Aunque haya un acuerdo, igual carne no bajará

Economía

El precio de la hacienda en Liniers, que aumentó 7% en el último trimestre, y se reflejó con subas en la carne de 15% en el mismo período no lograría modificarse en las próximas semanas aunque el gobierno logre un acuerdo con toda la cadena de ganados y carnes. Al menos, eso es lo que indican analistas del mercado de hacienda.

La tendencia a la suba que refleja el ganado vacuno, es motivada más por la falta de animales debido a la fuerte liquidación de hembras y de terneros, que, dicen, por la ausencia de incentivo a la producción. Esto terminaría definiendo nuevos aumentos, sostienen los especialistas.

En la coyuntura, si el paro de los ruralistas de la pampa húmeda (CARBAP) resulta «exitoso», el efecto inmediato sería un recorte en la oferta y un aumento en los precios, al menos de los cortes que están por fuera del acuerdo de precios entre el sector cárnico y el gobierno. No obstante, los frigoríficos dicen que tienen stock para abastecer la demanda mientras dure la medida de fuerza. Los carniceros, por su parte, no están tan seguros de poder obtener la cantidad que necesitan para los próximos diez días.

  • Coincidencia

    El diálogo entre las entidades de productores (en realidad, de cuatro de las cinco) con el gobierno a través del secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, no terminó de aclarar el panorama, pese a los anuncios. En uno de los puntos sólo se logró coincidir en que «el problema de los precios de la carne al consumidor no se origina únicamente en el precio de la hacienda en pie, sino también en la participación de los restantes eslabones de la cadena», según argumentaron los dirigentes rurales. En definitiva, luego de una semana de encuentros, el gobierno condicionó la liberalización del precio de la hacienda --reclamada por los ruralistas-a la aceptación de frigoríficos, supermercados y carniceros, hecho ya descartado por representantes de dichos sectores.

    El resto, apenas resulta «un maquillaje que no soluciona ni la coyuntura ni el problema de fondo», indicaba un ganadero que no participaba de las reuniones entre la Rural, Coninagro, el Frente Agropecuario y la Federación Agraria Argentina.

    En el mercado de concentración de Liniers, el índice de novillo quedó en 2,437 el lunes, en una jornada en la que precisamente la oferta no escaseó, teniendo en cuenta los parámetros habituales del mercado durante los últimos meses.
  • Dejá tu comentario