Las tabacaleras piden que les permitan retomar la producción

Economía

Argumentan la parálisis afecta a productores, trabajadores, comerciantes y al propio Estado, que se pierde de recaudar unos $700 millones por día.

La Cámara de la Industria del Tabaco expresó su preocupación por “el profundo impacto que están teniendo las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio sobre nuestra actividad y la cadena de valor en su conjunto”.

En una nota enviada al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, las dos grandes empresas del sector (British American Tobacco y Massalin Particulares) solicitaron “que se dispongan de los mecanismos necesarios para que las fábricas industriales de cigarrillos reanuden su producción de inmediato”.

Para sustentar su pedido, la Cámara recordó que “la producción de cigarrillos ha sido suspendida a partir del 20 de marzo”.

“La actividad tabacalera es un motor de la economía a nivel regional y un dinamizador social en todas aquellas provincias en las que se produce tabaco. Nuestro sector provee empleo a más de 200.000 personas de manera directa, y son más de 1.000.000 personas las que dependen, directa e indirectamente, de la producción tabacalera”.

También destacó que “los integrantes de la cadena de producción y comercialización de cigarrillos notamos con preocupación que empieza a haber faltantes de productos en distintos puntos de la cadena comercial. Por un lado, el desabastecimiento de cigarrillos en los negocios de cercanía atenta contra del objetivo deseado de aislamiento social, ya que fomenta la circulación de los 8 millones de fumadores por distintos kioscos en busca de cigarrillos”.

En otro párrafo, la nota remarca: “También es importante resaltar que, si se desabastece a los consumidores de producto legal, se abre una inigualable oportunidad para el comercio ilegal de cigarrillos, con la consiguiente pérdida de recursos tributarios”.

“Debido a la alta carga impositiva que pesa sobre los cigarrillos – casi un 80% del precio de venta al público- la fabricación y salida de fábrica de nuestros productos implican un aporte fundamental en materia de impuestos. Sólo en 2019, el sector aportó más de 100.000 millones de pesos en concepto de Adicional de Emergencia, Fondo Especial del Tabaco, Impuestos Internos, IVA e Ingresos Brutos”.

Para graficar el impacto que tiene la paralización del sector, las tabacaleras detallaron: “Cada día en que los cigarrillos no salen de las fábricas industriales, dejan de ingresar $700 millones de pesos en impuestos: $90 millones corresponden al Fondo Especial del Tabaco (FET), $2 millones dejan de ser percibidos por las obras sociales sindicales y $610 millones dejan de ingresar en concepto de impuestos nacionales, coparticipación provincial y seguridad social. Estos recursos son imprescindibles para los 50.000 productores tabacaleros y sus obras sociales sindicales, pero también son fundamentales para las arcas nacionales y provinciales y el sistema de seguridad social, en especial en el actual contexto de crisis”.

Por estas razones, y dada la importancia que tiene el tabaco, su industria y toda su cadena de valor para la economía de nuestro país, le solicitamos que se dispongan de los mecanismos necesarios para que las fábricas industriales de cigarrillos reanuden su producción de inmediato”.

Kioscos

Por otro lado, en lo que respecta al impacto en los kioscos, la Cámara destacó que “la comercialización de cigarrillos es dinamizante para la actividad, ya que es un producto de alta rotación y que atrae a otras ventas en los 100.000 puntos de venta del país. En promedio el 50% del ingreso de estos Kioscos proviene de la venta cigarrillos, y de prolongarse estas medidas, sin duda muchos de ellos se verán forzados a cerrar sus negocios”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario