Por la falta de dólares pondrán cupos para la importación de autos

Economía

Para las terminales, el volumen dependerá de proyecciones de inversión, producción e integración de piezas. Para los distribuidores, será fijo.

Desde mañana el Gobierno comenzará a convocar a fabricantes e importadores de autos por separado, para analizar, marca por marca, las proyecciones de ventas, producción y exportaciones con el propósito de tener una proyección de la demanda y generación de dólares que tendrá el sector hasta fin de año.

Esta serie de reuniones fueron programadas durante los encuentros que el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y el secretario de Industria, Ariel Schale, tuvieron con ADEFA y CIDOA -la cámara que agrupa a las distintas empresas- en las dos últimas semanas.

El plan oficial es comenzar a autorizar importaciones en base a un sistema administrado que tenga en cuenta distintas variables. En la práctica funcionará como cupos para el ingreso de vehículos y de esa manera dar previsibilidad a cada empresa, aunque no se utilizará esa denominación porque no sería aceptada por la Organización Mundial del Comercio. En el caso de las terminales, se determinará por niveles de inversión, participación de mercado, integración de piezas y balanza comercial. Las empresas que requieran un volumen mayor de autos, deberán presentar un plan para mejorar algunas de esas variables.

En el caso de las marcas importadas no radicadas en el país, tendrán una cantidad determinada de unidades para ingresar que dependerá de niveles históricos de participación. En total, este segmento del mercado representa alrededor de 3%. “Habrá una cantidad de autos permitidos para importar por mes y que saldrá del análisis de distintos factores”, explicó una fuente que participó de esas reuniones.

Por este motivo, el Gobierno le pidió a cada empresa los planes de importación que tienen hasta fin de año y, en el caso de las terminales, la producción que prevén para asegurar la importación de autopartes. También deberán presentar un estimado del volumen de exportaciones que proyectan para los próximos meses. Lo que quiere saber es cuántos dólares demandara el sector hasta fin de año para saber cuántos autos se podrán importar.

La falta de dólares es un problema que complica a este sector ya que más del 70% de los 0 km que se venden en el mercado son importados. Tal como se publicó Ámbito, la restricción de divisas viene complicando a las empresas. Está claro que, con este panorama, los distribuidores de marcas importadas son los más complicados. Distinta es la situación de los fabricantes aunque sean, en la práctica, los que más importan. Al tener una radicación industrial, cuenta con la ventaja de producir en el país y exportar, algo que justifica más el acceso de dólares. El problema es que, salvo excepciones, las terminales son deficitarias. Además de importar autos, los que producen localmente tienen mayoría de piezas que llegan del exterior, lo que agrava el desequilibrio. Ese es el motivo de las restricciones a las importaciones, como una remake de los últimos años del anterior gobierno kirchnerista. En ese caso, se llegó a obligar a las distribuidores oficiales de marcas importadas a exportar cualquier tipo de bienes para poder tener acceso a dólares para importar autos, una medida impulsada por el ex secretario Guillermo Moreno. Tanto fuentes de los importadores como de los fabricantes negaron ayer que, en las reuniones mantenidas, se hubiera planteado volver a ese esquema para reducir el déficit. “Hasta el momento, el Gobierno no propuso ningún tipo de compensación” señalaron desde una terminal. La misma respuesta llegó de fuentes de los importadores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario