Bundesbank prevé que el PBI alemán "se enfríe aún más hacia fin de año"

Economía

Alemania probablemente seguirá perdiendo impulso a fin de año ya que su economía está sintiendo la carga de la crisis de la deuda de la Eurozona y una desaceleración global, dijo el Bundesbank. El crecimiento fue de un 0,2% en términos desestacionalizados en el tercer trimestre.

El banco central dijo en su reporte mensual de noviembre que cada vez son más los sectores que no prevén una rápida recuperación de la economía. En cambio, creen que la crisis de la deuda de la Eurozona y la desaceleración global pesan sobre grandes partes de la economía.

"La economía actualmente presenta un cuadro mixto, que probablemente se enfríe aún más hacia fin de año", dijo el Bundesbank en el reporte.

"En este punto es indiscutible que hay factores externos perturbadores que afectan a la disposición a invertir y la planificación laboral de una forma tan fuerte, que podría verse resentida toda la economía", agregó.

El crecimiento de la economía alemana se moderó a un 0,2% en términos desestacionalizados en el tercer trimestre, mostraron la semana pasada unos datos adelantados de la Oficina de Estadísticas, y los economistas creen que se contraerá este trimestre.

Hasta este año, Alemania había escapado en general ilesa de los problemas de la zona euro, con un crecimiento récord de un 4,2 por ciento en el 2010 y del 3 por ciento el año pasado, incluso cuando otros estados de la zona euro estaban en recesión y algunos buscaban ayuda internacional.

Pero datos recientes han mostrado que incluso la mayor economía europea está sintiendo el impacto. El sector privado se contrae, al tiempo que los sondeos de la percepción se hunden, el desempleo crece y la producción declina.

Por otra parte, el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, indicó que los bancos deberían acarrear ellos mismos con los costos derivados de situaciones críticas.

"Para ello es importante que existan fondos suficientes a los que contribuyan los bancos vigilados y a los que puedan recurrir para hacer frente a costes derivados de una liquidación de pagos o de un saneamiento", declaró Weidmann en la inauguración de la "Euro Finance Week" en Fráncfort, capital financiera de Alemania.

El presidente del Bundesbank afirmó también que es necesario que los bancos centrales se controlen para no adquirir "excesivos riesgos para el Estado".

"Una unión bancaria necesita un límite máximo de deuda estatal que puede asumir cada casa", agregó.

Asimismo, la voz más crítica dentro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) reclamó para Alemania un mayor peso en la toma de decisiones dentro del futuro órgano europeo de vigilancia bancaria.

"Teniendo en cuenta que ese tipo de decisiones podrían acarrear también costos fiscales, debería ir acompañado de un peso de voto consecuente, en función, por ejemplo, de la participación de capital", explicó.

Weidmann cree que es "factible" crear ese nuevo órgano bajo el paraguas del BCE aunque en su opinión es "difícil", debido a que hay que separarlo muy bien de la política monetaria.

Alemania, al igual que el resto de países miembros del consejo del BCE, sólo tiene un voto para decidir sobre las cuestiones de política monetaria. Sin embargo, desde Alemania llevan tiempo reclamando un mayor poder por ser la principal economía de la
Eurozona. 

En cuestiones de presupuesto y otras decisiones financieras, Alemania cuenta con un poder de voto proporcional a su contribución de un 27,1% de capital en el BCE.

De momento, no está claro cómo será el proceso de decisiones del BCE en su nuevo papel de controlador bancario.

Dejá tu comentario