¿El colapso de Archegos es otro LTCM o una señal del exceso de liquidez?

Economía

En 1998 la caída del hedge fund Long Term Capital Management (LTCM) hizo tambalear a los mercados. ¿El caso Archegos Capital repite la historia?

El colapso del fondo Archegos Capital Management (ACM) no solo eclipsó la buena noticia de que el Canal de Suez volvía a estar abierto sino que inyectó una nueva dosis de tensión en los mercados y sobre todo en Wall Street. Resurgieron así los fantasmas y un déjà vu del caso Long Term Capital Management (LTCM) de 1998 que arrastró consigo a varios importantes bancos y fondos internacionales. Si bien, desde Wall Street, procuran bajar los decibeles y considerar que la caída del hedge fund ACM parece ser un caso aislado, y estaría encapsulado, analistas y expertos de la talla de Mohamed El-Erian (ex-PIMCO, hoy Allianz) advierten que si bien sería un “lobo solitario” es una señal del exceso de liquidez del mercado. Lo cierto es que ya varios bancos globales como Nomura y Credit Suisse reconocieron fuertes pérdidas vinculadas a ACM. Pero también los cimientos de Wall Street se sacudieron al saber que Goldman y Morgan Stanley estaban “enganchados” al mismo cliente (fueron ellos los que iniciaron la debacle al empezar a liquidar posiciones en bloque de ACM, estimadas en u$s30.000 millones). Mientras tanto, el JPMorgan (JPM) no para de recalcular las pérdidas estimadas para el sistema. ”En circunstancias normales habríamos sospechado pérdidas de la industria de 2.500 a 5.000 millones de dólares. Ahora sospechamos pérdidas en el rango de 5.000 a 10.000 millones de dólares“, escribió Kian Abouhossein del JPM, que reconoció estar desconcertado por las consecuencias del caso. Si bien el JPM duplicó su estimación de pérdida máxima hasta u$s10.000 millones, aún la podría aumentar más (ya se habla de u$s50.000 a 100.000 millones). Ayer por ejemplo, se sumó al tren de la víctimas el Mitsubishi Financial Group que informó módicas pérdidas. Aunque sigue recalculando.

¿Cómo se llegó a esto? En primer lugar no se puede soslayar que el CEO del ACM, Bill Hwang, no es ningún “nene de pecho”. Criado bajo el ala de Julian Robertson fundador del famoso hedge fund Tiger Management en 1980, en 2001 creó el Tiger Management Asia con el apoyo de su mentor y luego en 2013 Hwang se independizó y fundó su propio fondo de cobertura, pero bajo la figura de un “Family Office” para no estar obligado a revelar su nivel de apalancamiento. Un hedge fund promedio tiene un apalancamiento de tres veces, o sea, por cada 100 dólares que tiene bajo gestión, los bancos le permiten crear una cartera de 300 dólares nacionales. Volviendo al Sr. Hwang cabe señalar que en 2012 se declaró culpable de fraude criminal y tráfico de información confidencial y pagó una multa de u$s44 millones en EE.UU. Ahora bien, retornando a la actualidad qué pasó entonces: el JPM estima que Archegos estaba altamente apalancado en 5-8x, es decir, 50.000 a 80.000 millones de dólares de exposición por 10.000 millones de capital, utilizando Swaps de rendimiento total y Certificados por diferencia (CFD) para apalancar de manera tan masiva, y fue este uso de swaps de acciones que “aumentó la incapacidad de los bancos para ver el riesgo de concentración en las tenencias dentro del fondo de cobertura en cuestión, considera el JPM.

Si bien la mayoría intenta sembrar la idea de que es un hecho asilado, ya tanto la SEC como la FIRA comenzaron, quizás tarde como de costumbre, a hacer preguntas incómodas a los principales brokers sobre cómo se permitió que esto sucediera. Porque sencillamente temen que pueda ser la punta del iceberg, ya que nadie garantiza que no haya otros fondos Archegos, y si algo sobra es liquidez gracias a los bancos centrales y en particular a la Fed. Por eso en el mercado temen que haya represalias de los reguladores y un ajuste en las condiciones crediticias. Creen que los bancos reducirán riesgos aumentando los requisitos de capital y/o reduciendo los montos de crédito pendiente,lo que podría exacerbar las situaciones de escasez de liquidez. Y como el mercado de derivados OTC y los swaps son poco transparentes, temen una sobrereacción de la SEC. Lo cierto es que el caso desnuda debilidades del sistema y qué poco se aprendió de la crisis 2008/09. Ya cayó una ficha. ¿Habrá efecto dominó? Veremos.

Dejá tu comentario