Con diálogo roto, campo aumenta sus protestas

Economía

Hoy se multiplicarán las medidas de protesta del campo contra el gobierno. Habrá asambleas, cortes de ruta y piquetes. A diferencia de otros paros que se hicieron, en esta oportunidad son los pequeños productores los que están presionando a los dirigentes rurales con ampliar los reclamos. Desde el gobierno no están dispuestosa negociar en medio del paro. Conclusión: hasta el martes 25 no volverá la operatoria normal en el Mercado de Liniers y puede llegar a haber ciertos faltantes. De allí en adelante todo dependerá de las concesiones que haga el gobierno, o de los clásicos subsidios que esté dispuesto a otorgar.

La puja entre el gobierno y el campo alcanza un pico de máxima tensión y, en el marco del paro nacional iniciado el miércoles pasado, desde hoy y hasta pasado mañana recrudecerán las medidas de fuerza a lo largo del país, con decenas de concentraciones, cortes de ruta y tractorazos distribuidos en distintos puntos de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, La Pampa, Tucumán, Entre Ríos y Formosa.

Existe una muy fuerte presión surgida desde las bases que impulsa a las cuatro principales entidades rurales para que vayan a fondo contra el aumento a las retenciones agrícolas y la política agropecuaria que aplica la Nación. La Sociedad Rural, CRA, Federación Agraria y Coninagro determinaron el viernes continuar con el lock out hasta este miércoles, exigiendo que se dé marcha atrás con el nuevo esquema de derechos de exportaciones móviles que lanzó el Ejecutivo el martes pasado y elevó la carga sobre soja, girasol y derivados, como el biocombustible.

Este es el punto de partida que pretende el campo para comenzar a negociar la salida a un conflicto que podría extenderse más allá de Semana Santa si el gobierno no juega las cartas adecuadas. En tal caso, se sentiría fuerte el desabastecimiento de productos básicos. La postura del gobierno sigue firme: no habrá ninguna negociación formal mientras dure el paro.

  • Plazo

    En principio, las entidades no aspirarían a dar continuidad al lock out luego del miércoles, sino que darían un plazo al gobierno. Si la situación no se destraba, se extenderían las protestas. En rigor, el malestar excede a los propios dirigentes rurales. «Nos obligaron las bases a salir a la calle y nosotros nos vamos a poner a la cabeza de ellos», graficó el vicepresidente de la FAA, Pablo Orsolini, que aseguró que las movilizaciones son «espontáneas».

    Tras la contundente demostración de fuerza del viernes, los diferentes sectores del agro -la última medida del gobierno logró una casi inédita comunión entre las cadenas de producción de granos, carne y lácteos- anunciaron «más de cien protestas y movilizaciones» para los próximos días.

    Cadenas de mail y de mensajes de textos arengan a llevar la queja al extremo, «hasta que haya desabastecimiento», amenazan.

    La cohesión demostrada por el campo dejó mal parado al gobierno, que sondea con insistencia a los dirigentes rurales, aunque no se resigna a aceptar una capitulación que tendría alto costo político. Con esta carga, en los días que siguen, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el ministro de Economía, Martín Lousteau; y el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, seguirán agotando los medios para intentar llegar a una solución. De a poco también aceptan que será complicado quebrar el frente de protesta, especialmente convocando voceros de la talla del camionero Hugo Moyano, que salió a acusar de «golpista» y «aristócrata» a la medida de fuerza e incluso amenazó con movilizar «millones de trabajadores» contra el paro agropecuario.

    Asimismo, la supuesta intención oficial de diferenciar la situación de los pequeños productores para aliviar la carga impositiva no encontró cabida en la discusión. Diversas fuentes del agro rechazaron que ésa sea una salida potable.

    Por su parte, Luciano Miguens, titular de la Sociedad Rural, admitió ayer la posibilidad de que se establezca una mesa de diálogo entre el sector del agro y el gobierno para revisar la política agropecuaria.
  • Dejá tu comentario