Canje de deuda: resultado parcial del "póker de mentirosos", empate en 40%

Economía

El viernes vence el primer plazo fijado por Economía. Puede extenderlo. El Gobierno apuesta con llegar lo más cerca posible al 75% reglamentario; y decidir luego las condiciones de una prórroga.

El “póker de mentirosos” marcha 40% contra 40%. Así está hoy la foto entre los tenedores de deuda argentina con legislación internacional que aceptarían la propuesta oficial de reestructuración; y los que la rechazarían. El tiempo para dar, o no, el aval, vence el viernes; según los estrictos pero potencialmente flexibles tiempos autoimpuestos por Martín Guzmán. Si ese escore 40/40 se cumpliera, la propuesta sería rechazada por no llegar al 75% de aval imprescindible para que pueda ser aprobada. Sin embargo, cuanto más se acerquen los votos positivos a ese porcentaje; más poder de maniobra tendrá el Gobierno para presionar sobre el resto de los bonistas para que tomen o dejen la idea oficial. Pero siempre, después del viernes. Según fuentes oficiales, entre las tenencias de títulos públicos a renegociar en poder de organismos del Estado (especialmente la ANSES y bancos públicos) y algunos bonistas locales que le habrían prometido al ministro de Economía Martín Guzmán; estaría garantizado el 40% de piso para el aval de la propuesta oficial.

Desde el otro bando en pugna, dos grupos de fondos de inversión y tenedores de deuda institucionales; ya estarían en contacto cruzado y llamando a otros bonistas para rechazar públicamente la propuesta. Afirman los dos grupos organizados, que entre los dos superan el 40% de los bonistas, y llegarían al 45%. Entre otros militan en este ATE Fidelity, BlackRock, Ashmore, Monarch, HBK Capital Management, Cyrus Capital Partners LP and VR Capital Group Ltd. La esperanza oficial es que otros tenedores de deuda que se ubicarían en el 20% restante, y que hasta ahora no hicieron pública su posición de aceptación o rechazo formal (entre ellos el Pimco y el Templeton), tomen la invitación de Martín Guzmán y hagan que el apoyo se acerque al 60%. Si bien no sería un porcentaje aceptable, le permitiría al ministerio de Economía pensar hacia el viernes en una extensión del plazo y una eventual profundización de la estrategia negociadora. Si, por el contrario, el mosaico al fin de semana resulta de un rechazo total de la mayoría de los tenedores de deuda extranjeros; la posición de Guzmán sería difícil, salvo que decida una mejora en la oferta. En ese caso la decisión excede al ministerio de Economía, y pasará a ser responsabilidad de Alberto Fernández.

Hasta el viernes, la estrategia de Guzmán fue la de presentar la oferta caso por caso, fondo por fondo; intentando destruir la maniobra de los bonistas activos por el rechazo de mostrar un bloque unido para hacer fracasar la propuesta del gobierno, y, en consecuencia, presionar para una mejora. En Economía se cree que muchos de estos esperarán hasta el final del tiempo reglamentario, para luego decidir ingresar ante la aceptación que no habrá nada mejor por conseguir en cuanto a lo que propone el país. Los tiempos del partido varían según el criterio con que se analice la palabra oficial. La propuesta que se presentó lace dos semanas ante la Security and Exchange Commission (SEC) menciona como la fecha tope el 8 de mayo. Siguiendo esta línea editorial, el lunes 11 se conocería oficialmente el porcentaje de aceptación (o rechazo) y se anunciaría así si finalmente hay o no acuerdo con los bonistas. Para el 12 la historia estaría terminada. Sin embargo, la propia presentación incluye la alternativa de una prorroga, sin tiempos restrictivos. Sólo a petición oficial del gobierno, a extensión se haría realidad. Ciertamente los tiempos para llegar o no al default son otros. Para los privados, la verdadera fecha de cierre es la del 22 de mayo, cuando termine de correr el tiempo de gracia que la ley le permite a la Argentina para no pagar el Global 21, 26 y 46 por unos u$s503 millones sin entrar en default. Pero los mismos privados advierten una posible situación que cambiaría el panorama: ¿qué sucedería si Guzmán paga el bono antes del 22? El cronómetro, mágicamente, se extendería casi un mes más.

Por ahora los bonistas son reacios a esperar y se organizan para que el llamado del viernes termine con una aceptación lo más lejana posible al 75% y la posición de Guzmán quede debilitada. Por lo que se sabe, los tenedores de desuda están agrupados en dos bloques. El primero dice representar a más del 25% de los tenedores de deuda y están encabezados por el poderoso BlackRock, quién sumó a su causa al Fidelity, el mismo fondos que ya arruinó una propuesta de reestructuración de Axel Kicillof en los tiempos anteriores a la pandemia.

En una comunicación que ya tiene una semana, este sector aseguraba que “lamentablemente, a pesar de los esfuerzos del Grupo y otras partes interesadas, las propuestas contenidas en el comunicado de prensa recientemente publicado no son propuestas que el Grupo pueda o vaya a apoyar”. Afirmaba también que “el Grupo considera que todas las partes interesadas en la Argentina deberán contribuir a una solución que ponga al país en el camino hacia el crecimiento sostenible y la estabilidad financiera. Este fin de semana, apareció otra unión de tenedores de deuda autodenominados “Grupo de Titulares de Bonos de Canje de Argentina”, que llamó para hoy a las 14 horas de Buenos Aires “a un webcast para explicar a los tenedores de bonos asuntos clave relacionados con la oferta de canje”.

El llamado incluye a “inversores que estén considerando participar en la oferta de canje recientemente anunciada por Argentina” con el objetivo de “garantizar que los tenedores de bonos conozcan los hechos relevantes antes de decidir si participan o no en la oferta de canje”. Por cuestiones legales se aclara también que “los tenedores de bonos que ya han dado su consentimiento a la oferta, pueden encontrar informativo el webcast para decidir si retirar o no sus consentimientos antes de que la oferta finalice el 8 de mayo”. Este grupo incluye a los fondos Monarch, HBK Capital Management, Cyrus Capital Partners LP and VR Capital Group Ltd, y aseguran detentar al 15% del total de bonistas. Si se sumaran los dos grupos, se superaría el 45% y la oferta de Guzmán sería rechazada.

El panorama para el Gobierno es complejo. Y dependerá de la capacidad de convencimiento vía road show virtual y teleconferencia que pueda desarrollar Guzmán; quien, hasta aquí, es el único autorizado por Alberto Fernández para defender su propuesta.

Dejá tu comentario