27 de marzo 2008 - 00:00

Corralito en supermercados: racionan venta de productos

Desolador panorama en las carnicerías por la falta total de mercadería a la venta. Muchas optaron por cerrar para no afrontar costos adicionales.
Desolador panorama en las carnicerías por la falta total de mercadería a la venta. Muchas optaron por cerrar para no afrontar costos adicionales.
Volvió el racionamiento. Mientras en los supermercados y carnicerías ya casi no se consigue carne, el resto de los productos comenzó ayer a venderse con límites estrictos. De la poca leche disponible en las góndolas, sólo se entregó ayer 4 por persona en el mejor de los casos. Para los aceites, el máximo fue de 3 botellas. También se racionó la entrega de tapas para empanada y para tarta, entre otros productos altamente perecederos.

Las restricciones impuestas ayer en las principales cadenas de supermercados de la Capital Federal preocuparon a los consumidores, que ya hablan de un nuevo «corralito», esta vez principalmente lácteo. En algunos casos, los clientes llegaban hasta la caja con los carritos repletos de leche y aceites, alertados por las noticias sobre la proximidad de un serio desabastecimiento posible (ayer se confirmó), producto del paro del campo que ya lleva 15 días. Allí, las vendedoras separaban los productos que podían llevarse y los que serían devueltos a las góndolas por haber excedido el límite permitido de compra individual. En otros hipermercados, carteles colocados en las estanterías y heladeras advertían la situación.

«Cuatro leches por compra y por persona (cantidad máxima indistintamente de la marca o variedad de ellas)», decían los letreros en el supermercado Disco. En ese centro de compras, tampoco fue posible llevar más de dos aceites. Y en al menos tres sucursales (a las que visitó este diario) las heladeras que diariamente exhiben los cortes de carne envasados estaban vacías y cubiertas con cortinas plásticas.

  • Significativo

  • En COTO se impusieron también límites. El más estricto fue el de aceites, clavado en tres unidades por persona. El caso de esta cadena es significativo. Aún contando con frigorífico propio, no tenía carne disponible para la venta minorista.

    En Jumbo, tanto las ventas telefónicas como las presenciales estaban limitadas. Aquí, además de las 10 leches en sachet o 12 larga vida que se permitía comprar como máximo, se vendían sólo 5 paquetesde tapas para empanada y 5 para tarta. Una situación que se repetía en Carrefour, donde antes de ingresar se informaba el límite de compra de 3 leches por persona y 3 aceites en cualquiera de sus presentaciones. El racionamiento se extendió en igual medida en todo el país.

    La Federación Argentina de Autoservicios, Supermercados y Polirrubros advirtió en un comunicado que los comercios de distintas ciudades denunciaron el faltante de carne, lácteos y aceite.

    La entidad precisó que los síntomas de desabastecimiento de alimentos pueden observarse además de en Buenos Aires, en comercios ubicados en las provincias de Mendoza, La Pampa, Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, Santiago del Estero y Formosa. E indicó que «otros productos están entrando en una zona crítica, temiendo que se produzcan faltantes próximamente».

    De hecho, el caso de los pollos es uno de los que ya comenzó a registrarse. En los comercios se ven las heladeras con la mitad de los productos (pollos enteros o trozados) que los que cotidianamente se ofrecen. En el caso de las frutas y verduras, también la situación se complica.

    Ayer, fuentes del Mercado Central indicaban que por la poca mercadería que recibieron, hubo sólo en dos días subas de 15% en los precios, principalmente en la papa, morrón y lechuga, entre otros. Algunas de las verdulerías más pequeñas tuvieron dificultades para abastecerse y directamente decidieron no abrir sus puertas.

  • Alzas

    Según el Centro de Educación al Consumidor que encabeza Susana Andrada, las alzas de valores son generalizadas en los productos que menos se consiguen. «La carne picada especial, que estaba en $ 12, pasó a $ 14,59. Y el kilo de milanesa ya cuesta $ 28 pesos», señaló Andrada.

    En cuanto al pollo, la dirigente precisó que el precio pasó en pocos días de $ 6 a $ 7,50. «Por experiencia, sabemos que no se van a retrotraer los precios. Siempre es lo mismo, y ahora van a tener la excusa de que estuvieron varios días sin trabajar», afirmó. En tanto que la presidenta de ADELCO, Ana María Luro, y el titular de Deuco, Pedro Bussetti, coincidieron con los datos y expresaron también su preocupación por el desabastecimiento y la suba de precios.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar