Acuerdan "agenda de trabajo" entre Pesce y la UIA

Economía

El BCRA informó que "se acordó una agenda de trabajo con la UIA para superar los inconvenientes que puedan surgir para la actividad productiva del cumplimiento de la Comunicación A7030".

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, trató ayer de poner algo de claridad ante los empresarios de la Unión Industrial Argentina (UIA) sobre los mecanismos que ahora tienen que llevar adelante para poder realizar operaciones de importación. Al término del encuentro por videoconferencia, el BCRA informó que “se acordó una agenda de trabajo con la UIA para superar los inconvenientes que puedan surgir para la actividad productiva del cumplimiento de la Comunicación A7030”. Se indicó que la entidad “establecerá un procedimiento estandarizado para dar curso a los pedidos de autorización de acceso al mercado de cambio” a las empresas que deban importar insumos.

De la reunión virtual de casi dos horas participaron el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, y el secretario de Industria, Ariel Schale. También estuvieron el vicepresidente del BCRA, Sergio Woyecheszen; el director Arnaldo Bocco y el gerente general, Agustín Torcas. Entre los empresarios participaron Martínez Cabrales, Miguel Ángel Rodríguez, Martín Rapallini y el director ejecutivo de la central, Diego Coatz.

La nueva circular de la entidad monetaria que restringe el acceso al mercado de cambios, complicó la operatoria del comercio exterior, el cual está virtualmente paralizado. No hay bancos que estén en este momento girando divisas. Una de las condiciones que imponía es no haber hecho CCL o dólar MEP en los últimos 90 días. Los empresarios lograron que Pesce revise esa condición a cambio de que las empresas que hayan hecho esas operaciones en lapso desarmen posiciones, informaron fuentes del BCRA y de la UIA.

Básicamente,los empresarios quieren saber cuántos dólares pueden comprar para realizar una importación sin necesidad de una autorización del BCRA. Para ello, según indica la Circular 7030, los importadores deben llenar una Declaración Jurada en la que indiquen cantidad de divisas tienen en poder en los bancos del sistema (excluyendo cuentas a la vista).

El máximo por el cual pueden acceder al Mercado Único y Libre de Cambios deberían ser unos u$s250.000. Pero para llegar a ello antes tienen que hacer un cálculo. Sumar todas las operaciones de importación declaradas desde enero de este año y restarles las que ya se pagaron. La diferencia es lo que podrían comprar siempre que no superen los u$s250.000. Lo que se acordó es que desde el BCRA se elabore un procedimiento simplificado para que las empresas que requieran tomar en cuenta esos parámetros, lo puedan hacer de una manera más rápida.

Al problema del BCRA, se suma que los depósitos aduaneros se están llenando cada vez más de mercadería importada que ya fue pagada pero que tienen licencias no automáticas que no han sido liberadas. En muchos casos, las licencias se están venciendo sin que la aduana las autorice, con lo cual se tiene que comenzar a hacer todo el trámite de nuevo.

“Esto es como un partido de fútbol en el que tu equipo está ganando por uno a cero, faltan dos minutos para terminar y estás con tres jugadores menos. La tirás a la tribuna para hacer tiempo”,comentó un empresario del sector importador. “Están haciendo tiempo para cerrar el acuerdo por la deuda y volver a acceder al crédito”,graficó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario