"Contener la inflación no es gratis pero estabilizarla a tiempo resulta más barato"

Economía

Por Belén Papa Orfano y Walter Naumann

Los presidentes de los Bancos Centrales de Chile y Uruguay dedicaron buena parte de su disertación en el cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias que realizó el BCRA para advertir sobre los efectos que puede provocar la inflación. En su exposición, José de Gregorio, titular del Central chileno, afirmó que "contener la inflación no es gratis, pero estabilizarla a tiempo resulta más barato".

El presidente de la autoridad monetaria de Chile sostuvo también que "mantener la inflación baja y un sistema financiero robusto es esencial para seguir avanzando en otras tareas fundamentales para el desarrollo".

De Gregorio aseguró que los Bancos Centrales "deben velar por la estabilidad de precios y la estabilidad financiera. Son los encargados de controlar la inflación".

Además indicó que "los esquemas de metas de inflación flexibles y de tipos de cambio flexible han funcionado bien. Si la meta de inflación es creíble se contienen las expectativas inflacionarias".

En otro pasaje de su disertación, el titular del Banco Central de Chile dijo que "no es posible que la autoridad monetaria pueda controlar todos los riesgos, debe ir acompañado de un buen manejo del sistema financiero".

Además advirtió que "el Banco Central no tiene que asumir los riesgos del crédito y los bancos no tienen que poder transferir el riesgo de los préstamos al Banco Central, sino se estaría subsidiando al sistema financiero".

Respecto a la crisis mundial sostuvo que "al mundo le dio pulmonía y nosotros nos resfriamos. Los Bancos Centrales tienen que procurar que el sistema financiero funcione adecuadamente. A muchos Bancos Centrales se les olvidó tenerlo en cuenta. El lobby financiero terminó con muchas regulaciones sin evaluarlas bien".

Por su parte, el presidente del Banco Central de Uruguay, Mario Bergara Duque, aseveró que "despreciar la estabilidad de precios y financiera es sinónimo de no considerar sus efectos sobre la producción, el empleo, la pobreza, la desigualdad, es decir sobre la conservación de los valores sociales. La estabilidad da el contexto para tomar las mejores decisiones".

El titular de la autoridad monetaria de Uruguay sostuvo "la estabilidad de precios, el sano desarrollo del sistema financiero y la preservación del sistema de pagos deben ser los objetivos esenciales de los Bancos Centrales para poder generar credibilidad en la economía y promover una perspectiva de largo plazo". Y agregó que "esto debe complementarse con las otras políticas que los Estados desarrollan. Los más pobres son los que pagan los costos de la alta inflación, de las corridas bancarias y de las crisis financieras porque no tienen herramientas para cubrirse. La inflación es el impuesto más regresivo, los costos los pagan los sectores con menos recursos".

El funcionario uruguayo explicó que "la estabilidad de precios contribuye a la estabilidad financiera y viceversa. Si el Banco Central cumple sus objetivos retroalimenta este proceso. No conocemos historias de desarrollo económico y social en contextos de desorden financiero y macroeconómico. El desarrollo económico y social debe integrar una visión que implica la retroalimentación entre la estabilidad macroeconómica y la estabilidad social. La inestabilidad macroeconómica y financiera aumenta los riesgos de la inestabilidad política".

Dejá tu comentario