Poscanje: las reservas cayeron ayer u$s142 M

Economía

En el segmento informal, el blue cedió $2 y cerró en $133. El dólar liqui superó los $130, pero bajó el MEP a $117.

Los dólares financieros tuvieron un recorrido dispar entre sí durante la jornada de ayer: el contado con liquidación (CCL) mostró un fuerte rebote y cerró en $130,78, es decir, 5 pesos más caro que el día anterior. A contramano, el dólar MEP bajó de $121,57 a $117,64.

Ambos tipos de cambio habían mostrado fuertes bajas la semana pasada, que la gran mayoría de los analistas atribuyeron a la falta de instrumentos para realizar operaciones de dolarización financiera, debido a que los bonos más líquidos (el Bonar 2020 y el 2024) fueron entregados por el canje. Sin embargo, en la última rueda se observó un desacople entre ambas cotizaciones.

“Gran parte del mercado desconfió de la fuerte baja que se vio en pocos días durante la semana pasada y se empezó a considerar que el CCL se encontraba barato, por lo que muchos habrán aprovechado para dolarizar una parte mayor de la cartera”, consignó Joaquín Candia, de Rava Bursátil. Y añadió: “Por otra parte, las perspectivas del país no cambiaron, por más que se esté terminando de resolver el frente de la deuda. La situación macroeconómica sigue generando interrogantes en los inversores y es por esto que siguen prefiriendo estar resguardados en moneda dura. Además, el buen momento de la renta variable norteamericana es un driver que pesa a la hora de elegir llevar los ahorros al exterior”.

Respecto de último, cabe señalar, la operación del CCL implica comprar un instrumento en el mercado local y liquidarlo en el extranjero. Al respecto, Mariela Díaz Romero, analista de Econviews, indicó: “En general, el despegue CCL está relacionado con el costo de mandar los dólares a una cuenta en el exterior, versus el MEP que es local y siempre tiende a haber diferencia por ese extra, pero ahora ese spread está más alto. Tiene que ver con la mayor demanda de CCL que con MEP, es decir, con llevar dólares afuera versus mantenerlos en una cuenta local”.

En tanto, Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio, señaló: “El rebote puede obedecer a un ajuste propio de cada fin de mes, cuando las necesidades de cobertura se acentúan y por supuesto, una recuperación luego de varias bajas”.

Por otra parte, en el segmento oficial, el dólar minorista finalizó ayer en $78,50, unos 14 centavos por encima del valor que tenía un día antes. Mientras tanto, el mayorista cerró en $74,25. En el otro extremo, el dólar blue bajó $2 y finalizó en $133.

Otro de los datos de la jornada es que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) tuvo una participación en el mercado y finalizó la jornada con u$s142 millones menos en las reservas respecto de cómo había iniciado el día (el número final fue de u$s42.701 millones).

“La brecha seguirá siendo alta porque los controles cambiarios son duros, hay escasez de reservas, tasa en pesos baja y presión sobre el MULC. Mientras esos factores no cedan, la brecha seguirá siendo elevada”, consideró Díaz Romero.

Lo que resta ver para el mediano plazo es qué ocurrirá luego del canje. Por un lado, se normalizarán los vehículos de dolarización, pero, como contrapeso, hay quienes consideran que el Banco Central tendrá más fuerza para intervenir en el mercado, ya que aprovechó el canje para cambiar títulos ilíquidos por bonos que seguramente sean los más utilizados para realizar CCL y MEP.

“Para los días posteriores a la liquidación de los nuevos títulos públicos no hay que perder de vista que habrá liquidez nuevamente y que se verá cuál es el precio de equilibrio del tipo de cambio. Si bien el dólar siempre continúa por el canal alcista en el largo plazo, los $130 podrían mantenerse, teniendo en cuenta el poder de fuego que tendrán las instituciones estatales para participar del mercado de cambios vía Bolsa”, explicó Joaquín Candia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario