El BCRA redujo ventas, pero las reservas cayeron u$s1.204 M en noviembre

Economía

Las participaciones de la entidad en el MULC arrojaron un saldo negativo superior a los u$s300 M. El MEP y el CCL subieron menos que el mayorista.

El mes que se va deja un sabor agridulce para el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Una de cal: la autoridad monetaria logró contener las divisas paralelas y redujo las ventas en el Mercado Único y Libre de Cambios. Pero también, una de arena: la sangría continuó y las reservas mostraron una caída de u$s1.204 millones durante noviembre.

Ayer las tenencias brutas del BCRA cerraron el día en u$s38.652, lo que implica una baja de u$s53 millones respecto del día anterior.

Sin embargo, la mayor preocupación llega por el lado de las netas, dado que la autoridad monetaria terminó noviembre con una posición vendedora en torno a los u$s325 millones. Fuentes de la entidad explicaron que la sangría tuvo que ver con “abastecer la demanda para el pago de importaciones y de deuda financiera de las empresas que reestructuraron en el marco de la recomendación del BCRA”.

De todas formas, los torniquetes al cepo estarían cumpliendo parcialmente la misión de frenar el drenaje, dado que hubo una disminución en el saldo negativo. En octubre las ventas netas habían llegado a los u$s1.062,1 millones; en septiembre, a u$s1.617,8 millones; en agosto, u$s1.278,8 millones; y en julio, u$s568 millones.

Desde el BCRA afirmaron que la combinación de medidas que “estimularon la liquidación de divisas” con mecanismos introducidos para “ordenar el pago de importaciones y deudas corporativas” permitió “encauzar” el mercado de cambios y “mejorar la perspectivas”. Además, indicaron que noviembre es, históricamente, uno de los meses de mayor demanda y que en diciembre comienzan a ingresar la liquidación de la exportación de la cosecha fina.

“Era importante frenar la dinámica errática, pero el reloj de arena, que son las reservas netas, siguen corriendo, no se revirtió la tendencia. Es un problema”, resumió el economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman.

“Los tres meses más complicados en términos de exportaciones suelen ser agosto, septiembre y octubre, por lo que ese test ya se pasó. Pero mientras se sigan perdiendo reservas, aún cuando sea por goteo, el inconveniente sigue. Pero que haya frenado la tendencia es una buena noticia y las políticas de austeridad también lo son”, añadió Rajnerman.

Por su parte, el director de la consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, sostuvo: “Era esperable una mejora con este cepo, lo sorpresivo es que sigan siendo vendedores. Siguen perdiendo reservas y están bajando la brecha con intervención directa sostenida. No es sostenible en el tiempo esta dinámica”.

En tanto, un informe del broker Portfolio Personal Inversiones señaló: “El viento de cola a los países emergentes le quitó presión a los dólares financieros y a las reservas del BCRA. Las ventas de reservas fueron menores a los meses anteriores y hubo más días donde el BCRA compró divisas. Aun así, diciembre es siempre un mes desafiante en materia cambiaria, por lo que el BCRA y el Gobierno estarán con la guardia alta en lo que queda del año”.

Según estimaciones del broker Invertir en Bolsa, las reservas netas del Central, al 24 de noviembre, estaban en torno a los u$s4.412 millones. Y las netas líquidas a esa fecha eran negativas en u$s820 millones.

En lo que refiere a las cotizaciones, en noviembre dominó el escenario la pax cambiaria. A lo largo del mes el contado con liquidación avanzó 0,2%, para situarse en $148,04. El MEP se movió un poquito más rápido: subió 0,9% y terminó noviembre en $144,55.

Además, la velocidad que alcanzó el mayorista permitió acortar la brecha: este dólar avanzó 3,82% y terminó en $81,31. De esta forma, el gap entre el dólar que regula el Banco Central y el CCL se situó en 82%, cuando al cierre de octubre estaba en 88,6%.

También llegaron buenas desde el mercado informal, con un blue que empezó el mes en $169 y lo terminó en $155.

Desde Portfolio Personal Inversiones concluyeron: “Las señales de ortodoxia ayudaron mucho para que se instale la paz cambiaria en noviembre, aunque aún resta ver mayores señales hacia una reducción del déficit para consolidar la estabilidad de los mercados. Es por eso que esta semana y las próximas será importante mantener la estabilidad actual, aunque las últimas licitaciones en pesos ayudaron a quitar presión al mercado. De todos modos, la emisión monetaria se mantiene, ya que si bien se terminaron los Adelantos Transitorios del BCRA al Tesoro, se reactivaron las Transferencias de Utilidades, que en noviembre acumulan ya $60.000 millones en giros”.

Dejá tu comentario