Alerta sequía: para los productores esta campaña puede ser peor que la de 2008/09

Economía

Un informe reciente de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) realizó una comparativa que ya empieza a preocupar a los productores y también al Gobierno.

Un informe reciente de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) realizó una comparativa que ya empieza a preocupar a los productores y también al Gobierno. La sequía que enfrenta esta campaña es comparable a la peor en 2008/2009. Ambas tienen en común la falta de agua, aunque en 2008/2009 las últimas lluvias mejoraron las condiciones. Pero en este caso la previsión estima que es poco probable que esa situación se repita en 2023.

La comparación entre estas dos cosechas permite un relevamiento de lo complejo de la situación para este año. Ambas campañas comenzaron con una fuerte sequía que limitó la producción del trigo.

Sin embargo, en 2008/09 se dieron lluvias importantes en noviembre que este año no sucedieron. Por otra parte, en esa campaña las precipitaciones llegaron en enero.

“La recuperación de humedad se sostuvo a partir del 25 de enero de 2009. Hubo lluvias de 60 a 140 milímetros que llegaron a Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Chaco y parte del norte de Buenos Aires. Esto fue muy importante para la recuperación”, señalaba un informe de enero de 2009.

Hoy la situación es diferente y las lluvias tendrían el mismo rol. Elorriaga se refirió a la posibilidad de que se repita esta situación y comentó: “Lamentablemente, vemos que una recuperación sostenida del estado hídrico de los suelos podría darse a partir de febrero o marzo de la mano de condiciones globales más favorables para Argentina”.

Sin embargo, no descartó que se den estas lluvias, pero aclaró que en ese caso serían eventos extraordinarios. “Lejos de ser generalizados se darían de forma puntual, en determinados momentos y en algunas zonas que sean favorecidas”, concluyó.

Sequía.jpg

En 2008, un informe de campaña de la BCR describía: “noviembre asfixiante por temperaturas históricas”, algo muy similar a lo que está sucediendo actualmente. Las máximas de la semana pasada se mantuvieron en un promedio de 40º y 42º en la región núcleo, pero sin las mismas lluvias de entonces. En noviembre de 2008 una gran tormenta dejó acumulados de 80 a 140 milímetros, muy lejos de los 10 a 40 de 2022. Además, durante la primera quincena de diciembre de aquel ciclo hubo precipitaciones en la región central que permitieron mejorando la situación de las reservas.

En 2009, a partir del 25 de enero se dio una recuperación de humedad con lluvias de 60 a 140 milímetros en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Chaco y parte del norte de Buenos Aires pero el escenario no volvería a repetirse en 2023. El consultor de la BCR, Alfredo Elorriaga, señaló: “Lamentablemente, vemos que una recuperación sostenida del estado hídrico de los suelos podría darse a partir de febrero o marzo de la mano de condiciones globales más favorables para Argentina. No puede descartarse que suceda lo que todos estamos deseando: eventos extraordinarios que sean efectivos, pero lejos de ser generalizados se darían de forma puntual, en determinados momentos y en algunas zonas que sean favorecidas”, indicó.

En la región pampeana, los pronósticos para la primera semana de diciembre no muestran ningún cambio significativo que pueda modificar el patrón de faltantes de lluvias, de acuerdo al especialista José Luis Aiello. Aunque se esperan precipitaciones entre el 9 y el 10 de este mes. en la región central, los acumulados serán muy modestos. “Las mejores posibilidades las tiene la provincia de Buenos Aires, como sucedió hasta ahora. De todas maneras se tratarían de lluvias modestas”, dijo Elorriaga.

Dejá tu comentario