El BCRA compró u$s50 millones y ya suma en lo que va de enero u$s265 millones

Economía

En cuanto a las cotizaciones, los dólares bursátiles que se operan a través del AL30 tuvieron una leve baja y el blue se mantuvo planchado en $159.

Luego de una primera semana con compras tímidas, cercanas al número neutro casi todos los días, en las últimas dos ruedas el Banco Central de la República Argentina (BCRA) logró importantes saldos positivos por su participación en el mercado de divisas. Según estimaciones preliminares de operadores privados, durante la jornada de ayer la autoridad monetaria adquirió más de u$s50 millones netos.

De esta forma, las mismas fuentes estiman que en lo que va del año el BCRA lleva comprados unos u$s265 millones.

“Un predominio de la oferta y una demanda disminuida volvieron a recrear un escenario favorable para el BCRA”, consignó el operador de cambios de PR, Gustavo Quintana. No obstante, indicó también que hubo una “caída vertical en el volumen negociado en la jornada”. Cabe señalar, el volumen operado en el segmento de contado fue ayer de u$s142 millones, mientras que el día anterior había superado los u$s414 millones (lo que fue la mayor cifra desde noviembre de 2019).

Por otra parte, la rueda cerró con el Central contabilizando u$s39.709 millones entre sus reservas brutas, es decir, una mejora de u$s105 millones respecto del lunes y de u$s299 millones en lo que va de 2021.

El BCRA había comenzado su recomposición de reservas en diciembre, mes en el que logró comprar netos u$s608 millones, cifra que lejos estuvo de compensar la pérdida del año pasado (en el consolidado total hubo una participación vendedora por u$s4.250 millones en 2020).

La semana pasada las adquisiciones habían sido mucho más moderadas. Entre el lunes 4 y el miércoles 6 (último día con cifras oficiales) la entidad que preside Miguel Ángel Pesce se hizo de unos u$s14 millones netos. De todas formas, si se toman las 19 ruedas previas al 6 de enero se observa que en 20 jornadas la autoridad monetaria se hizo de unos u$s690 millones. Para encontrar una cifra superior en un lapso de 20 días hábiles hay que remontarse al 26 de junio de 2020 (u$s893 millones en aquel momento, según calculó Grupo SBS).

“Son compras estacionales. En diciembre y enero el Banco Central suele comprar. Obviamente es mejor comprar que vender, pero no es algo extraordinario, no hay un cambio de tendencia”, señaló el analista financiero Christian Buteler.

En línea con lo que dice el economista, en enero de 2020 el Banco Central había adquirido unos u$s784 millones, lo que terminó siendo su mejor rendimiento mensual en el año.

Por otro lado, Buteler agregó: “Obviamente el Central a poder comprar en la medida que sigan cerradas absolutamente todas las puertas al ahorrista para dolarizarse y le sigan poniendo mil trabas a los importadores, además de obligar a empresas como YPF a refinanciar sus deudas para que no tenga que pagar intereses este año. Por más que haya pocas liquidaciones va a terminar comprando, si no le deja comprar a nadie más”.

En lo que refiere a las cotizaciones, ayer los dólares bursátiles tuvieron una corrección a la baja. El contado con liquidación (CCL) tuvo una baja de $0,82 y concluyó el día en $145,13. El MEP también cedió 82 centavos y finalizó en $144,98. De todas formas, en lo que va del año el dólar cable incrementó su valor $4,87 y el dólar Bolsa hizo lo propio $4,99. Con los valores actuales, la brecha entre el CCL y el mayorista (que se situó en $85,47) es del 69,8%.

En lo que respecta al dólar que se comercializa en las cuevas, no se observaron movimientos durante el día de ayer: el blue quedó planchado en $159.

Diagnóstico

En relación a los movimientos del dólar oficial, un informe de SBS sostuvo: “La receta para aliviar las presiones subyacentes requiere que el BCRA sostenga una tasa de devaluación mayor a la tasa de expansión monetaria, tal como sucedió en los últimos meses. La magnitud del desequilibrio acumulado (la brecha cambiaria se ubica en el rango 65-90% según la cotización que se tome) y el bajo stock de reservas netas alimentan las expectativas alrededor de una corrección de shock, mientras la apuesta oficial parece ser llegar a abril (comienzo de la cosecha gruesa) con el menor movimiento posible en el tipo de cambio mayorista”.

Además, el documento afirma: “Mientras la estrategia oficial luce arriesgada con pocas reservas netas, un superávit comercial cada vez más débil y un financiamiento monetario aún alto; seguimos considerando que es posible evitar una corrección cambiaria significativa. No obstante, reiteramos que esto requerirá combinar una tasa de devaluación mucho más acelerada con una postura monetaria más restrictiva y un ambicioso sendero de convergencia fiscal”.

Dejá tu comentario