Con subas así no necesitamos bajas

Economía

Mejor no prestarle demasiada atención al dibujo que acompaña esta nota, porque si bien es cierto que el Promedio Industrial cerró ayer del lado ganador, al subir 0,04% hasta los 10.798,27 puntos, y el S&P 500 trepó un ligeramente más interesante 0,08%, cuesta pensar que se trató de una jornada auténticamente alcista. Lo curioso es que aun cuando a primera hora de la mañana el petróleo ya sobrepasaba los u$s 66 por barril (cerró en u$s 65,11) y el oro sobrepasaba u$s 575 por onza (cerró 70 centavos más abajo), y el "premercado" sugería una apertura bajista, la mayor parte de las agencias noticiosas y los comentaristas apostaban por un arranque ganador. El argumento giraba en torno a que la suba del crudo era capaz de impulsar lo suficiente a los sectores involucrados, como para paliar cualquier efecto depresor, mientras que la decisión de General Motors de desprenderse de su subsidiaria GMAC daría un impulso adicional. Cuando sonó la campana de arranque se vio que si bien estos elementos "tiraban hacia arriba", apenas si alcanzaban para equilibrar los temores que está suscitando la cuestión iraní, y la baja de los laboratorios, arrancando así una rueda a la que apenas podemos calificar de neutra. Lo curioso es que ni siquiera un anuncio como que la europea Arcelor estaría por quedarse con la benemérita US Steel (esta operación es apenas una parte, de la que apunta a ser la mayor movida de Fusiones y Adquisiciones en la historia mundial del acero) fue capaz de impulsar una cuota de mayor optimismo (lo mejor del Dow pasó por Alcoa -aluminio-).

La exitosa recepción de los nuevos bonos del Tesoro a 30 años se reflejó ayer en una merma de la tasa para los bonos pendientes que cayó a 4,612% anual, pero mirando la suba para las " durations" más cortas y la acentuación en la inversión de la curva de tasas de interés (la tasa a dos años trepó a 4,621% y a 10 años a 4,549%), es claro que se trató de un efecto apenas puntual, que en todo caso sirvió para huir de bonos considerados más riesgosos. Con la tasa de Fed Funds implícita en los contratos de eurobonos rondando 5% (el mercado apuesta a marcara este valor), sólo un tonto podía esperar otra cosa.

Dejá tu comentario