída ventas? La aparente contradicción que encierran los últimos resultados presentados por Arcor, tiene una explicación concreta: la implementación de un severo plan de ajuste de costos, que le permitió exhibir una ganancia de $4.001 millones en los primeros nueve meses de este año, según el balance actualizado al 30 de septiembre. Con esa receta, la alimenticia de la familia Pagani logró revertir las pérdidas por $3.547 millones que había sufrido en el mismo período de 2019.

“La performance obtenida al 30 de septiembre 2020 significa una mejora respecto de igual período del ejercicio anterior, gracias a diferentes acciones iniciadas en 2019 que implicaron reorganizaciones operacionales. Este resultado también se ha visto favorecido por la aplicación de fuertes políticas de contención de gastos, un estricto control de los niveles de stock, un adecuado manejo del capital de trabajo y un menor nivel de deuda, con la consecuente reducción de cargos financieros”, explicó la propia compañía en un comunicado que acompañó el balance presentado ante la Comisión Nacional de Valores.

La aclaración que hizo la empresa viene a cuento de que, en comparación con el mismo período del año anterior, este año las ventas totales cayeron 4,4% con relación a los $126.501 millones de 2019.

Las mencionadas reorganizaciones operacionales incluyeron, entre otras medidas, el cierre de una fábrica en Mendoza y la paralización de su producción en varias plantas por acumulación de stocks.

Según el comunicado de la empresa, el año pasado sus cuentas sufrieron las consecuencias de la diferencia de tipo cambio sobre su deuda en dólares, como consecuencia de la devaluación del peso que se aceleró tras las elecciones PASO.

En cambio, este año su posición se vio fortalecida por las medidas de contención de gastos aplicadas en los últimos doce meses, un control muy estricto de los niveles de stock, un adecuado manejo del capital de trabajo y un menor nivel de endeudamiento, con la consecuente reducción de cargos financieros por intereses.

“Asimismo, el Grupo continúa aplicando políticas tendientes a mantener niveles adecuados de liquidez, a efectos de asegurar el cumplimiento de sus obligaciones y financiamiento de las operaciones”, señala Arcor en el informe presentado ante la Comisión Nacional de Valores (CNV).

“Es relevante mencionar que el escenario para el desarrollo de los negocios del Grupo se vio impactado por el congelamiento de precios implementado por el gobierno en la Argentina y por la situación epidemiológica relacionada al brote del covid-19, que afectó los volúmenes de ventas de algunos de sus negocios, tanto en Argentina como en el exterior”, añadió la mayor compañía nacional del sector alimenticio.

Arcor, con sede en Córdoba, tiene fábricas en Argentina, Brasil, Chile, México y Perú. Y próximamente abrirá otra en Angola.

Dejá tu comentario