16 de marzo 2007 - 00:00

Controla más De Vido teléfonos y correos

Julio De Vido
Julio De Vido
El ministro de Planificación, Julio De Vido, resolvió que el segundo en su cartera, el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión, Roberto Baratta, intervenga en todas las autorizaciones en materia de comunicaciones.

Baratta se convirtió en el último año en un hombre de máxima confianza de De Vido, con amplias atribuciones. Por ejemplo, es el que llama a las grandes empresas para que limiten el consumo eléctrico cuando se dispara la demanda en los días de alta temperatura.

También fue designado hace pocos días como director de YPF en representación del Estado nacional en reemplazo del fallecido Héctor Masnatta. El nombramiento sugiere la intención de darle al cargo un carácter más ejecutivo del que tuvo hasta el presente, aunque en principio se requeriría que la empresa esté de acuerdo en permitir ese rol.

  • Atribuciones

  • Ahora, según la Resolución 107 del ministerio, Baratta «deberá tomar intervención previa y necesaria al dictado de todo acto administrativo de las secretarías, subsecretarías, organismos centralizados y descentralizados, dependientes del Ministerio de Planificación, tendientes a otorgar licencias, permisos, autorizaciones, concesiones, adjudicaciones, asignaciones de numeraciones, de frecuencias y, en general, toda otra forma de autorización estatal en materia de comunicaciones».

    Se trata en la práctica de una virtual intervención a la Secretaría de Comunicaciones y a la Comisión Nacional de Comunicaciones, organismo que ya está intervenido por el actual gobierno desde que asumió.

    La medida no asombraría si no fuera que el titular del área, Lisandro Sala, fue por lo menos hasta hace poco un hombre de mucha cercanía con De Vido, al punto que en los primeros dos años del actual gobierno fue representante del ministro en la unidad de renegociación de contratos con las privatizadas (y entre 2004 y 2005, también subsecretario de Puertos y Vías Navegables).

  • Injerencia

    Sala fue después secretario de Coordinación del Ministerio de Economía, cuando ocupó este cargo Felisa Miceli, y el hecho se interpretó como una injerencia de De Vido en el Palacio de Hacienda.

    Pero a Sala no le fue bien en el cargo que incluía el manejo de los precios de la economía. Cuando se fue, se dijo que había logrado una inesperada y buena sintonía con Miceli, lo que no puede decirse de su sucesor, Guillermo Moreno. En ese momento, hubo un enroque y Sala reemplazó a Moreno en la Secretaría de Comunicaciones.

    Por ahora se desconocen los hechos que desencadenaron en la resolución que da a Baratta poder decisorio en lo que son todos los negocios de las comunicaciones.

    Formalmente, la medida se justificó en «la creciente actividad administrativa relativa al otorgamiento de permisos, licencias y toda otra forma de autorización requeridas al Estado nacional en el sector de las comunicaciones». Pero si se tratara de mejorar los controles, la concentración de las decisiones no sería el mecanismo más recomendable.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar